Publicado 16/06/2020 11:58CET

Sorprendente crecimiento en los corales fotosintéticos más profundos

Sorprendente crecimiento en los corales fotosintéticos más profundos
Sorprendente crecimiento en los corales fotosintéticos más profundos - UH HURL.

   MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Tasas de crecimiento inesperadamente altas han sido descubiertas en los corales fotosintéticos más profundos del mundo, según una investigación de la Universidad de Hawai, publicada en 'Coral Reef'.

   El estudio, dirigido por Samuel Kahng, profesor graduado afiliado en la Escuela de Ciencias y Tecnología Oceánicas y de la Tierra (SOEST), altera la suposición de que los corales profundos que viven al borde de la oscuridad crecen extremadamente despacio.

   Los Leptoseris son un grupo de especies de coral zooxantelato que dominan la comunidad de coral cerca de los confines más profundos de la luz solar en todo el Indo-Pacífico. Las microalgas simbióticas (llamadas zooxantelas) viven dentro de los tejidos transparentes, algunos corales, dando a los corales su color primario y proporcionando la maquinaria para la fotosíntesis y, a su vez, energía.

   Cuanto más profundo sea el océano, menos luz hay disponible. En el extremo inferior de su rango de profundidad, la luz solar disponible para las especies de Leptoseris examinadas en el estudio reciente es inferior al 0,2% de los niveles de luz superficial. Y menos luz indica una tendencia general de crecimiento más lento entre las especies que dependen de la luz para la fotosíntesis.

   Estudios anteriores sugirieron que los corales fotosintéticos del fondo de la capa iluminada por el sol del océano crecen extremadamente lentamente, aproximadamente 0,04 pulgadas por año para una especie de Leptoseris.

   Hasta hace poco, había muy pocos datos sobre las tasas de crecimiento de los corales a profundidades mayores de aproximadamente 70 metros, dados los desafíos logísticos de realizar mediciones de crecimiento de series temporales tradicionales en estas profundidades.

   Kahng, que también es profesor asociado de la Universidad del Pacífico de Hawai, colaboró con el Laboratorio de Investigación Submarina de Hawai (HURL) de SOEST, el Acuario de Waikiki, la Universidad Nacional de Taiwán y la Universidad de Hokkaido para recolectar colonias de Leptoseris a profundidades de entre 70 y 100 metros en el Canal de Au'au, Hawai, utilizando los sumergibles Pisces IV/V de HURL.

   El equipo de investigación utilizó la datación radiométrica de uranio-torio para determinar con precisión la edad de los esqueletos de coral en múltiples puntos a lo largo de su eje de crecimiento radial, de forma muy similar a como se podría determinar la edad de los anillos de los árboles dentro del tronco de un árbol.

   "Teniendo en cuenta el entorno con poca luz, la suposición anterior era que los corales grandes a estas profundidades extremas deberían ser muy viejos debido a las tasas de crecimiento extremadamente lentas", señala Kahng en un comunicado.

   "Sorprendentemente, se encontró que los corales eran relativamente jóvenes con tasas de crecimiento comparables a las de muchos corales de aguas poco profundas no ramificadas. Las tasas de crecimiento se midieron entre 2,5 centímetro al año a 70 metros de profundidad y 0,7 centímetros al año a 100 metros profundidad".

   El equipo de investigación descubrió que estos especialistas en aguas profundas con poca luz emplean una estrategia interesante para dominar su hábitat preferido. Sus esqueletos delgados y su forma de placa permiten un uso eficiente del carbonato de calcio para maximizar el área de superficie para la absorción de la luz mientras se utilizan recursos mínimos para formar su esqueleto. Estos corales delgados solo crecen radialmente hacia afuera, no hacia arriba, y no se espesan con el tiempo como corales incrustantes o masivos.

   "Además, la geometría óptica de sus esqueletos blancos, delgados y planos forman finas crestas paralelas que crecen hacia afuera desde un origen central --apunta Kahng--. En algunos casos, estas crestas forman espacios convexos entre ellas que atrapan efectivamente la luz en las cámaras reflectantes y hacen que la luz pase repetidamente a través del tejido coralino hasta que es absorbida por la maquinaria fotosintética".

   La eficiencia estratégica de los Leptoseris que permite sus tasas de crecimiento robustas con tan poca luz tiene implicaciones importantes para su capacidad de competir por el espacio y opacar a los organismos de crecimiento más lento.

   "También ilustra la flexibilidad para construir corales en los arrecifes y sugiere que estas comunidades pueden desarrollarse y recuperarse de eventos de mortalidad mucho más rápido de lo que se pensaba", concluye Kahng.