Publicado 27/07/2021 11:04CET

Proyecto Galileo amplía la búsqueda SETI a artefactos en el cosmos

Archivo - Oumuamua
Archivo - Oumuamua - ESA/HUBBLE, NASA, ESO, M. KORNMESSER - Archivo

   MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Astrónomos han creado un proyecto científico para buscar firmas tecnológicas dejadas en el cosmos por civilizaciones avanzadas más allá de la Tierra.

   El denominado Proyecto Galileo, basado en observaciones con telescopios en tierra, es complementario al SETI tradicional, ya que busca objetos físicos, y no señales electromagnéticas, asociadas con equipos tecnológicos extraterrestres.

   Entre sus fundadores está Avi Loeb, astrofísico de la Universidad de Harvard, que suscitó la controversia en la comunidad científica en 2017 al plantear que Oumuamua, primer objeto interestelar confirmado en el Sistema Solar, pudiera tener un origen artificial por su inesperada aceleración y que fuese algo así como el desecho de un naufragio espacial.

   "Dada la abundancia recientemente descubierta de exoplanetas de zonas habitables, con potencial de vida extraterrestre, el Proyecto Galileo se dedica a la proposición de que los humanos ya no pueden ignorar la posible existencia de ETC (Civilizaciones extraterrestres)", dijo Loeb en un comunicado. "La ciencia no debería rechazar posibles explicaciones extraterrestres debido al estigma social o preferencias culturales que no conducen al método científico de investigación empírica e imparcial. Ahora debemos 'atrevernos a mirar a través de nuevos telescopios', tanto literal como figurativamente".

   Loeb cofundó el ambicioso proyecto junto con Frank Laukien, presidente y director ejecutivo de Bruker Corp., una empresa con sede en Massachusetts que desarrolla y fabrica equipos científicos.

   El equipo internacional trabajó con el Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica en Cambridge, Massachusetts para diseñar el proyecto con un objetivo principal en mente: "llevar la búsqueda de firmas tecnológicas extraterrestres a partir de observaciones y leyendas accidentales o anecdóticas a la corriente principal de transparencias, validaciones e investigación científica sistemática ", dicen los impulsores del proyecto.

   Los investigadores esperan arrojar luz sobre los fenómenos extraterrestres siguiendo tres vías principales de investigación: obtener imágenes de alta resolución de UAP utilizando múltiples detectores para descubrir su naturaleza, realizar una investigación en profundidad sobre objetos interestelares similares a Oumuamua y buscar posibles ETC satélites.

   Habiendo obtenido ya donaciones superiores a 1,7 millones de dólares, el equipo planea comenzar a trabajar. "Tenemos reuniones de equipo semanalmente y actualmente estamos seleccionando los instrumentos que planeamos comprar", dijo Loeb en la conferencia de prensa, citado por Space.com. "Esperamos obtener algunos resultados interesantes el próximo año".

DECENAS DE NUEVOS SISTEMAS DE TELESCOPIOS

   Actualmente, el proyecto tiene como objetivo instalar decenas de sistemas de telescopios en todo el mundo. Cada sistema de telescopio constará de aproximadamente dos telescopios de 10 pulgadas (25 centímetros) con una cámara adecuada para resolver objetos de interés, conectados a un sistema informático que filtrará los datos, según Loeb.

   El equipo también trabajará para desarrollar un software que analizará los datos recopilados del Observatorio Vera Rubin que se espera que esté en línea en 2023.