Publicado 03/10/2015 10:12CET

Recrean por primera vez en 3D el cerebro de una avispa amazónica

   BOGOTÁ, 3 Oct. (Notimérica) -

   Investigadores del Laboratorio de Sistemática y Biología Comparada de Insectos de la Universidad Nacional de Colombia, han conseguido recrear, por primera vez en 3D, el cerebro de una avispa amazónica, un subgénero de estos insectos que se distingue de otros dentro del género principalmente por dos grandes inflamaciones en la parte superior de la cabeza.

   El objetivo de la recreación en 3D del cerebro de este clase de avispa es intentar comprender cómo se relaciona el tamaño de este órgano con su comportamiento.

   "La investigación se enfoca en comparar las avispas que muestran niveles de complejidad de interacción social mayores con aquellas de menor complejidad de interacción mediante la observación del tamaño de su cerebro", amplía el profesor Carlos Sarmiento, director del laboratorio.

   En colonias pequeñas, las avispas tienen la región cerebral más grande, ya que deben interpretar más funciones y procesos, mientras que en las colonias extensas, aquéllas siguen actividades estandarizadas, informa la Agencia de Noticias de la UN.

   Según Angie Amézquita, integrante del laboratorio, para el caso de las colonias pequeñas las avispas se definen como "enjambradoras", porque cuando fundan la colonia, una reina va con sus obreras detrás, en las colonias grandes se conocen como "fundadoras independientes", ya que salen a construir sus nidos solas y allí producen sus hijas, de esta manera van construyendo su colonia.

   "Se trata de dos modos de organización social muy diferentes que tienen un impacto fuerte en el grado de interacción individuo-individuo y en el tamaño del cerebro", subraya el profesor Sarmiento, quien agrega que hay avispas con nidos grandes y más de 200 individuos cuya relación social es vertical y básicamente solo siguen órdenes, mientras que las avispas con nidos pequeños tienen una interacción muy fuerte con las demás y su actividad social es más compleja.

   Las avispas sociales tienen relación con individuos de distintos niveles, entienden la jerarquía, saben cuándo está envejeciendo la reina y entiende que las rutas para buscar alimentación empiezan a ser obsoletas, también aprenden a sobrevivir, cazar y entender su posición jerárquica dentro de la colonia, que no es permanente, como sucede con las abejas.

   AVISPAS FORRAJERAS.

   Para el estudio se compararon avispas leipomeles dorsata de distinta organización social, todas forrajeras que dentro de la colonia tienen la función de ir por comida (se alimentan de larvas de otros insectos).

   A un total de ocho ejemplares, sacrificados previamente, los investigadores les diseccionaron el cerebro en seriales de dos micras; una vez finalizado este proceso, que se realizó con una cuchilla muy fina, se elaboró una serie de fotografías y a través del software reconstructor se obtuvo la imagen tridimensional del cerebro, que permite observar sus diferentes regiones y la variación del tamaño corporal del insecto.

   El profesor Sarmiento también aclara que la región de estudio cerebral es la conocida como cuerpos fúngicos, que son las partes más relacionadas con el aprendizaje y la memoria.

   En las avispas sociales, menciona el experto, el cerebro no solo está destinado a percibir recursos o atrapar las presas y atraerlas, sino que la interacción social es completa e importante. Hay regiones que se focalizan en los procesos de interpretación, lo que se conoce como procesos cognitivos superiores, como otras regiones de interpretación sensorial donde está la percepción visual o la percepción química.

   Esta es la primera parte del estudio del cerebro de la avispa leipomeles dorsata adelantado por los investigadores del Laboratorio de Sistemática y Biología Comparada de Insectos de la Universidad Nacional de Colombia, quienes esperan extenderlo a 32 especies de avispas más.