Publicado 08/02/2021 12:51CET

El tamaño importa para saber cuándo una galaxia deja de hacer estrellas

La vista de la izquierda muestra la luz emitida en la línea H-alfa desde el gas interestelar como resultado de la formación estelar en curso, mientras que la derecha muestra la luz óptica  emitida por una mezcla de estrellas jóvenes (más azules) y viejas
La vista de la izquierda muestra la luz emitida en la línea H-alfa desde el gas interestelar como resultado de la formación estelar en curso, mientras que la derecha muestra la luz óptica emitida por una mezcla de estrellas jóvenes (más azules) y viejas - TNG COLLABORATION

   MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Las galaxias masivas con discos 'hinchados' extendidos extra grandes produjeron estrellas durante más tiempo que sus semejantes más compactas, revela un nuevo modelo.

   En un artículo publicado en el Astrophysical Journal, los investigadores del Centro de Excelencia ARC de Australia en Astrofísica del Cielo en 3 Dimensiones (ASTRO 3D), muestran que el tamaño de una galaxia influye en cuándo deja de hacer nuevas estrellas.

   "Hay un período en la vida del Universo conocido como el 'mediodía cósmico', que ocurrió hace unos 10.000 millones de años", dijo en un comunicado el doctor Anshu Gupta, autor principal del estudio.

   "Fue entonces cuando la formación de estrellas en galaxias masivas estaba en su apogeo. Después de eso, el gas en la mayoría de estas galaxias se calentó, en parte debido a los agujeros negros en el medio, y dejaron de formar estrellas.

   "Sin embargo, en las galaxias que están muy, muy estiradas, encontramos que las cosas no se calentaron tanto y los agujeros negros no ejercieron una influencia tan grande, por lo que las estrellas se siguieron formando durante un período más largo".

   Gupta y el coautor Kim-Vy Tran, ambos de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Sydney, descubrieron que podían predecir el final de la formación estelar basándose en el tamaño del disco de una galaxia: la región plana y circular que rodea su centro, que comprende estrellas, gas hidrógeno y polvo.

   "Donde las estrellas en el disco están ampliamente distribuidas -podría llamarlo 'hinchado'- el gas permanece más frío, por lo que continúa fusionándose bajo la gravedad y formando nuevas estrellas", dijo Gupta.

   "En las galaxias con discos más compactos, el gas se calienta con bastante rapidez y pronto es demasiado energético para mezclarse, por lo que la formación de estrellas termina justo después del mediodía cósmico. Los discos hinchados duran mucho más, digamos hasta el té cósmico de la tarde".

   Para hacer sus hallazgos, los investigadores, con colegas de Melbourne, Alemania, México y Estados Unidos, utilizaron simulaciones cosmológicas de formación de galaxias de una colaboración internacional conocida como el proyecto IllustrisTNG.

   Esto se integró con observaciones profundas de un proyecto liderado por Australia conocido como Encuesta de línea de emisión espectroscópica de objetos múltiples (MOSEL).

   "Los resultados significan que por primera vez hemos podido establecer una relación entre el tamaño del disco y la formación de estrellas. Así que ahora los astrónomos podrán observar cualquier galaxia del Universo y predecir con precisión cuándo dejará de producir estrellas, justo después del almuerzo o más tarde en la tarde cósmica", explicó Tran.

   La Vía Láctea, por cierto, es una galaxia masiva que todavía está formando estrellas. Eso es porque fue algo así como un comienzo tardío cósmico. Cuando llegó el mediodía cósmico, era muy pequeña, contenía solo una décima parte de la masa estelar que alberga hoy, y no alcanzó el estado de "masivo" hasta mucho, mucho después.

   Como resultado, el gas y el polvo que contiene aún no se han calentado lo suficiente como para apagar el proceso de formación de estrellas.

   Sin embargo, no es una galaxia hinchada extendida, por lo que se apagará, relativamente hablando, más temprano que tarde.

   "El mediodía cósmico fue hace mucho tiempo", dijo Gupta. "Yo diría que a estas alturas el Universo ha alcanzado el anochecer cósmico. Aún no es de noche, pero las cosas definitivamente se han ralentizado ".