Publicado 02/03/2021 13:17CET

Recreación en supercomputadora de la formación de una corriente estelar

El proceso simulado del progenitor de Cetus Stream fusionándose con la Vía Láctea.
El proceso simulado del progenitor de Cetus Stream fusionándose con la Vía Láctea. - CHANG JIANG

   MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Científicos chinos han reproducido en supercomputadora el proceso de formación de la corriente estelar Cetus recién descubierta alrededor de la Vía Láctea.

   "Las corrientes estelares son los restos de galaxias satélites enanas que son tragadas por la Vía Láctea, pero que no han sido completamente digeridas", dijo en un comunicado el doctor Chang Jiang, de los Observatorios Astronómicos Nacionales de la Academia de Ciencias de China (NAOC) y primer autor del estudio.

   "El proceso de acreción no es que la Vía Láctea se haya tragado la galaxia enana de un bocado, sino que despegó la galaxia enana capa por capa de afuera hacia adentro mediante la eliminación de las mareas, como pelar una cebolla. Las estrellas desnudas se distribuyeron en sus órbitas originales, y formaron una estructura similar a un río, es decir, una corriente estelar".

   La galaxia de la Vía Láctea crece devorando constantemente galaxias satélites enanas, lo que se denomina fusión de galaxias. A través del estudio de la historia de la fusión de la Vía Láctea, podemos saber cómo se formó y evolucionó la Vía Láctea.

   En su estudio anterior, los investigadores descubrieron la corriente Cetus basándose en los datos de observación del Telescopio Espectroscópico de Fibra de Objetos Múltiples de Gran Área del Cielo (LAMOST, también conocido como Telescopio Guoshoujing) y la Encuesta Sloan Digital Sky.

   Ahora, reconstruyeron la historia de formación de esta corriente estelar en la supercomputadora a través de una serie de simulaciones numéricas dinámicas de alta resolución, y proporcionaron un retrato simple del progenitor de la corriente Cetus antes de ser tragado por la Vía Láctea. Publican resultados en The Astrophysical Journal.

   "Nuestro trabajo muestra cómo la Vía Láctea se separó lentamente y se tragó una galaxia enana con una masa de aproximadamente 20 millones de veces la del Sol durante un período de 5 mil millones de años", dijo el profesor Zhao Gang, coautor del estudio.

   En las galaxias satélite, siempre queda una estructura central compuesta por estrellas relativamente densas. Algunos investigadores plantearon la hipótesis de que el cúmulo de estrellas globulares NGC 5824 es una estructura central asociada con la corriente Cetus. Pero en este trabajo, los investigadores anularon esta hipótesis mediante simulaciones numéricas detalladas.

   "El cúmulo globular NGC 5824 no es la estructura del núcleo remanente correspondiente a la corriente Cetus, porque la característica dinámica no es correcta", dijo Chang. "Pero descubrimos que existe una fuerte correlación entre los dos. NGC 5824 debería ser un cúmulo globular en la galaxia progenitora de la corriente Cetus".

   La distribución de las corrientes estelares suele ser por todo el cielo. Si bien LAMOST ayudó a descubrir la corriente Cetus en el cielo del norte, los investigadores también encontraron la contraparte candidata de la corriente Cetus en el cielo del sur, es decir, la corriente Palca.

   "Hay una gran cantidad de reliquias fusionadas en la Vía Láctea similares a la corriente Cetus", dijo el profesor Zhao. "Ellos componen un tesoro para estudiar la estructura y la historia de la formación de la Vía Láctea, lo que nos ayuda a comprender mejor cómo se han formado y evolucionado las galaxias del universo".