Publicado 28/10/2020 12:02CET

Un solo solo evento de formación estelar pobló el bulbo galáctico

Un solo solo evento de formación estelar pobló el bulbo galáctico
Un solo solo evento de formación estelar pobló el bulbo galáctico - HUBBLESITE

   MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La mayoría de las estrellas en el bulbo central de nuestra galaxia se formaron en una sola explosión de formación estelar hace más de 10.000 millones de años.

   Para llegar a esta conclusión, astrónomos estudiaron en una nueva investigación millones de estrellas en 200 grados cuadrados de cielo, un área equivalente a 1.000 lunas llenas.

   Nuestra galaxia, la Vía Láctea, tiene la forma de dos huevos fritos pegados uno al lado del otro. Un abultamiento central de estrellas se encuentra en medio de un extenso disco de estrellas. Aunque esta es una característica común entre una miríada de galaxias espirales, los astrónomos han pasado décadas averiguando cómo y cuándo podría haberse formado la protuberancia central de la Vía Láctea. ¿Las estrellas dentro del bulto nacieron temprano en la historia de nuestra galaxia, hace 10 a 12.000 millones de años? ¿O el bulto se acumuló con el tiempo a través de múltiples episodios de formación estelar?

   Algunos estudios han encontrado evidencia de al menos dos estallidos de formación de estrellas, lo que lleva a poblaciones estelares de hasta 10.000 millones de años o tan jóvenes como 3.000 millones.

   Ahora, un nuevo estudio exhaustivo de millones de estrellas encuentra que la mayoría de las estrellas en los 1.000 años luz centrales del centro de la Vía Láctea se formaron cuando se llenó de gas precipitado hace más de 10.000 millones de años. Este proceso podría haber sido provocado por la simple acumulación de material primordial o algo más dramático como la fusión con otra galaxia joven.

   "Muchas otras galaxias espirales se parecen a la Vía Láctea y tienen protuberancias similares, por lo que si podemos entender cómo la Vía Láctea formó su protuberancia, entonces tendremos una buena idea de cómo lo hicieron las otras galaxias también", dijo en un comunicado el co-investigador principal Christian Johnson del Space Telescope Science Institute.

   "Esta encuesta nos brinda una visión general del abultamiento de una manera que muchas encuestas anteriores no han podido hacer", agregó la coautora Caty Pilachowski de la Universidad de Indiana en Bloomington, Indiana.

   Para llegar a su conclusión, el equipo estudió las composiciones químicas de las estrellas. Al igual que muchas estrellas de Hollywood, las estrellas en el bulbo galáctico parecen haberse sometido a un tratamiento cósmico de botox; parecen más jóvenes de lo que son. Eso es porque contienen aproximadamente la misma cantidad de elementos pesados (más pesados que el hidrógeno y el helio) que el Sol, lo que los astrónomos llaman metales. Eso es sorprendente porque los metales tardan en acumularse. Deben ser creadas por generaciones anteriores de estrellas, expulsadas a través de vientos estelares o supernovas, y luego incorporadas a generaciones posteriores.

   Nuestro Sol, con 4.500 millones de años, es relativamente nuevo, por lo que tiene sentido que esté repleto de metales. Por el contrario, la mayoría de las estrellas antiguas de nuestra galaxia carecen de elementos pesados. Y, sin embargo, las estrellas del bulbo están enriquecidas con metales a pesar de su avanzada edad.

   "Algo diferente sucedió en el bulto. Los metales se acumularon muy, muy rápidamente, posiblemente en los primeros 500 millones de años de su existencia ", dijo el co-investigador principal Michael Rich de la Universidad de California en Los Ángeles.

   El equipo utilizó el brillo medido de las estrellas en diferentes longitudes de onda de luz, particularmente en el ultravioleta, para determinar su contenido de metal. Se esperaría que las estrellas que se forman en diferentes momentos tengan diferentes metalicidades en promedio. En cambio, encontraron que las estrellas dentro de los 1.000 años luz del centro galáctico mostraban una distribución de metales agrupados alrededor de un solo promedio.

   El equipo examinó una parte del cielo que cubría más de 200 grados cuadrados, un área aproximadamente equivalente a 1.000 lunas llenas. Usaron la Cámara de Energía Oscura (DECam) en el Telescopio Víctor M. Blanco de 4 metros en el Observatorio Interamericano Cerro Tololo en Chile, un programa del NOIRLab de NSF. Esta cámara de campo amplio es capaz de capturar 3 grados cuadrados de cielo en una sola exposición.

   El equipo recopiló más de 450.000 fotografías individuales que les permitieron determinar con precisión la composición química de millones de estrellas. Para este estudio se analizó una submuestra de 70.000 estrellas.

   "Nuestro estudio es único porque pudimos escanear una sección continua de la protuberancia en longitudes de onda de luz desde ultravioleta hasta visible e infrarrojo cercano. Eso nos permite tener una comprensión clara de cuáles son los distintos componentes del bulbo y cómo encajan", dijo Johnson.