Publicado 28/09/2021 11:55CET

Ruinas de una réplica de Teotihuacán excavadas en la Tikal maya

Un análisis lidar reciente reveló que un área que alguna vez se asumió como colinas naturales, en el centro, cerca del complejo del Mundo Perdido de Tikal, a la derecha, es en realidad una ciudadela en ruinas de 1.800 años de antigüedad.
Un análisis lidar reciente reveló que un área que alguna vez se asumió como colinas naturales, en el centro, cerca del complejo del Mundo Perdido de Tikal, a la derecha, es en realidad una ciudadela en ruinas de 1.800 años de antigüedad. - THOMAS GARRISON/PACUNAM

   MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Lo que los arqueólogos consideraban colinas cerca del centro de Tikal eran en realidad ruinas diseñadas para parecerse a los de Teotihuacan, la ciudad más grande y poderosa de la antigua América.

   Utilizando software de detección de luz y rango, o lidar, Stephen Houston, profesor de antropología en la Universidad de Brown, y Thomas Garrison, profesor asistente de geografía en la Universidad de Texas en Austin, realizaron el hallazgo en esta antigua urbe maya del centro de Guatemala, que se excava desde hace 70 años.

   Houston dijo que su análisis lidar, junto con una excavación posterior por parte de un equipo de arqueólogos guatemaltecos dirigido por Edwin Román Ramírez, ha generado nuevos conocimientos y grandes preguntas sobre la influencia de Teotihuacan en la civilización maya.

   "Lo que habíamos tomado por colinas naturales en realidad se mostró modificado y conformado a la forma de la ciudadela, el área que posiblemente era el palacio imperial, en Teotihuacan", dijo Houston. "Independientemente de quién construyó esta réplica a menor escala y por qué, muestra sin lugar a dudas que hubo un nivel de interacción diferente entre Tikal y Teotihuacán de lo que se creía anteriormente".

   Los resultados, incluidas imágenes lidar y un resumen de los hallazgos de la excavación, se publicaron en Antiquity.

   Tikal y Teotihuacan eran ciudades radicalmente diferentes, dijo Houston. Tikal, una ciudad maya, era bastante poblada pero de escala relativamente pequeña ("podrías haber caminado de un extremo al otro del reino en un día, tal vez dos"), mientras que Teotihuacán tenía todas las marcas de un imperio. Aunque se sabe poco sobre las personas que fundaron y gobernaron Teotihuacan, está claro que, al igual que los romanos, su influencia se extendió mucho más allá de su centro metropolitano: la evidencia muestra que moldearon y colonizaron innumerables comunidades a cientos de kilómetros de distancia.

   Houston dijo que los antropólogos han sabido durante décadas que los habitantes de las dos ciudades estaban en contacto y a menudo comerciaban entre sí durante siglos antes de que Teotihuacán conquistara Tikal alrededor del año 378 d.C. También hay una amplia evidencia que sugiere que entre los siglos II y VI d.C., las élites mayas y los escribas vivían en Teotihuacán, y algunos llevaron elementos de la cultura y los materiales del imperio, incluidos sus rituales funerarios únicos, el estilo arquitectónico de pendiente y panel y la obsidiana verde, de regreso a casa en Tikal.

   Pero los últimos hallazgos y excavaciones de lidar del consorcio de investigación demuestran que el poder imperial en el México moderno hizo más que comerciar e influir culturalmente con la ciudad más pequeña de Tikal antes de conquistarla.

   "El complejo arquitectónico que encontramos parece haber sido construido para gente de Teotihuacan o aquellos bajo su control", dijo Houston. "Quizás era algo así como un complejo de embajadas, pero cuando combinamos investigaciones previas con nuestros últimos hallazgos, sugiere algo más torpe, como ocupación o vigilancia. Al menos, muestra un intento de implantar parte de una ciudad extranjera en Tikal".

    Houston dijo que las excavaciones posteriores al trabajo de lidar, dirigido por Román Ramírez, confirmaron que algunos edificios se construyeron con yeso de barro en lugar de la piedra caliza tradicional maya. Las estructuras fueron diseñadas para ser réplicas más pequeñas de los edificios que componen la ciudadela de Teotihuacán, hasta las intrincadas cornisas y terrazas y la orientación específica de 15,5 grados al este del norte de las plataformas del complejo.

   "Casi sugiere que a los constructores locales se les dijo que usaran una tecnología de construcción completamente no local mientras construían este nuevo complejo de edificios en expansión", dijo Houston. "Rara vez hemos visto evidencia de algo que no sea una interacción bidireccional entre las dos civilizaciones, pero aquí, parece que estamos mirando a los extranjeros que se están moviendo agresivamente hacia el área".

   En un complejo de edificios residenciales adyacente recién descubierto, los arqueólogos encontraron puntas de proyectil hechas con pedernal, un material comúnmente utilizado por los mayas, y obsidiana verde, un material utilizado por los residentes de Teotihuacán, lo que proporciona una aparente evidencia de conflicto.

   Y cerca de la réplica de la ciudadela, los arqueólogos también recuperaron los restos de un cuerpo rodeado de vasijas cuidadosamente colocadas, fragmentos de cerámica, huesos de animales y puntas de proyectil. El sitio estaba salpicado de carbón, lo que sugiere que había sido incendiado. Houston dijo que la escena se parece poco a otros entierros o sacrificios en Tikal, pero es sorprendentemente similar a los restos de guerreros encontrados hace años en el centro de Teotihuacán.

   "Las excavaciones en el medio de la ciudadela en Teotihuacan han encontrado los entierros de muchas personas vestidas como guerreros, y parecen haber sido sacrificadas y colocadas en fosas comunes", dijo Houston. "Posiblemente hemos encontrado un vestigio de uno de esos entierros en el mismo Tikal".

Contador