Publicado 18/11/2021 12:10CET

Puede haber más especies de aves en los trópicos de las que conocemos

Manakin de corona blanca
Manakin de corona blanca - PHILLIP EDWARDS, CORNELL LAB OF ORNITHOLOGY.

   MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El estudio de un pajarito alegre sugiere que puede haber muchas más especies de aves en los trópicos que las identificadas hasta ahora.

   Después de un estudio genético del Manakin corona blanca, los científicos dicen que no es solo una especie y que uno de los principales impulsores de su diversidad es el paisaje sudamericano y su historia de cambio. Estos resultados se publican en la revista Molecular Phylogenetics and Evolution.

   "Descubrimos que el Manakin coronado probablemente se originó en los bosques de las tierras altas de la Cordillera de los Andes en el norte de Perú", explica en un comunicado el autor principal, Jacob Berv. "Hoy en día, esta ave también se encuentra en la cuenca del Amazonas, en las selvas tropicales de las tierras bajas de Brasil, Perú y muchos otros países, incluidas partes de América Central". Berv realizó esta investigación mientras era estudiante de doctorado en el Laboratorio de Ornitología de Cornell y actualmente es miembro de Ciencias de la Vida en la Universidad de Michigan.

   "Este estudio muestra que hay mucha historia evolutiva incrustada en lo que comúnmente se conoce como una especie 'única generalizada' en la Amazonia", dice la coautora Camila Ribas del Instituto Nacional de Investigaciones Amazónicas de Brasil. "El Manakin de corona blanca es un ejemplo de un fenómeno que probablemente sea más la regla que la excepción en la Amazonía: la diversidad está enormemente subestimada por la taxonomía actual".

   Hace alrededor de 2,5 millones de años, las poblaciones de esta especie de ave se expandieron fuera de los Andes, aunque muchas poblaciones permanecen allí hoy. Aquellos que se mudaron eventualmente se aislaron en áreas de hábitat definidas por montañas, llanuras, ríos y clima. Con el transcurso del tiempo, las poblaciones de Manakin coronado blanco evolucionaron de forma independiente, acumulando diferencias en sus cantos y patrones de plumaje.

   Los autores del estudio sugieren que muchas de estas poblaciones de bolsillo son ahora lo suficientemente diferentes entre sí como para que se las reconozca como especies separadas. Esto es especialmente cierto si las variaciones en el canto hacen poco probable que las poblaciones aisladas puedan reconocerse y reproducirse, es decir, la definición biológica de una especie.

   "Para comprender los procesos evolutivos en la Amazonía necesitamos muchos más estudios como este, con un muestreo geográfico denso", dice Ribas. "Para ello, necesitamos apoyar colecciones biológicas que sean capaces de acumular muestras a lo largo del tiempo".

    Los autores del estudio dicen que subestimar la cantidad de especies en América del Sur tiene consecuencias importantes para la conservación, especialmente para las especies endémicas amenazadas por la pérdida continua de hábitat.

   "Básicamente, solo hemos arañado la superficie", señala Berv. "Si lo que es cierto para esta especie es indicativo de lo que está ocurriendo en otras especies poco estudiadas, entonces hemos subestimado enormemente la cantidad de biodiversidad en los trópicos de América del Sur".

Contador