Publicado 28/01/2021 11:50CET

Restos fósiles de un hongo surgido tras la congelación de la Tierra

Imagen microscópica de microfósiles filamentosos parecidos a hongos
Imagen microscópica de microfósiles filamentosos parecidos a hongos - ANDREW CZAJA OF UNIVERSITY OF CINCINNATI.

   MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Restos de un microfósil parecido a un hongo que surgió al final de una edad de hielo hace unos 635 millones de años han sido descubiertos en el sur de China.

   Es el fósil terrestre más antiguo jamás encontrado. Para ponerlo en perspectiva, este microfósil es anterior a los dinosaurios más antiguos aproximadamente tres veces.

   El hallazgo, publicado en Nature Communications, destaca otro papel importante que los hongos han desempeñado a lo largo de la historia de la Tierra: ayudar al planeta a recuperarse de una edad de hielo, según el equipo liderado por Shuhai Xiao, profesor de geociencias de la Virginia Tech College of Science, y Tian Gan, un estudiante de doctordo en el laboratorio de Xiao.

   El fósil fue encontrado en pequeñas cavidades dentro de rocas de dolomías sedimentarias bien estudiadas de la Formación Doushantuo más baja en el sur de China. Aunque la Formación Doushantuo ha proporcionado una plétora de fósiles hasta la fecha, los investigadores no esperaban encontrar ningún fósil en la base inferior de las dolomías, según un comunicado de Virginia Tech.

   Pero contra todo pronóstico, Gan encontró algunos filamentos largos, parecidos a hilos, una de las características clave de los hongos.

   "Fue un descubrimiento accidental", dijo Gan "En ese momento, nos dimos cuenta de que este podría ser el fósil que los científicos han estado buscando durante mucho tiempo. Si nuestra interpretación es correcta, será útil para comprender el cambio paleoclimático y la evolución temprana de la vida".

   Este descubrimiento es clave para comprender múltiples puntos de inflexión a lo largo de la historia de la Tierra: el período Ediacárico y la terrestreización de los hongos.

   Cuando comenzó el período ediacárico, el planeta se estaba recuperando de una catastrófica edad de hielo, también conocida como la "Tierra bola de nieve". En ese momento, las superficies del océano estaban congeladas a una profundidad de más de un kilómetro y era un ambiente increíblemente duro para prácticamente cualquier organismo vivo, excepto para alguna vida microscópica que logró prosperar. Los científicos se han preguntado durante mucho tiempo cómo la vida volvió a la normalidad y cómo la biosfera pudo crecer y volverse más compleja que nunca.

   Con este nuevo fósil en la mano, Tian y Xiao están seguros de que estos habitantes de las cavernas microscópicas y de bajo perfil desempeñaron numerosos papeles en el reacondicionamiento del medio ambiente terrestre en la época de Ediacara. Uno de los roles involucraba su formidable sistema digestivo.

   Los hongos tienen un sistema digestivo bastante singular que juega un papel aún mayor en el ciclo de nutrientes vitales. Mediante el uso de enzimas secretadas al medio ambiente, los hongos terrestres pueden descomponer químicamente las rocas y otra materia orgánica resistente, que luego pueden reciclarse y exportarse al océano.