Publicado 17/11/2020 12:59CET

Reducir la emisión de aerosoles sin menos CO2 recalentaría el planeta

Contaminación industrial
Contaminación industrial - PXFUEL

   MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La Humanidad debe reducir a la vez las emisiones de CO2 y aerosoles para evitar debilitar la capacidad del océano como estabilizador térmico del planeta.

   La contaminación por aerosoles se refiere a las partículas en el aire emitidas por vehículos y fábricas que queman combustibles fósiles. Esta contaminación contribuye al asma, la bronquitis y la irritación a largo plazo del tracto respiratorio, lo que puede provocar cáncer.

   "El enigma", explicó el científico climático de la Universidad de California (UC) Riverside y coautor del estudio Robert Allen, "es que los aerosoles causan una mala calidad del aire y conducen a muertes prematuras. Sin embargo, estas partículas tienen un impacto de enfriamiento neto en el clima, por lo que cuando se recortan, se produce un efecto de calentamiento neto".

   Muchas investigaciones han examinado los impactos de los aerosoles en la calidad del aire y las temperaturas de la superficie terrestre. Menos explorada es la forma en que los aerosoles podrían impactar los océanos, que es el foco de un estudio de la UC Riverside que ahora se publica en la revista Science Advances.

   El equipo de investigación creó modelos informáticos detallados para determinar el impacto en los océanos en dos escenarios diferentes: uno en el que solo hay una reducción de aerosoles y otro escenario en el que también se reducen los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono y el metano.

   "El primer escenario lleva al sorprendente resultado de que menos aerosoles en la atmósfera podrían desplazar la región donde la mayor parte del océano está absorbiendo calor, desde el Océano Austral hacia el Atlántico Norte", dijo Allen en un comunicado.

   En particular, la circulación de vuelco meridional del Atlántico, o AMOC, se alteraría a medida que los aerosoles se eliminen de la atmósfera, encontró el estudio. El AMOC extrae agua cálida más al norte y empuja agua más fría hacia el sur, lo que garantiza que el clima en las áreas terrestres en latitudes más altas, como Europa, sea relativamente suave.

   Aproximadamente la mitad del dióxido de carbono que los humanos liberan a la atmósfera, principalmente a través de la quema de combustibles fósiles y la deforestación, permanece allí, y la mitad restante es absorbida por la tierra y la vegetación, así como por el océano.

   Una de las formas en que el océano absorbe nuestras emisiones de dióxido de carbono es a través de la circulación AMOC.

   "Una disminución proyectada en aerosoles artificiales potencialmente induce un debilitamiento de la AMOC, que juega un papel importante en la absorción y almacenamiento de calor del océano en el Atlántico Norte", dijo Wei Liu, profesor asistente de cambio climático y sostenibilidad.

   Además, los investigadores dijeron que se produciría un aumento en el nivel del mar si el Océano Atlántico Norte se calentara.

   Este estudio actual se centró en la absorción y circulación de calor del océano a través del AMOC. Sin embargo, Allen explicó que el estudio no intentó identificar rigurosamente los mecanismos por los cuales las reducciones de aerosoles debilitan el AMOC. Estos mecanismos serán el foco de estudios futuros.

   En última instancia, los investigadores concluyen que incluso sin una explicación más detallada de los mecanismos de debilitamiento, es necesario reducir los gases de efecto invernadero y los aerosoles a la vez.

   El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático recomienda hacer todo lo posible para evitar que el planeta alcance 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales para mitigar los peores efectos del calentamiento global.

   Los seres humanos ya han aumentado los niveles de dióxido de carbono en casi un 50% desde la década de 1850, y sigue aumentando en todo el mundo. Estabilizar el dióxido de carbono en los niveles actuales requeriría cero emisiones netas antes del año 2070, lo cual es ambicioso, pero crítico.

   "Suponiendo que se eliminen por completo, los aerosoles como máximo causarán un calentamiento de aproximadamente 1 K", dijo Allen. "Sin embargo, el calentamiento inducido por aerosoles, así como los cambios asociados en la circulación de los océanos, pueden moderarse mediante cortes rigurosos de los gases de efecto invernadero, incluidos el metano y el dióxido de carbono".

Contador