Publicado 19/04/2021 11:32CET

El tiburón Godzilla de Nuevo México recibe nombre y descripción

Rcereación del tiburón Godzilla
Rcereación del tiburón Godzilla - JESSE PRUITT

   MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El tiburón Godzilla, un esqueleto completo fosilizado de un gran pez que vivió hace 300 millones de años y que fue descubierto en 2013, ha recibido el nombre científico de Dracopristis hoffmanorum.

   El nuevo tiburón ha sido presentado en el Boletín del Museo de Historia Natural y Ciencia de Nuevo México (NMMNHS) por un equipo de investigadores de múltiples instituciones.

   Con dos metros de longitud, Dracopristis hoffmanorum tenía 12 filas de dientes perforantes en mandíbulas robustas y poderosas, y tenía dos espinas de aleta de 75 centímetros de largo en su espalda. Esta combinación de características le dio a este tiburón el apodo popular de 'Tiburón Godzilla' cuando fue descubierto en Nuevo México.

   Un grupo de científicos que había estado participando en una reunión científica en el NMMNHS estaba visitando las montañas de El Manzando, cerca de Albuquerque, para aprender sobre las rocas y fósiles excepcionales de plantas y animales que se conservan allí. Justo cuando el grupo estaba a punto de irse, John-Paul Hodnett, paleontólogo autor principal del nuevo estudio y estudiante graduado en ese momento, se encontró con algo inesperado.

   "Estaba sentado en un lugar sombreado usando una navaja de bolsillo para dividir y mover a través de las calizas, sin encontrar mucho más que fragmentos de plantas y algunas escamas de pescado, cuando de repente choqué con algo que era un poco más denso", dijo Hodnett, un especialista en tiburones antiguos. "Al principio, pensé que lo que se había volteado era la sección transversal de un hueso de una extremidad, lo cual fue emocionante ya que antes no se había encontrado ningún tetrápodo grande en ese sitio".

   El descubrimiento de Hodnett despertó el entusiasmo de la multitud de científicos, y un equipo del NMMNHS se puso a trabajar rápidamente para exponer más fósiles, mientras el resto de los participantes de la reunión regresaban al Museo. No fue hasta el día siguiente, mientras Hodnett estaba trabajando con un colega en las colecciones del NMMNHS, que reveló lo que se había descubierto. "El preparatorio de fósiles del Museo, Tom Suazo, entró con esta bandeja de cartón en la mano y una gran sonrisa en su rostro, diciendo que no era un tetrápodo lo que encontré, sino un tiburón realmente grande", recordó Hodnett en un comunicado.

   La bandeja contenía trozos de roca que tenían las impresiones de las espinas de las aletas, y el patrón era indicativo de un tiburón ctenacanto, un grupo en el que se especializó Hodnett. Spencer Lucas, curador de paleontología en NMMNHS, alentó a Hodnett a investigar el nuevo fósil, que resultó ser el fósil de tiburón ctenacanto más completo que se haya descubierto en América del Norte.

   Después de siete años de trabajo en el laboratorio de preparación del Museo para limpiar y estabilizar el fósil, una investigación que lo comparó con otros tiburones antiguos, el equipo de Hodnett determinó que era un nuevo especie de tiburón ctenacanto.

   El nombre Dracopristis hoffmanorum, o Tiburón dragón de Hoffman, es en reconocimiento a algunos de sus rasgos similares a los de Godzilla (el pez más grande encontrado en el sitio hasta ahora y que tiene grandes mandíbulas y grandes espinas), y en honor a la familia Hoffman, propietaria de la tierra donde se recolectó el fósil de tiburón.

   Al observar las rocas donde se encontró y la anatomía de Dracopristis, el equipo determinó que el tiburón dragón probablemente vivía en lagunas y estuarios poco profundos, navegando cerca del fondo de las vías fluviales para emboscar presas como crustáceos, peces óseos y otros tiburones.

   Las grandes espinas de la aleta dorsal de Dracopristis actuaban como elemento disuasorio contra los depredadores más grandes. "En las mismas rocas que arrojaron el fósil de Dracopristis, hemos encontrado dientes de un tiburón más grande llamado Glikmanius, que es conocido casi en todo el mundo en este momento, y habría sido un depredador grande y peligroso", dijo Hodnett.

   El nuevo esqueleto de Dracopristis también ofrece una nueva perspectiva sobre cómo encajan los ctenacantos en el árbol genealógico de los tiburones. Por lo tanto, Dracopristis y otros tiburones ctenacantos representan una rama evolutiva única de los tiburones que se separaron de los tiburones y rayas modernos hace aproximadamente 390 millones de años, pero que se extinguieron al final de la Era Paleozoica, hace unos 252 millones de años.

Contador