Publicado 07/07/2021 13:34CET

La supererupción del Toba tuvo efectos modestos en los primeros humanos

Restos del antiguo volcán Toba
Restos del antiguo volcán Toba - UCL

MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

Una erupción en Indonesia hace 74.000 años probablemente causó una alteración del clima en muchas áreas del mundo, pero las primeras poblaciones humanas estaban protegidas de los peores efectos.

Es lo que sugiere un nuevo estudio publicado en la revista PNAS sobre la erupción del volcán Toba, la más grande de los últimos dos millones de años, pero cuyos impactos sobre el clima y la evolución humana no han sido claros. Resolver este debate es importante para comprender los cambios ambientales durante un intervalo clave en la evolución humana.

"Pudimos utilizar una gran cantidad de simulaciones de modelos climáticos para resolver lo que parecía una paradoja", dijo en un comunicado el autor principal, Benjamin Black, de la Universidad de Rutgers. "Sabemos que esta erupción ocurrió y que los modelos climáticos pasados han sugerido que las consecuencias climáticas podrían haber sido graves, pero los registros arqueológicos y paleoclimáticos de África no muestran una respuesta tan dramática.

"Nuestros resultados sugieren que es posible que no hayamos estado buscando en el lugar correcto para ver la respuesta climática. África e India están relativamente protegidas, mientras que América del Norte, Europa y Asia son las más afectadas por el enfriamiento. Un aspecto intrigante de esto es que los neandertales y los denisovanos vivían en Europa y Asia en ese momento, por lo que nuestro artículo sugiere que evaluar los efectos de la erupción de Toba en esas poblaciones podría merecer una investigación futura".

Los investigadores analizaron 42 simulaciones de modelos climáticos globales en las que variaron la magnitud de las emisiones de azufre, la época del año de la erupción, el estado del clima de fondo y la altitud de inyección de azufre para hacer una evaluación probabilística del rango de alteraciones climáticas que la erupción de Toba pudo haber causado.

Los resultados sugieren que probablemente hubo una variación regional significativa en los impactos climáticos. Las simulaciones predicen un enfriamiento en el hemisferio norte de al menos 4 ° C, con un enfriamiento regional de hasta 10 ° C dependiendo de los parámetros del modelo.

Por el contrario, incluso en las condiciones de erupción más severas, es poco probable que el enfriamiento en el hemisferio sur, incluidas las regiones pobladas por humanos primitivos, exceda los 4 ° C, aunque las regiones del sur de África y la India pueden haber visto disminuciones en las precipitaciones con el azufre más alto. nivel de emisión.

Los resultados explican la evidencia arqueológica independiente que sugiere que la erupción de Toba tuvo efectos modestos en el desarrollo de especies de homínidos en África. Según los autores, su enfoque de simulación de conjuntos podría usarse para comprender mejor otras erupciones explosivas pasadas y futuras.

"Nuestro trabajo no es solo un análisis forense de las secuelas de Toba hace unos 74.000 años, sino también un medio para comprender la desigualdad de los efectos que pueden tener erupciones tan grandes en la sociedad actual", dijo la coautora, la doctora Anja Schmidt, de la Universidad de Cambridge. "En última instancia, esto ayudará a mitigar los peligros ambientales y sociales de futuras erupciones volcánicas".

Contador