Publicado 01/09/2020 11:25:08 +02:00CET

Restos humanos se conservaban como reliquias durante la Edad del Bronce

Restos humanos se conservaban como reliquias durante la Edad del Bronce
Restos humanos se conservaban como reliquias durante la Edad del Bronce - TEES ARCHAEOLOGY

   MADRID, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Datación por radiocarbono y tomografía computarizada para estudiar huesos antiguos han revelado por primera vez la tradición de la Edad de Bronce de conservar restos humanos como reliquias.

   Si bien los hallazgos, dirigidos por la Universidad de Bristol, en Reino Unido, y publicados en la revista 'Antiquity', pueden parecer chocantes según las costumbres actuales, indican una forma tangible de honrar y recordar a personas conocidas entre comunidades cercanas y generaciones hace unos 4.500 años.

   "Incluso en las sociedades seculares modernas, los restos humanos son vistos como objetos particularmente poderosos, y parece que era así para las personas de la Edad del Bronce. Sin embargo, trataron e interactuaron con los muertos de formas que son inconcebiblemente macabras para nosotros hoy", señala autor principal, el doctor Thomas Booth, quien llevó a cabo el trabajo de datación por radiocarbono en la Facultad de Química de la universidad.

   "Después de la datación por radiocarbono de restos humanos de la Edad de Bronce junto con otros materiales enterrados con ellos, encontramos que muchos de los restos parciales habían sido enterrados un tiempo significativo después de la muerte de la persona, lo que sugiere una tradición de conservar restos humanos", explica.

   "La gente parece haber conservado los restos de personas que habían vivido dentro de la memoria viva o cultural, y que probablemente desempeñaron un papel importante en su vida o en sus comunidades, o con quienes tenían una relación bien definida, ya fuera de familia directa, un comerciante, un amigo o incluso un enemigo, por lo que tenían una reliquia para recordar y tal vez contar historias sobre ellos", añade el doctor Booth.

   En un caso extraordinario de Wiltshire, un hueso del muslo humano había sido elaborado para hacer un instrumento musical y se incluyó como un bien funerario con el entierro de un hombre encontrado cerca de Stonehenge.

   El artefacto cuidadosamente tallado y pulido, que se encuentra con otros elementos, como hachas de piedra y bronce, una placa de hueso, un colmillo y un objeto ceremonial único con puntas, se exhibe en el Museo de Wiltshire. La datación por radiocarbono de este instrumento musical sugiere que perteneció a alguien que esta persona conoció durante su vida.

   "Aunque se incluyeron fragmentos de hueso humano como ajuar funerario con los muertos, también se guardaron en las casas de los vivos, se enterraron debajo del piso de las casas e incluso se exhibieron --añade en un comunicado la profesora Joanna Brück, investigadora principal del proyecto, y profesora visitante del Departamento de Antropología y Arqueología de la Universidad de Bristol--. Esto sugiere que la gente de la Edad del Bronce no veía los restos humanos con la sensación de horror o disgusto que podríamos sentir hoy".

   El equipo también usó tomografía microcomputada (micro-CT) en el Museo de Historia Natural para observar cambios microscópicos en el hueso producidos por bacterias, para obtener una indicación de cómo se trató el cuerpo mientras se descomponía.

   "La micro-tomografía computarizada sugirió que estos huesos provenían de cuerpos que habían sido tratados de manera similar a lo que vemos para los restos humanos de la Edad de Bronce en general. Algunos habían sido incinerados antes de ser divididos, algunos huesos fueron exhumados después del entierro y otros se le había quitado la carne al dejarla descomponerse en el suelo", explica Booth.

   "Esto sugiere que no existía un protocolo establecido para el tratamiento de los cuerpos cuyos restos estaban destinados a ser curados, y las decisiones y ritos que condujeron a la curación de sus restos se llevaron a cabo posteriormente", deduce.

   Ya hay evidencia de que las personas que vivían en Gran Bretaña durante la Edad del Bronce practicaron una variedad de ritos funerarios, incluido el entierro primario, la excarnación, la cremación y la momificación. Sin embargo, esta investigación revela que los muertos fueron encontrados no solo en un contexto funerario, sino que los restos humanos se guardaban y circulaban regularmente entre los vivos.

   Estos hallazgos pueden decirnos algo sobre cómo las comunidades de la Edad del Bronce en Gran Bretaña se basaron en la memoria y el pasado para crear sus propias identidades sociales. A diferencia de nuestro respeto por las reliquias santas de hoy, no parecen haberse centrado en restos humanos muy antiguos y el pasado lejano de los antepasados, sino que se preocuparon por los restos de aquellos que están en la memoria viva.

   "Este estudio realmente destaca la extrañeza y quizás la naturaleza incognoscible del pasado distante desde una perspectiva actual --apunta Booth--. Parece que el poder de estos restos humanos radica en la forma en que hacen referencia a las relaciones tangibles entre las personas en estas comunidades y no como una forma de conectar personas con un pasado mítico distante".

Contador