Publicado 17/11/2021 13:08CET

Pruebas de agricultura sostenible cuestionan la causa del colapso maya

El equipo de investigación examinó una pequeña área en las tierras bajas mayas occidentales situada en la frontera actual entre México y Guatemala, que se muestra en contexto aquí.
El equipo de investigación examinó una pequeña área en las tierras bajas mayas occidentales situada en la frontera actual entre México y Guatemala, que se muestra en contexto aquí. - ANDREW SCHERER/BROWN UNIVERSITY

   MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Algunos reinos mayas tuvieron prácticas agrícolas sostenibles y altos rendimientos de alimentos durante siglos, un hallazgo que cuestiona el ocaso de esta civilización por la degradación ambiental.

   Durante años, los expertos en ciencias climáticas y ecología han señalado las prácticas agrícolas de los antiguos mayas como ejemplos principales de lo que no se debe hacer.

   "Hay una narrativa que describe a los mayas como personas que se dedican al desarrollo agrícola sin control", dijo en un comunicado Andrew Scherer, profesor asociado de antropología en la Universidad de Brown. "La narrativa dice: la población creció demasiado, la agricultura se amplió y luego todo se vino abajo".

   Pero un nuevo estudio, escrito por Scherer, estudiantes de Brown y académicos de otras instituciones, sugiere que esa narrativa no cuenta la historia completa.

   Mediante el uso combinado de drones y lidar, una tecnología de detección remota, un equipo dirigido por Scherer y Charles Golden de la Universidad de Brandeis examinó una pequeña área en las tierras bajas mayas occidentales situada en la frontera actual entre México y Guatemala.

   La encuesta lidar de Scherer - y, más tarde, la encuesta sobre el terreno - reveló extensos sistemas de riego sofisticado y terrazas dentro y fuera de las ciudades de la región, pero sin grandes auges de población en paralelo. Los hallazgos demuestran que entre 350 y 900 d.C., algunos reinos mayas vivían cómodamente, con sistemas agrícolas sostenibles y sin inseguridad alimentaria demostrada.

   "Es emocionante hablar sobre las poblaciones realmente grandes que mantuvieron los mayas en algunos lugares; sobrevivir durante tanto tiempo con tanta densidad fue un testimonio de sus logros tecnológicos ", dijo Scherer. "Pero es importante entender que esa narrativa no se traduce en toda la región maya. La gente no siempre vivía cara a cara. Algunas áreas que tenían potencial para el desarrollo agrícola nunca fueron ocupadas ".

   Los hallazgos del grupo de investigación se publicaron en la revista Remote Sensing.

   Cuando el equipo de Scherer se embarcó en la encuesta LIDAR, no estaban necesariamente intentando desacreditar las suposiciones de sobre las prácticas agrícolas mayas. Más bien, su principal motivación fue aprender más sobre la infraestructura de una región relativamente poco estudiada. Si bien algunas partes del área maya occidental están bien estudiadas, como el conocido sitio de Palenque, otras son menos comprendidas debido al denso dosel tropical que durante mucho tiempo ha ocultado a las comunidades antiguas de la vista. De hecho, no fue hasta 2019 que Scherer y sus colegas descubrieron el reino de Sak T'zi ', que los arqueólogos habían estado tratando de encontrar durante décadas.

   El equipo eligió estudiar un rectángulo de tierra que conecta tres reinos mayas: Piedras Negras, La Mar y Sak Tz'i ', cuya capital política se centró en el sitio arqueológico de Lacanjá Tzeltal. A pesar de estar aproximadamente a 22 kilómetros entre sí en línea recta, estos tres centros urbanos tenían tamaños de población y poder de gobierno muy diferentes, dijo Scherer.

   "Hoy en día, el mundo tiene cientos de estados-nación diferentes, pero en realidad no son iguales entre sí en términos de la influencia que tienen en el panorama geopolítico", dijo Scherer. "Esto es lo que también vemos en el imperio maya".

   Scherer explicó que los tres reinos estaban gobernados por un ajaw, o un señor, posicionándolos como iguales, en teoría. Pero Piedras Negras, el reino más grande, estaba dirigido por un k'uhul ajaw, un "señor santo", un honorífico especial que no reclamaban los señores de La Mar y Sak Tz'i '. La Mar y Sak Tz'i 'tampoco eran exactamente iguales: si bien La Mar era mucho más poblada que Lacanjá Tzeltal, la capital de Sak T'zi', esta última era más independiente, a menudo cambiaba de alianza y nunca parecía subordinada a otros reinos, lo que sugiere que tenía una mayor autonomía política.

   La encuesta lidar mostró que, a pesar de sus diferencias, estos tres reinos se jactaban de una gran similitud: la agricultura que producía un excedente de alimentos.

   En los tres reinos, el lidar reveló signos de lo que los investigadores llaman "intensificación agrícola": la modificación de la tierra para aumentar el volumen y la previsibilidad de los rendimientos de los cultivos. Los métodos de intensificación agrícola en estos reinos mayas, donde el cultivo principal era el maíz, incluían la construcción de terrazas y la creación de sistemas de gestión del agua con presas y campos canalizados. Penetrando a través de la jungla a menudo densa, el lidar mostró evidencia de amplias terrazas y canales de riego expansivos en toda la región, lo que sugiere que estos reinos no solo estaban preparados para el crecimiento de la población, sino que también probablemente vieron excedentes de alimentos cada año.

   "Sugiere que para el período Clásico tardío, alrededor de 600 a 800 d.C., los agricultores de la zona estaban produciendo más alimentos de los que consumían", dijo Scherer. "Es probable que gran parte de los excedentes de alimentos se vendieran en los mercados urbanos, tanto como productos agrícolas como como parte de alimentos preparados como tamales y gachas, y se utilizara para pagar tributo, una especie de impuesto, a los señores locales".

Contador