Publicado 10/11/2020 13:53CET

Solo un 20 por ciento de la contaminación lumínica viene de las farolas

Observación nocturna de luz emitida por la ciudad de Tucson
Observación nocturna de luz emitida por la ciudad de Tucson - GFZ POSTDAM

   MADRID, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La luz que procede de la iluminación artificial nocturna de zonas urbanas apenas representa un 20 por ciento del conjunto de contaminación lumínica de las ciudades.

   Un equipo de científicos ha utilizado el ejemplo de la ciudad estadounidense de Tucson, gracias a la tecnología de iluminación de 'ciudad inteligente' que permite a las ciudades atenuar sus luces. El estudio se publica en la revista Lighting Research & Technology.

   El equipo realizó un experimento cambiando el brillo de las farolas en la ciudad de Tucson, Arizona, y observando cómo esto cambiaba el brillo de la ciudad desde el espacio. El doctor Christopher Kyba del Centro Alemán de Investigación de Geociencias de GFZ dirigió el equipo que llevó a cabo el experimento y dijo en un comunicado que el trabajo es importante porque muestra que las tecnologías de ciudades inteligentes se pueden utilizar para realizar experimentos a escala de ciudad. "Cuando se instalan sensores y sistemas de control en toda una ciudad, es posible realizar un cambio en el funcionamiento de la ciudad y luego medir el impacto que ese cambio tiene en el medio ambiente, incluso desde el espacio exterior", dijo Kyba.

   Durante 10 días en marzo y abril de 2019, los funcionarios de Tucson cambiaron la configuración de brillo de aproximadamente 14.000 de las 19.500 farolas de la ciudad. Por lo general, la mayoría de las farolas en Tucson comienzan al 90 por ciento de su iluminación máxima posible y se atenúan al 60 por ciento a la medianoche. Durante el experimento, la ciudad en cambio atenuó las luces hasta el 30 por ciento en algunas noches y las iluminó hasta el 100 por ciento en otras.

   Las luces de la ciudad fueron observadas por el satélite Suomi National Polar-orbiting Partnership (NPP) operado por Estados Unidos, que es famoso por sus mapas globales de luz nocturna. El satélite tomó imágenes de Tucson sin nubes durante cuatro noches durante la prueba, y otras dos noches con iluminación regular después de la prueba. Al comparar el brillo de la ciudad en las 6 noches diferentes, los investigadores encontraron que en una noche normal, solo alrededor del 20 por ciento de la luz en las imágenes de satélite de Tucson proviene de las farolas.

   Los resultados tienen importantes implicaciones para la sostenibilidad, según el coautor del estudio, el doctorJohn Barentine, de la International Dark-Sky Association. En un segundo experimento realizado al mismo tiempo, Barentine, Kyba y sus coautores midieron el brillo del cielo sobre Tucson desde el suelo.

   Examinaron cómo la variación de la iluminancia de las farolas afectaba el brillo del cielo y demostraron que, al igual que con las emisiones de luz vistas desde el espacio, la mayor parte del brillo del cielo sobre Tucson también se debe a otras fuentes. "Tomados en conjunto, estos estudios muestran que en una ciudad con farolas bien diseñadas, la mayoría de las emisiones de luz y la contaminación lumínica provienen de otras luces", explica Barentine, que incluye fuentes de luz como escaparates brillantes, letreros y fachadas iluminadas, o campos de deporte.

   Los autores dicen que, por lo tanto, los gobiernos locales y nacionales deben pensar en algo más que el alumbrado público cuando intentan reducir la contaminación lumínica.

   Según los investigadores, la diferencia en el brillo del alumbrado público en las diferentes noches es apenas perceptible para la gente en la calle, ya que nuestros ojos se adaptan rápidamente a los niveles de luz. Informan que la ciudad no recibió comentarios ni quejas sobre el cambio de iluminación durante la prueba. Tampoco hay evidencia o sugerencia de que la reducción de los niveles de iluminación como parte del experimento haya tenido algún efecto adverso en la seguridad pública.

   Por lo tanto, a Kyba le entusiasma la idea de realizar este tipo de experimentos con más regularidad y en otros municipios. "En lugar de atenuar las luces al mismo nivel cada noche, una ciudad podría atenuarse al 45% en días pares y al 55% en días impares", sugirió Kyba. "Los residentes de la ciudad no notarían ninguna diferencia, pero de esa manera podríamos medir cómo la contribución de los diferentes tipos de luz está cambiando con el tiempo".

Contador