Publicado 04/09/2020 10:43:28 +02:00CET

Los sistemas estelares pueden nacer al revés

Los sistemas estelares pueden nacer al revés
Los sistemas estelares pueden nacer al revés - ESO/EXETER/KRAUS ET AL., ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)

   MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio en 'Science' podría explicar la arquitectura de los sistemas de estrellas múltiples en los que los planetas están separados por amplios espacios y no orbitan en el mismo plano.

   "En nuestro Sistema Solar, los ocho planetas y muchos otros objetos menores orbitan en un plano plano alrededor del Sol; pero en algunos sistemas distantes, los planetas orbitan en una pendiente, a veces muy empinada --explica en un comunicado Jaehan Bae, del Instituto Carnegie para la Ciencia, y autora principal de lainvestigación--. Comprender los orígenes de ángulos orbitales extremadamente oblicuos como estos podría ayudar a revelar detalles sobre el proceso de formación planetaria".

   Las estrellas nacen en viveros de gas y polvo llamados nubes moleculares, que a menudo se forman en pequeños grupos de dos o tres. Estas estrellas jóvenes están rodeadas por discos giratorios de material sobrante, que se acumula para formar planetas bebés. La estructura del disco determinará la distribución de los planetas que se forman a partir de él, pero se desconoce mucho sobre este proceso.

   Dirigido por Stefan Kraus, de la Universidad de Exeter, el equipo encontró la primera evidencia directa que confirma la predicción teórica de que las interacciones gravitacionales entre los miembros de sistemas de estrellas múltiples pueden deformar o romper sus discos, lo que resulta en anillos desalineados que rodean a los anfitriones estelares.

   Durante un período de 11 años, los investigadores realizaron observaciones del sistema de estrellas triple GW Orionis, ubicado a poco más de 1.300 años luz de distancia en la constelación de Orión. Su trabajo se logró utilizando el Very Large Telescope del European Southern Observatory y el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA), un radiotelescopio compuesto por 66 antenas.

   "Nuestras imágenes revelan un caso extremo en el que el disco no es plano en absoluto, sino que está deformado y tiene un anillo desalineado que se ha desprendido del disco", añade Kraus.

   Sus hallazgos fueron probados por simulaciones, que demostraron que el desorden observado en las órbitas de las tres estrellas podría haber causado que el disco se fracturara en los distintos anillos.

   "Predecimos que muchos planetas en órbitas oblicuas de amplia separación serán descubiertos en futuras campañas de imágenes de planetas", añade el coautor Alexander Kreplin, también de la Universidad de Exeter.

   Bae concluye que "este sistema es un gran ejemplo de cómo la teoría y la observación pueden informarse mutuamente. Estoy emocionado de ver lo que aprendemos sobre este sistema y otros similares con estudios adicionales", asegura.

Contador