Publicado 28/04/2021 18:29CET

El retroceso global de los glaciares se ha acelerado

Derretimiento rápido de glaciares: una corriente de agua de deshielo rugiente conecta los glaciares Morteratsch y Pers (r.), Engadina, Suiza. Hace unos años, los glaciares estaban conectados por hielo.
Derretimiento rápido de glaciares: una corriente de agua de deshielo rugiente conecta los glaciares Morteratsch y Pers (r.), Engadina, Suiza. Hace unos años, los glaciares estaban conectados por hielo. - P. RÜEGG / ETH ZURICH)

   MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Casi todos los glaciares del mundo se están volviendo más delgados y perdiendo masa, y estos cambios se están acelerando, según el análisis más completo y preciso de su tipo hasta la fecha.

   Los glaciares son un indicador sensible del cambio climático, y uno que se puede observar fácilmente. Independientemente de la altitud o la latitud, los glaciares se han estado derritiendo a un ritmo elevado desde mediados del siglo XX. Sin embargo, hasta ahora, el alcance total de la pérdida de hielo solo se ha medido y comprendido parcialmente.

   Ahora, un equipo de investigación internacional dirigido por ETH Zurich y la Universidad de Toulouse ha escrito un estudio completo sobre el retroceso global de los glaciares, que se publica en Nature. Este es el primer estudio que incluye todos los glaciares del mundo, alrededor de 220.000 en total, excluyendo las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida. La resolución espacial y temporal del estudio no tiene precedentes y muestra la rapidez con la que los glaciares han perdido espesor y masa en las últimas dos décadas.

   Lo que una vez fue hielo permanente ha disminuido en volumen en casi todas partes del mundo. Entre 2000 y 2019, los glaciares del mundo perdieron un total de 267 gigatoneladas (mil millones de toneladas) de hielo por año en promedio, una cantidad que podría haber sumergido toda la superficie de Suiza bajo seis metros de agua cada año. La pérdida de masa glacial también se aceleró drásticamente durante este período.

   Entre 2000 y 2004, los glaciares perdieron 227 gigatoneladas de hielo por año, pero entre 2015 y 2019, la masa perdida ascendió a 298 gigatoneladas al año. El derretimiento de los glaciares causó hasta el 21 por ciento del aumento observado en el nivel del mar durante este período, unos 0,74 milímetros por año. Casi la mitad del aumento del nivel del mar se puede atribuir a la expansión térmica del agua a medida que se calienta, y el agua de deshielo de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida y los cambios en el almacenamiento de agua terrestre representan el tercio restante.

   Entre los glaciares que se derriten más rápidamente se encuentran los de Alaska, Islandia y los Alpes. La situación también está teniendo un efecto profundo en los glaciares montañosos de las montañas de Pamir, el Hindu Kush y el Himalaya.

ESPECIALMENTE PREOCUPANTE EN EL HIMALAYA

   "La situación en el Himalaya es particularmente preocupante", explica en un comunicado Romain Hugonnet, autor principal del estudio e investigador de la ETH Zurich y la Universidad de Toulouse.

   "Durante la estación seca, el agua de deshielo de los glaciares es una fuente importante que alimenta las principales vías fluviales como los ríos Ganges, Brahmaputra e Indo. En este momento, este aumento del deshielo actúa como un amortiguador para las personas que viven en la región, pero si la contracción de los glaciares del Himalaya sigue acelerándose, países populosos como India y Bangladesh podrían enfrentar escasez de agua o alimentos en unas pocas décadas", añade.

   Los hallazgos de este estudio pueden mejorar los modelos hidrológicos y usarse para hacer predicciones más precisas a escalas global y local, por ejemplo, para estimar cuánta agua de deshielo de los glaciares del Himalaya se puede anticipar durante las próximas décadas.

   Para su sorpresa, los investigadores también identificaron áreas donde las tasas de derretimiento se desaceleraron entre 2000 y 2019, como en la costa este de Groenlandia y en Islandia y Escandinavia. Atribuyen este patrón divergente a una anomalía meteorológica en el Atlántico norte que provocó mayores precipitaciones y temperaturas más bajas entre 2010 y 2019, lo que ralentizó la pérdida de hielo.

   Los investigadores también descubrieron que el fenómeno conocido como anomalía Karakoram está desapareciendo. Antes de 2010, los glaciares en la cordillera de Karakoram eran estables y, en algunos casos, incluso crecían. Sin embargo, el análisis de los investigadores reveló que los glaciares Karakoram ahora también están perdiendo masa.

   Como base para el estudio, el equipo de investigación utilizó imágenes capturadas a bordo del satélite Terra de la NASA, que ha estado en órbita alrededor de la Tierra una vez cada 100 minutos desde 1999 a una altitud de casi 700 kilómetros. Terra alberga ASTER, un generador de imágenes multiespectral con dos cámaras que registran pares de imágenes estéreo, lo que permite a los investigadores crear modelos digitales de elevación de alta resolución de todos los glaciares del mundo.

   El equipo utilizó el archivo completo de imágenes de ASTER para reconstruir una serie temporal de elevación glacial, lo que les permitió calcular los cambios en el grosor y la masa del hielo a lo largo del tiempo.

Contador