Publicado 20/09/2021 12:38CET

La variabilidad del viento aumenta el riesgo de clima extremo

Hierba agitada por el viento
Hierba agitada por el viento - FLICKR

   MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La inclusión de los vientos extratropicales en los modelos climáticos hace más probable que los periodos de clima extremo sean más frecuentes de lo pensado a mitad de este siglo.

   Los modelos climáticos pueden estar subestimando el impacto que el cambio climático tendrá en el Reino Unido, América del Norte y otras regiones extratropicales debido a un elemento crucial que falta, según ha demostrado una nueva investigación.

   Científicos de la Universidad de Reading han advertido que las proyecciones actuales de cómo un mundo que se calienta afectará las temperaturas regionales y las precipitaciones no tienen en cuenta el hecho de que los vientos extratropicales, que tienen una fuerte influencia en el clima en las latitudes medias, varían mucho de una década a otra.

   El equipo de investigación utilizó observaciones de estos vientos durante el siglo XX para representar mejor su variabilidad en las predicciones del modelo climático del futuro. Descubrieron que esto hacía que las predicciones del clima futuro fueran menos seguras en los extratrópicos, particularmente en la región del Atlántico Norte y particularmente en invierno, y que se prevé que las décadas inusualmente cálidas, frías, húmedas o secas sean mucho más probables a mediados del siglo XX en esta región de lo que sugieren las simulaciones climáticas existentes.

   El doctor Christopher O'Reilly, miembro de investigación de la Royal Society University en el Departamento de Meteorología de la Universidad de Reading, dijo: "Las variaciones entre décadas en la fuerza de los vientos en las regiones más templadas del mundo son un ingrediente crucial que falta en las proyecciones del clima futuro de esas regiones.

   "Al agregar esta variabilidad adicional a los modelos climáticos, demostramos que estos vientos pueden ser una fuente adicional de incertidumbre además del cambio climático. Esto podría significar que dentro de estas regiones, las temperaturas se elevan a niveles altos o bajos relativamente extremos con más frecuencia. Algunas décadas podrían contrarrestar los aumentos de temperatura y las fuertes lluvias provocadas por el cambio climático, en otras épocas podrían hacer estos extremos aún más extremos.

   "Este es otro recordatorio más de que la preparación será crucial a medida que nos enfrentemos a climas regionales más variables como un impacto del cambio climático en el futuro".

   El equipo utilizó datos de observación del viento de Met Office, Copernicus Climate Data Store y NOAA, entre otros, para llevar a cabo su análisis y reforzar las predicciones del modelo climático.

   La gama de temperaturas y precipitaciones que es más probable que se produzcan en las próximas décadas aumentó en un 50% en el norte de Europa, América del Norte y el Mediterráneo, y la incertidumbre casi se duplicó en algunos casos.

   Esto refuerza la investigación anterior que sugiere que las precipitaciones y las temperaturas que son muy poco probables hoy caerán dentro del rango probable en el futuro debido al cambio climático.

   Las proyecciones actualizadas mostraron que el Mediterráneo experimentaría una mayor frecuencia de inviernos más secos que la media. Como los estudios muestran que los inviernos secos en esta región hacen que las olas de calor en Europa sean más comunes el verano siguiente, esto tiene implicaciones para la salud y la infraestructura de varios países.

   El estudio se publica en Communications Earth & Environment.

Contador