Publicado 22/11/2021 17:08CET

La remota nave New Horizons mide el brillo galáctico en una onda clave

Este mapa de color falso muestra varios escaneos del fondo Lyman-alfa sobre el cielo, obtenidos por el espectrógrafo ultravioleta Alice en la nave espacial New Horizons cuando estaba a 45 UA del Sol.
Este mapa de color falso muestra varios escaneos del fondo Lyman-alfa sobre el cielo, obtenidos por el espectrógrafo ultravioleta Alice en la nave espacial New Horizons cuando estaba a 45 UA del Sol. - SWRI

   MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La sonda espacial de la NASA New Horizons, ahora desplegada en el Cinturón de Kuiper, ha podido medir desde su posición única el brillo de nuestra galaxia en una longitud de onda ultravioleta clave.

   Se trata del fondo ultravioleta Lyman-alfa espacial, que se detectó por primera vez en la década de 1960, y su existencia se confirmó más tarde en 1971. Este resplandor ultravioleta impregna el espacio y puede usarse para caracterizar el tenue viento de átomos de hidrógeno que sopla a través de nuestro sistema solar.

   En la mayor parte de nuestro sistema solar, el fondo está dominado por fotones Lyman-alfa emitidos por el sol y dispersos por átomos de hidrógeno interestelares que lo atraviesan. Sin embargo, en el sistema solar exterior, donde viaja la nave espacial New Horizons, el componente de luz solar dispersa de la señal Lyman-alfa es mucho menos brillante y los componentes más débiles de las regiones cercanas de la Vía Láctea se vuelven más fáciles de distinguir.

   "El fondo galáctico Lyman-alfa proviene de regiones calientes alrededor de estrellas masivas que ionizan toda la materia cercana a ellas, que es principalmente hidrógeno, ya que es el elemento más abundante en el universo", dijo en un comunicado el doctor Randy Gladstone, del Southwest Research Institute (SwRI), autor principal del estudio. "Cuando los electrones y protones finalmente se vuelven a unir, o se recombinan, casi siempre emiten fotones Lyman-alfa".

   Los átomos de hidrógeno entre las estrellas dispersan estos fotones en un brillo aproximadamente uniforme por todo el espacio. Son detectables, dijo Gladstone, pero solo en la longitud de onda Lyman-alfa, que es aproximadamente cuatro veces más corta de lo que pueden ver los ojos humanos.

   "El fondo de Lyman-alfa se ha estudiado mucho cerca de la órbita de la Tierra, y es lo suficientemente brillante como para que si pudiéramos verlo, el cielo nocturno nunca se volvería más oscuro que el crepúsculo", explicó Gladstone. "Es tan brillante desde el Lyman-alfa solar que no estábamos seguros de cuánto contribuyó la Vía Láctea a su brillo general. Es como estar parado cerca de una farola en una noche brumosa. La niebla dispersa la luz de la lámpara, lo que dificulta ver Algo más."

   Con el espectrógrafo de imágenes UV Alice de SwRI a bordo de New Horizons, Gladstone pudo medir con precisión el brillo del componente galáctico del fondo Lyman-alfa por primera vez.

   "New Horizons ha estado volando lejos del Sol durante más de 15 años", explicó Gladstone. "Cuanto más nos alejábamos del Sol, menos nos cegaba el componente solar del fondo Lyman-alfa".

   Con New Horizons ahora mucho más allá de Plutón, Gladstone pudo medir el brillo del fondo Lyman-alfa de la Vía Láctea por primera vez: unas 20 veces menos brillante que el fondo Lyman-alfa cerca de la Tierra.

   "Esto ha sido algo que los astrónomos han adivinado durante décadas", dijo Gladstone. "Ahora tenemos un número mucho más preciso".

   Gladstone espera que este descubrimiento ayude a los astrónomos a comprender mejor las regiones cercanas de la Vía Láctea. "La posición única de New Horizons en el lejano Cinturón de Kuiper le permite hacer descubrimientos como este que ninguna otra nave espacial puede hacer", dijo el investigador principal de New Horizons y vicepresidente asociado de la división espacial SwRI, el doctor Alan Stern.

Contador