Publicado 17/03/2021 17:48CET

Un sismómetro para misiones a mundos helados se prueba en Groenlandia

   MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un sismómetro pensado para futuras misiones propuestas por la NASA a la superficie de las lunas heladas Europa o Encélado ha sido probado con éxito en la superficie análoga de Groenlandia.

   Estas lunas de Júpiter y Saturno están incrustadas por una capa de hielo sobre océanos líquidos subsuperficiales, y los datos sísmicos podrían usarse para definir mejor el grosor y la profundidad de estas capas. Otros puntos sísmicos de interés en estos mundos podrían incluir volcanes de hielo, eventos de drenaje debajo de la capa de hielo y posiblemente incluso un vistazo oportuno de las reverberaciones del impacto de un meteorito.

   Para imitar mejor las condiciones de la misión, el equipo de SIIOS (Seismometer to Investigate Ice and Ocean Structure) conectó sismómetros candidatos a vuelo a la plataforma y patas de un módulo de aterrizaje de nave espacial simulado enterrado y blindado con aluminio en la capa de hielo de Groenlandia en pasados veranos árticos. Publica resultados ahora en Seismological Research Letters.

   Angela Marusiak del JPL (Jet Propulsion Laboratory) de la NASA y sus colegas encontraron que las grabaciones de ondas sísmicas del módulo de aterrizaje de fuentes sísmicas pasivas y activas eran comparables a las grabaciones realizadas por otros sismómetros y geófonos terrestres hasta un kilómetro de distancia.

   Aunque los sismómetros adjuntos captaron parte del temblor del módulo de aterrizaje en sí, Marusiak dijo en un comunicado que el módulo de aterrizaje y los sismómetros terrestres "funcionaron de manera muy similar entre sí, lo que definitivamente es prometedor" en la detección de terremotos y grietas en el hielo.

   La matriz experimental se colocó sobre un lago subglacial (una nueva característica en Groenlandia que aún no se había estudiado con aproximaciones sísmicas) y los sismómetros acoplados al módulo de aterrizaje también pudieron detectar la interfaz hielo-agua, que sería una de las principales características del instrumento en sus tareas en los mundos helados océanicos.

   Los científicos enterraron el módulo de aterrizaje y los sismómetros cercanos a un metro de profundidad en nieve granular y cubrieron el módulo de aterrizaje con una caja de aluminio para reducir los efectos del viento y la variación de temperatura en los instrumentos. Esto acercó el experimento a las condiciones atmosféricas que podrían esperarse en una luna sin aire como Europa. Sin embargo, durante una misión mundial en un océano helado, es probable que el sismómetro solo se despliegue a la superficie y no sea enterrado.

   "Lo que esperamos es si podemos ir a Europa o Encélado o uno de estos mundos helados que no tienen grandes fluctuaciones de temperatura o una atmósfera muy densa y estamos eliminando ese ruido del viento, estamos quitando lo que va a causar muchas sacudidas en el módulo de aterrizaje", explicó Marusiak.

   Y a diferencia de lo que ocurre en la Tierra, los investigadores de estas misiones no podrían desplegar una gran variedad de sismómetros y recopilar datos durante meses para crear una imagen del interior de la luna. La energía solar disponible para alimentar los dispositivos sería 25 veces menor que la de la Tierra, y es probable que una radiación devastadora destruya los instrumentos en un par de semanas en una luna como Europa, dijo.

   El equipo planea regresar a Groenlandia este verano para probar un prototipo de sismómetro que ha sido diseñado para tener en cuenta más condiciones de radiación, vacío y vibración de lanzamiento listas para la misión, dijo.