Publicado 04/09/2020 12:51:04 +02:00CET

El transporte aéreo contribuye en un 3,5% al calentamiento global

El transporte aéreo contribuye en un 3,5% al calentamiento global
El transporte aéreo contribuye en un 3,5% al calentamiento global - DLR

   MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El transporte aéreo mundial representa el 3,5 por ciento del calentamiento climático antropogénico, de acuerdo con la investigación más completa sometida a la métrica del IPCC.

   Asimismo, solo un tercio del impacto climático de la aviación se debe a las emisiones de dióxido de carbono y dos tercios a efectos distintos del dióxido de carbono, siendo las estelas de condensación y los cirros resultantes el factor más importante.

   Estos son los hallazgos de un amplio estudio internacional dirigido por la Universidad Metropolitana de Manchester y en el que participa el Centro Aeroespacial Alemán (DLR), que se publicó en la revista Atmospheric Environment el 3 de septiembre de 2020.

   El estudio es el primero de su tipo desde 2009 y proporciona la información más completa hasta la fecha sobre el impacto del transporte aéreo en el clima con cálculos basados en una nueva métrica, informa DLR en un comunicado.

   Los investigadores han analizado todos los factores en los que la industria del transporte aéreo ha contribuido al cambio climático desde sus inicios, incluidas las emisiones de dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno y el efecto de las estelas de condensación y las estelas de nubes cirros (nubes de cristales de hielo producidas por motores de avión a alta altitud en determinadas condiciones meteorológicas). El estudio también incluye otras emisiones relevantes para el clima, como vapor de agua, hollín, aerosoles y partículas de aerosoles de sulfato que se encuentran en las columnas de escape de los motores de los aviones.

   Con el primer uso de la métrica actualizada introducida por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) en 2013, el estudio actual abre un nuevo capítulo en el análisis del impacto climático del transporte aéreo.

   La nueva métrica se conoce como Fuerza Radiativa Efectiva (ERF) y representa el aumento o disminución en el equilibrio entre la energía que llega a la Tierra desde el Sol y la energía emitida por la Tierra desde tiempos preindustriales. ERF hace que el balance de radiación de la atmósfera terrestre sea el punto focal del análisis.

   Esta es la primera vez que se han tenido en cuenta en los cálculos los efectos de fenómenos espacialmente no homogéneos, como la forma en que la ocurrencia y los efectos de las estelas de condensación varían globalmente según el tráfico aéreo y las condiciones meteorológicas.

   "Utilizando la nueva métrica ERF, encontramos que las estelas tienen menos de la mitad del impacto climático estimado anteriormente, pero aún hacen la mayor contribución del transporte aéreo al calentamiento global", explica Robert Sausen del Instituto DLR de Física Atmosférica en Oberpfaffenhofen.

   Las estelas reflejan la radiación solar hacia el espacio, lo que tiene un efecto de enfriamiento. Sin embargo, también reducen la propia radiación de calor de la Tierra, que calienta el clima. En promedio en todo el mundo, predomina el efecto de calentamiento. Las emisiones de dióxido de carbono son la segunda mayor contribución al impacto climático del transporte aéreo. A diferencia de los efectos de las estelas de condensación, que tienen una vida útil relativamente corta de unas pocas horas, el efecto del dióxido de carbono sobre el clima dura muchos siglos, durante los cuales el gas se distribuye en gran medida de manera uniforme a largo plazo, según el estudio.

   La investigación concluye que el transporte aéreo mundial ha emitido 32.600 millones de toneladas de dióxido de carbono a lo largo de toda la historia de la industria, considerada entre 1940 y 2018. Aproximadamente la mitad de las emisiones totales acumuladas de dióxido de carbono se generaron solo en los últimos 20 años, principalmente debido a aumentando el número de vuelos y rutas y ampliando el tamaño de la flota, especialmente en Asia.

   El equipo de investigación estima que la cifra de 32.600 millones de toneladas representa alrededor del 1,5 por ciento del total de emisiones antropogénicas de dióxido de carbono. Si se incluyen los efectos distintos del dióxido de carbono, la participación del transporte aéreo en todas las actividades humanas que impulsan el calentamiento global se calcula en un 3,5 por ciento.

   Los científicos llevaron a cabo un análisis exhaustivo de los factores individuales que influyen en el impacto climático del transporte aéreo para calcular su impacto climático global por primera vez. En 1999, 2005 y 2009 se realizaron estudios similares, menos detallados. En el futuro, será posible comparar el impacto del transporte aéreo en el cambio climático con otros sectores como el tráfico marítimo, el transporte terrestre y la producción de energía sobre la base de estos resultados.

Contador