Segundo mínimo histórico en la extensión de hielo en el Océano Ártico

Publicado 13/09/2019 17:07:25CET
Segundo mínimo histórico en la extensión de hielo en el Océano Ártico
Segundo mínimo histórico en la extensión de hielo en el Océano ÁrticoUNIVERSIDAD DE BREMEN

   MADRID, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La extensión de hielo marino en el Ártico se acerca a su mínimo anual al fin de la temporada de deshielo en septiembre, con 3,9 millones de kilómetros cuadrados cubiertos por hielo marino.

   Esta es solo la segunda vez que el mínimo anual ha caído por debajo de los cuatro millones de kilómetros cuadrados desde que comenzaron las mediciones satelitales en 1979, según los investigadores del Instituto Alfred Wegener y de la Universidad de Bremen.

   Hasta mediados de agosto, parecía que se alcanzaría un récord notable: el área del Océano Ártico cubierta por hielo (definida como el área con una concentración de hielo marino de más del 15 por ciento) desde finales de marzo hasta principios de agosto fue el más pequeño medido por satélites desde 1979.

   "Nuestros datos satelitales muestran que entre marzo y abril de 2019, hubo una disminución inusualmente grande en la extensión del hielo, de la cual el hielo marino del Ártico no pudo recuperarse", explica en un comunicado el profesor Christian Haas, geofísico y jefe de la sección de hielo marino en el Instituto Alfred Wegener.

   Sin embargo, desde la segunda quincena de agosto, la reducción estacional se ha desacelerado, superpuesta por las fluctuaciones a corto plazo. El valor más bajo hasta ahora para 2019 fue de 3,82 millones de kilómetros cuadrados, observado el 3 de septiembre. Esto significa que este año, el promedio de septiembre podría ser inferior a 4 millones de kilómetros cuadrados solo por segunda vez.

   Pero en las próximas semanas, el hielo podría retroceder aún más: a pesar de que a principios de otoño las temperaturas del aire en el Ártico han caído por debajo del punto de congelación, el calor almacenado en el agua puede continuar derritiendo la parte inferior del hielo durante unas pocas semanas más. Sin embargo, si hace mucho frío en el Ártico en los próximos días, la capa de hielo ya puede aumentar nuevamente.

   En octubre, los científicos analizarán los datos para todo septiembre y luego podrán hacer una evaluación final del mínimo de hielo marino en 2019. Parece poco probable que este año veamos un nuevo récord absoluto, debajo de la marca de 3,4 millones de kilómetros cuadrados observada en 2012.

   "Registrado o no, este año confirma la reducción continua a largo plazo del hielo marino del Ártico como resultado del cambio climático, lo que hace cada vez más probable que en unas pocas décadas el Ártico estará libre de hielo en verano. Esto significará cambios drásticos en el Ártico, con consecuencias para el clima y los ecosistemas, así como para las personas, incluidos nosotros en Europa ", dice Christian Haas.

Contador