Publicado 10/12/2020 11:07CET

Un refugio cálido en Beringia, origen de los primeros americanos

Las corrientes del Océano Pacífico sustentan un ecosistema diverso, visto aquí desde el espacio. Las corrientes más cálidas durante la última edad de hielo también pueden haber apoyado los primeros asentamientos humanos
Las corrientes del Océano Pacífico sustentan un ecosistema diverso, visto aquí desde el espacio. Las corrientes más cálidas durante la última edad de hielo también pueden haber apoyado los primeros asentamientos humanos - NASA

   MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Cambios significativos en la circulación oceánica del Pacífico Norte influyeron en la migración inicial de humanos de Asia a América del Norte, desde un refugio cálido en la desaparecida Beringia.

   Un nuevo estudio internacional dirigido por la Facultad de Ciencias de la Tierra y el Medio Ambiente de la Universidad de St Andrews y publicado en Science Advances proporciona una nueva imagen de la circulación y el clima del Pacífico Norte al final de la última edad de hielo con implicaciones para la migración humana temprana.

   El Océano Pacífico contiene aproximadamente la mitad del agua de los océanos de la Tierra y es una gran reserva de calor y CO2. Sin embargo, en la actualidad, la circulación lenta del Pacífico Norte restringe este calor y el movimiento del CO2, limitando su impacto en el clima.

   El equipo de científicos utilizó núcleos de sedimentos de las profundidades marinas para reconstruir la circulación y el clima del Pacífico Norte durante el pico de la última edad de hielo. Sus resultados revelan una circulación dramáticamente diferente en la era glacial del Pacífico, con vigorosas corrientes oceánicas que crean una región relativamente cálida alrededor del moderno Mar de Bering.

   "Nuestros datos muestran que el Pacífico tuvo un sistema de corrientes cálidas durante la última edad de hielo, similar a las corrientes modernas del Océano Atlántico que ayudan a mantener un clima templado en el norte de Europa", dijo en un comunicado el doctor James Rae, de la Universidad de St Andrews, quien dirigió el estudio.

   El calentamiento de estas corrientes oceánicas creó condiciones más favorables para el establecimiento humano temprano, ayudando a abordar un viejo misterio sobre los primeros habitantes de América del Norte.

   "Según estudios genéticos, las primeras personas en poblar las Américas vivieron en una población aislada durante varios miles de años durante el pico de la última edad de hielo, antes de extenderse a los continentes americanos", dijo el coautor Ben Fitzhugh, profesor de antropología en la Universidad de Washington.

   Esto se ha denominado la hipótesis del "estancamiento beringiano" y una cuestión importante es dónde vivía esta población después de la separación de sus parientes asiáticos antes de que la desglaciación les permitiera llegar y extenderse por América del Norte y del Sur.

   La nueva investigación sugiere que estos primeros americanos pueden haber vivido en un refugio relativamente cálido en el sur de Beringia, en la tierra ahora sumergida debajo del mar de Bering. Debido al clima extremadamente frío que dominó otras partes de esta región durante la edad de hielo, hasta ahora no estaba claro cómo se podrían haber mantenido las condiciones habitables.

   "Las corrientes cálidas reveladas por nuestros datos habrían creado un clima mucho más agradable en esta región de lo que pensábamos anteriormente", dijo el coautor Will Gray, científico investigador del Laboratorio de Ciencias del Clima y Medio Ambiente en Francia.

   "Esto habría creado climas más suaves en las regiones costeras del Pacífico Norte, que habrían sustentado ecosistemas terrestres y marinos más templados y habría hecho posible que los humanos sobrevivieran a la edad de hielo en un período climático que de otro modo sería duro".

   "Nuestro trabajo muestra lo dinámico que es el sistema climático de la Tierra. Los cambios en la circulación del océano y la atmósfera pueden tener un impacto importante en la eficacia con la que los humanos pueden habitar diferentes entornos, lo que también es relevante para comprender cómo las diferentes regiones se verán afectadas por el cambio climático futuro", agregó el coautor Robert Jnglin Wills, investigador postdoctoral en ciencias atmosféricas en la Universidad de Washington.