Publicado 23/09/2020 10:50CET

Toda la tundra ártica se hace más verde a medida que sube el termómetro

Toda la tundra ártica se hace más verde a medida que sube el termómetro
Toda la tundra ártica se hace más verde a medida que sube el termómetro - LOGAN BERNER/NORTHERN ARIZONA UNIVERSITY

   MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Un rastreo satelital durante décadas revela que la tundra ártica se ha vuelto más verde, ya que las temperaturas del aire y el suelo más cálidas conducen a un mayor crecimiento de las plantas.

   "La tundra ártica es uno de los biomas más fríos de la Tierra y también uno de los que se calienta más rápidamente", dijo en un comunicado Logan Berner, ecologista del cambio global de la Universidad del Norte de Arizona en Flagstaff, quien dirigió la investigación reciente. "Este enverdecimiento del Ártico que vemos es realmente un indicador del cambio climático global, es una respuesta a escala de bioma al aumento de la temperatura del aire".

   El estudio, publicado esta semana en Nature Communications, es el primero en medir los cambios en la vegetación que abarcan toda la tundra ártica, desde Alaska y Canadá hasta Siberia, utilizando datos satelitales de Landsat, una misión conjunta de la NASA y el Servicio Geológico de EE.UU.(USGS).

   Otros estudios han utilizado los datos satelitales para observar regiones más pequeñas, ya que los datos Landsat pueden usarse para determinar cuánta vegetación en crecimiento activo hay en el suelo. El enverdecimiento puede representar plantas que crecen más, se vuelven más densas y/o arbustos que invaden las hierbas y el musgo típicos de la tundra.

   Cuando la vegetación de la tundra cambia, impacta no solo la vida silvestre que depende de ciertas plantas, sino también las personas que viven en la región y dependen de los ecosistemas locales para alimentarse. Si bien las plantas activas absorberán más carbono de la atmósfera, las temperaturas más cálidas también podrían estar descongelando el permafrost, liberando así gases de efecto invernadero. La investigación es parte del Experimento de Vulnerabilidad Boreal del Ártico (ABoVE) de la NASA, que tiene como objetivo comprender mejor cómo están respondiendo los ecosistemas en estos entornos de calentamiento y las implicaciones sociales más amplias.

   Berner y sus colegas utilizaron los datos de Landsat y cálculos adicionales para estimar el pico de verdor de un año determinado para cada uno de los 50.000 sitios seleccionados al azar en la tundra. Entre 1985 y 2016, alrededor del 38% de los sitios de tundra en Alaska, Canadá y el oeste de Eurasia mostraron enverdecimiento. Solo el 3% mostró el efecto de pardeamiento opuesto, lo que significaría menos plantas en crecimiento activo. Para incluir sitios de Eurasia oriental, compararon datos a partir de 2000, cuando los satélites Landsat comenzaron a recopilar imágenes de esa región con regularidad. Con esta visión global, el 22% de los sitios se volvieron verdes entre 2000 y 2016, mientras que el 4% se paró.

   "Ya sea desde 1985 o 2000, vemos este enverdecimiento del Ártico evidente en el registro de Landsat", dijo Berner. "Y vemos este enverdecimiento a escala de bioma al mismo tiempo y durante el mismo período, ya que vemos aumentos realmente rápidos en la temperatura del aire en verano".

   Los investigadores compararon estos patrones de enverdecimiento con otros factores y encontraron que también está asociado con temperaturas más altas del suelo y una mayor humedad del suelo. Confirmaron estos hallazgos con mediciones de crecimiento de plantas de sitios de campo alrededor del Ártico.

Contador

Lo más leído

  1. 1

    Bolivia.- Luis Arce marca distancias con Evo Morales: "Será mi gobierno"

  2. 2

    Venezuela.- La Justicia estadounidense falla contra Guaidó y determina que los bonos de PDVSA son válidos

  3. 3

    El Barça arranca en 'Champions' con dudas

  4. 4

    Coronavirus.- Venezuela reanudará en diciembre los vuelos internacionales al menos a tres países

  5. 5

    Space X planea enviar su primera misión a Marte en cuatro años