Publicado 03/02/2021 11:38CET

Una sustancia en un Júpiter caliente posibilita un ciclo meteorológico

Impresión artística de un planeta de tipo júpiter caliente.
Impresión artística de un planeta de tipo júpiter caliente. - NASA

   MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Astrónomos han encontrado evidencia en el exoplaneta WASP-31b de hidruro de cromo, que a la temperatura y presión correspondientes está en el límite entre líquido y gas, como la lluvia y las nubes.

   Una de las propiedades que hacen que un planeta sea apto para la vida es la presencia de un ciclo meteorológico. Los exoplanetas están demasiado lejos para observar esto directamente, pero los astrónomos pueden buscar sustancias en la atmósfera que hagan posible un sistema meteorológico.

   Este es el caso del hidruro de cromo, según exponen investigadores del Instituto de Investigación Espacial de los Países Bajos SRON y la Universidad de Groningen en Astronomy & Astrophysics.

   A partir de los espectros de transmisión, los astrónomos deducen qué sustancias se encuentran en la atmósfera de un exoplaneta. Esos podrían algún día dar una indicación de vida extraterrestre. O pueden demostrar que existe una condición para la vida, como un sistema meteorológico. Sin embargo, por el momento, este tipo de investigación se limita a planetas gigantes cercanos a sus estrellas, los llamados Júpiter calientes.

   Estos planetas están demasiado calientes para esperar vida, pero ya pueden enseñarnos mucho sobre cómo funcionan los posibles sistemas meteorológicos. El equipo de investigación del Instituto de Investigación Espacial de los Países Bajos SRON y la Universidad de Groningen ha encontrado evidencia de una sustancia en el límite entre el líquido y el gas. En la Tierra, esto recuerda a las nubes y la lluvia.

   El primer autor, Marrick Braam y sus colegas, encontraron evidencia en los datos del Hubble de hidruro de cromo (CrH) en la atmósfera del exoplaneta WASP-31b. Este es un Júpiter caliente con una temperatura de alrededor de 1200 ° C en la zona crepuscular entre el día y la noche, el lugar donde la luz de las estrellas viaja a través de la atmósfera hacia la Tierra. Y eso sucede alrededor de la temperatura a la que el hidruro de cromo pasa de líquido a gas a la presión correspondiente en las capas externas del planeta, similar a las condiciones del agua en la Tierra. "El hidruro de cromo podría desempeñar un papel en un posible sistema meteorológico en este planeta, con nubes y lluvia", dice Braam.

   Es la primera vez que se encuentra hidruro de cromo en un Júpiter caliente y, por lo tanto, a la presión y temperatura adecuadas. Braam: "Debemos agregar que solo encontramos hidruro de cromo usando el telescopio espacial Hubble. No lo vimos en los datos del telescopio terrestre VLT. Hay explicaciones lógicas para esto, pero por lo tanto usamos el término evidencia en lugar de prueba. "

   Cuando el sucesor de Hubble, el telescopio espacial James Webb (JWST), se lance a finales de este año, el equipo planea usarlo para una mayor investigación. "Los Júpiter calientes, incluido WASP-31b, siempre tienen el mismo lado frente a su estrella anfitriona", dice el coautor y líder del programa SRON Exoplanets Michiel Min. "Por lo tanto, esperamos un lado diurno con hidruro de cromo en forma gaseosa y un lado nocturno con hidruro de cromo líquido. Según los modelos teóricos, la gran diferencia de temperatura crea vientos fuertes. Queremos confirmar eso con observaciones".

   El coautor Floris van der Tak (SRON / UG) dice: "Con JWST estaremos buscando hidruro de cromo en diez planetas con diferentes temperaturas, para comprender mejor cómo los sistemas climáticos en esos planetas dependen de la temperatura".