Publicado 10/06/2020 17:07CET

La velocidad de las tormentas espaciales, clave para la protección

La velocidad de las tormentas espaciales, clave para la protección
La velocidad de las tormentas espaciales, clave para la protección - NASA

   MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Los meteorólogos espaciales necesitan predecir la velocidad de las erupciones solares tanto como su tamaño para proteger los satélites y la salud de los astronautas.

   Según una investigación de la Universidad de Reading que publica la revista 'Space Weather', al calcular la velocidad de las eyecciones de masa coronal (EMC) cuando golpean la Tierra, los pronosticadores podrían proporcionar advertencias tempranas más útiles.

   Esto ayudaría a los operadores de infraestructura fundamental como los satélites a saber si necesitan tomar medidas evasivas o apagar los sistemas para protegerlos, y advertir a los astronautas cuando necesiten refugiarse dentro de partes protegidas de la Estación Espacial Internacional.

   Las eyecciones de masa coronal son causadas por enormes erupciones de material del Sol, que viajan a través del espacio interplanetario y perturban el propio sistema de campo magnético de la Tierra. Utilizando imágenes solares para medir la velocidad de las EMC cercanas al Sol, es posible pronosticar el tiempo de llegada de una EMC a la Tierra.

   Los operadores de sistemas tecnológicos, como los satélites, que son vulnerables al clima espacial, tienen la oportunidad de tomar medidas para limitar el daño. Sin embargo, los científicos aseguran que tales advertencias podrían ser más útiles si se combinan con información más sofisticada sobre la gravedad de una tormenta cuando golpea la Tierra.

   El profesor Mathew Owens, científico espacial del Departamento de Meteorología de la Universidad de Reading, explica en un comunicado que "no todas las expulsiones de masa coronal desencadenan una tormenta severa, lo que significa que con solo mirar al sol en busca de actividad, obtenemos muchas falsas alarmas donde la acción se toma que no es necesario".

   "Si bien es mejor prevenir que curar, especialmente con la salud de los astronautas, a veces los costos de tomar medidas innecesarias para proteger una red de satélites pueden resultar más costosos que el daño potencial del clima espacial", puntualiza.

   El clima espacial figura como una de las mayores amenazas para muchos países debido a la posibilidad de que las computadoras, las redes de comunicación y los sistemas eléctricos puedan verse afectados. Actualmente se están gastando miles de millones de dólares en nuevas naves espaciales y sistemas para pronosticar y medir mejor las erupciones cuando ocurran.

   En el nuevo estudio los investigadores describen una nueva forma de cuantificar el valor de conocer el tiempo de llegada de EMC. Muestran que la velocidad de las EMC en la Tierra es una información adicional útil que se puede utilizar para reducir la cantidad de falsas alarmas y hacer que los pronósticos sean más valiosos.

   Los científicos creen que su nuevo hallazgo debería ayudar a guiar los esfuerzos futuros para mejorar los pronósticos del clima espacial, ayudando a proteger la infraestructura crítica y la salud de los astronautas en el futuro.