Publicado 11/01/2021 13:49CET

La primera cultura humana no desapareció hasta hace 11.000 años

Artefacto recién encontrado de Laminia, Senegal
Artefacto recién encontrado de Laminia, Senegal - ELEANOR SCERRI

   MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Hace unos 11.000 años, el confín occidental de África albergó las últimas poblaciones que preservaban tradiciones de fabricación de herramientas creadas por los primeros miembros de nuestra especie.

   Se trata de un repertorio de métodos de descascarado de piedra y las herramientas resultantes incluye formas distintivas de producir escamas afiladas mediante la preparación cuidadosa de nódulos de roca, algunos de los cuales a veces fueron moldeados en formas de herramientas conocidas como 'raspadores' y 'puntas'. Los hallazgos de la Edad de Piedra Media ocurren con mayor frecuencia en el registro africano entre hace alrededor de 300 mil y 30 mil años, después de lo cual desaparecen en gran medida.

   Durante mucho tiempo se pensó que estos tipos de herramientas fueron reemplazados después de hace 30 mil años por un juego de herramientas miniaturizado radicalmente diferente, más adecuado para estrategias de subsistencia diversificadas y patrones de movilidad en África.

   En un artículo publicado en Scientific Reports, Eleanor Scerri, jefa del Grupo Panafricano de Investigación de la Evolución en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y sus colegas muestran que grupos de cazadores-recolectores en lo que hoy es Senegal continuaron usando tecnologías de la Edad de Piedra Media asociadas con la prehistoria más temprana de nuestra especie hasta hace 11.000 años. Esto contrasta con la antigua visión de que las principales fases culturales prehistóricas de la humanidad ocurrieron en una secuencia ordenada y universal.

¿EL 'ÚLTIMO EDÉN'?

   "África occidental es una frontera real para los estudios de la evolución humana; no sabemos casi nada sobre lo que sucedió aquí en la prehistoria profunda. Casi todo lo que sabemos sobre los orígenes humanos se extrapola de descubrimientos en pequeñas partes del este y sur de África", dice Eleanor Scerri, autora principal del estudio, en un comunicado.

   Para corregir esta brecha en los datos, Scerri y su colega de la Universidad de Cheikh Anta Diop (Senegal) Karry Niang elaboraron un programa de investigación para explorar diferentes regiones de Senegal. El programa abarca desde los bordes del desierto de Senegal hasta sus bosques y a lo largo de diferentes tramos de sus principales sistemas fluviales: Senegal y Gambia, donde encontraron múltiples sitios de la Edad de Piedra Media, todos con fechas sorprendentemente recientes.

   "Estos descubrimientos demuestran la importancia de investigar todo el continente africano, si queremos realmente tener una idea del profundo pasado humano", dice el Khady Niang. "Antes de nuestro trabajo, la historia del resto de África sugirió que mucho antes de hace 11.000 años, los últimos vestigios de la Edad de Piedra Media, y las formas de vida que refleja, se habían ido".

   Explicar por qué esta región de África Occidental fue el hogar de una persistencia tan tardía de la cultura de la Edad de Piedra Media no es sencillo.

   "Al norte, la región se encuentra con el desierto del Sahara", explica el doctor Jimbob Blinkhorn, uno de los autores del artículo. "Al este, están las selvas tropicales de África central, que a menudo fueron aisladas de las selvas tropicales de África occidental durante períodos de sequía y fragmentación. Incluso los sistemas fluviales de África occidental forman un grupo autónomo y aislado".

   "También es posible que esta región de África se haya visto menos afectada por los extremos de los ciclos repetidos de cambio climático", añade Scerri. "Si este fuera el caso, el aislamiento relativo y la estabilidad del hábitat simplemente podrían haber resultado en poca necesidad de cambios radicales en la subsistencia, como se refleja en el uso exitoso de estos conjuntos de herramientas tradicionales".

   "De lo único que podemos estar seguros es que esta persistencia no se trata simplemente de una falta de capacidad para invertir en el desarrollo de nuevas tecnologías. Estas personas eran inteligentes, sabían seleccionar buena piedra para la fabricación de sus herramientas y explotar el paisaje que vivían", dice Niang.

   Los resultados concuerdan con una visión más amplia y emergente de que durante la mayor parte de la prehistoria profunda de la humanidad, las poblaciones estuvieron relativamente aisladas unas de otras, viviendo en grupos subdivididos en diferentes regiones.

   Acompañando a este sorprendente hallazgo está el hecho de que en África Occidental, el principal cambio cultural hacia juegos de herramientas más miniaturizados también ocurre extremadamente tarde en comparación con el resto del continente. Durante un tiempo relativamente corto, las poblaciones que usaban la Edad de Piedra Media vivieron junto a otras que usaban los kits de herramientas miniaturizados desarrollados más recientemente, conocidos como la 'Edad de Piedra Posterior'.

   "Esto coincide con los estudios genéticos que sugieren que los africanos que vivieron en los últimos diez mil años vivieron en poblaciones muy subdivididas", dice Niang. "No estamos seguros de por qué, pero aparte de la distancia física, puede darse el caso de que también existieran algunos límites culturales. Quizás las poblaciones que utilizan estas diferentes culturas materiales también vivían en nichos ecológicos ligeramente diferentes".

   Hace 15.000 años, hubo un aumento importante de la humedad y el crecimiento de los bosques en África central y occidental, que quizás unió diferentes áreas y proporcionó corredores para la dispersión. Esto pudo haber marcado el final definitivo del primer y más antiguo repertorio cultural de la humanidad e inició un nuevo período de mezcla genética y cultural.

   "Estos hallazgos no se ajustan a un modelo unilineal simple de cambio cultural hacia la 'modernidad'", explica Scerri.

   Grupos de cazadores-recolectores arraigados en tradiciones tecnológicas radicalmente diferentes ocuparon regiones vecinas de África durante miles de años y, a veces, compartieron las mismas regiones. Las regiones aisladas durante mucho tiempo, por otro lado, pueden haber sido reservorios importantes de diversidad cultural y genética", agrega. "Esto puede haber sido un factor definitorio en el éxito de nuestra especie".