Publicado 21/01/2021 13:44CET

El principal mar de Titán supera los 300 metros de profundidad

Una representación artística de Kraken Mare, el gran mar de metano líquido en la luna Titán de Saturno.
Una representación artística de Kraken Mare, el gran mar de metano líquido en la luna Titán de Saturno. - NASA/JOHN GLENN RESEARCH CENTER

   MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Kraken Mare, el inmenso mar de metano en la luna Titán de Saturno, tiene una profundidad de al menos 300 metros cerca de su centro, más que suficiente para la proyectada exploración submarina.

   Después de examinar los datos de uno de los últimos sobrevuelos a Titán de la misión Cassini, investigadores de la Universidad de Cornell detallan sus hallazgos en un estudio batimétrico publicado en Journal of Geophysical Research.

   "La profundidad y composición de cada uno de los mares de Titán ya se habían medido, excepto el mar más grande de Titán, Kraken Mare, que no solo tiene un gran nombre, sino que también contiene alrededor del 80% de los líquidos de la superficie de la luna", dijo en un comunicado el autor principal Valerio Poggiali, investigador asociado en Cornell Center for Astrophysics and Planetary Science (CCAPS), en la Facultad de Artes y Ciencias.

   A 1.500 millones de kilómetros de la Tierra, el gélido Titán está envuelto en una neblina dorada de nitrógeno gaseoso. Pero al mirar a través de las nubes, el paisaje lunar tiene una apariencia similar a la de la Tierra, con ríos, lagos y mares de metano líquido, según la NASA.

   De hecho, los datos para este descubrimiento se recopilaron en el sobrevuelo T104 de la Cassini sobre Titán el 21 de agosto de 2014. El radar de la nave inspeccionó Ligeia Mare, un mar más pequeño en la región polar norte de la Luna, para buscar la misteriosa desaparición y reaparición de "isla mágica", que fue un descubrimiento anterior de Cornell.

   Mientras Cassini navegaba a 900 kilómetros sobre la superficie de Titán, la nave espacial usó su altímetro de radar para medir la profundidad del líquido en Kraken Mare y Moray Sinus, un estuario ubicado en el extremo norte del mar. Los científicos de Cornell, junto con los ingenieros del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, habían descubierto cómo discernir la batimetría (profundidad) del lago y el mar al observar las diferencias de tiempo de retorno del radar en la superficie líquida y el fondo del mar, así como la composición del mar al reconocer la cantidad de energía de radar absorbida durante el tránsito a través del líquido.

   Resulta que Moray Sinus tiene unos 90 metros de profundidad, menos que las profundidades del centro de Kraken Mare, que era demasiado profundo para que el radar pudiera medirlo. Sorprendentemente, la composición del líquido, principalmente una mezcla de etano y metano, estaba dominada por el metano y era similar a la composición de la cercana Ligeia Mare, el segundo mar más grande de Titán.

   Científicos anteriores habían especulado que Kraken podría ser más rico en etano, tanto por su tamaño como por su extensión a las latitudes más bajas de la luna. La observación de que la composición líquida no es marcadamente diferente de los otros mares del norte es un hallazgo importante que ayudará a evaluar modelos del sistema hidrológico similar a la Tierra de Titán.

   Más allá de lo profundo, Kraken Mare también es inmenso, casi del tamaño de los cinco Grandes Lagos combinados.

   Titán representa un entorno modelo de una posible atmósfera de la Tierra primitiva, dijo Poggiali. "En este contexto", dijo, "es importante comprender la profundidad y composición de Kraken Mare y Moray Sinus porque esto permite una evaluación más precisa de la hidrología del metano de Titán. Aún así, tenemos que resolver muchos misterios".

   Uno de esos acertijos es el origen del metano líquido. La luz solar de Titán, unas 100 veces menos intensa que en la Tierra, convierte constantemente el metano de la atmósfera en etano; Durante períodos de aproximadamente 10 millones de años, este proceso agotaría por completo las reservas de superficie de Titán, según Poggiali.

   En un futuro lejano, un submarino, probablemente sin un motor mecánico, visitará y navegará en Kraken Mare, dijo Poggiali.

   "Gracias a nuestras mediciones", dijo, "los científicos ahora pueden inferir la densidad del líquido con mayor precisión y, en consecuencia, calibrar mejor el sonar a bordo del barco y comprender los flujos direccionales del mar".