Publicado 14/04/2021 12:38CET

Se verifica la edad de uno de los restos de homo erectus más antiguo

Uno de los dos nuevos especímenes de homínidos, una pelvis parcial, encontrados en el yacimiento de Lago Turkana en Kenia.
Uno de los dos nuevos especímenes de homínidos, una pelvis parcial, encontrados en el yacimiento de Lago Turkana en Kenia. - A. HAMMOND/AMNH

   MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio ha verificado edad y origen de uno de los especímenes más antiguos de Homo erectus, un humano primitivo muy que vagó por el mundo durante casi dos millones de años.

   Al hacerlo, los investigadores también encontraron dos nuevos especímenes en el sitio, probablemente las primeras piezas del esqueleto de Homo erectus descubiertas hasta ahora. Los detalles se publican en la revista Nature Communications.

   "El Homo erectus es el primer homínido que conocemos que tiene un plan corporal más parecido al nuestro y parece estar en camino de ser más humano", dijo en un comunicado Ashley Hammond, curadora asistente de la División de Antropología del American Museum of Natural History's y autora principal del nuevo estudio.

   "Tenía miembros inferiores más largos que miembros superiores, un torso con una forma más parecida al nuestro, una capacidad craneal más grande que los homínidos anteriores y está asociado con una industria de herramientas: es un homínido más rápido e inteligente que el Australopithecus y el Homo más antiguo".

   En 1974, los científicos del sitio de Lago Turkana en Kenia encontraron una de las pruebas más antiguas de H. erectus: un pequeño fragmento de cráneo que data de 1,9 millones de años. El espécimen de East Turkana solo es superado en edad por un espécimen de cráneo de 2 millones de años en Sudáfrica. Pero algunos investigadores argumentaron que el espécimen de Lago Turkana podría haber venido de un depósito fósil más joven y posiblemente fue trasladado por el agua o el viento al lugar donde se encontró. Para identificar la localización, los investigadores se basaron en materiales de archivo y estudios geológicos.

   "Fue 100 por ciento trabajo de detective", dijo Dan Palcu, geocientífico de la Universidad de São Paulo y la Universidad de Utrecht que coordinó el trabajo geológico. "Tuvimos que revisar cientos de páginas de informes antiguos e investigaciones publicadas, reevaluar la evidencia inicial y buscar nuevas pistas. También tuvimos que usar datos satelitales e imágenes aéreas para averiguar dónde se descubrieron los fósiles, recrear la 'escena' y colocarla en un contexto más amplio para encontrar las pistas adecuadas para determinar la edad de los fósiles".

   Aunque se encuentra en un área de recolección de Turkana Oriental diferente a la que se informó inicialmente, el espécimen de cráneo se encontró en un lugar que no tenía evidencia de un afloramiento fósil más joven que pudiera haberse lavado allí. Esto apoya la edad original dada al fósil.

   A 50 metros de esta ubicación reconstruida, los investigadores encontraron dos nuevos especímenes de homínidos: una pelvis parcial y un hueso del pie. Aunque los investigadores dicen que podrían ser del mismo individuo, no hay forma de demostrarlo después de que los fósiles hayan estado separados durante tanto tiempo. Pero podrían ser los primeros especímenes de H. erectus descubiertos hasta ahora, "por debajo de la cabeza".

   Los científicos también recolectaron dientes fosilizados de otros tipos de vertebrados, en su mayoría mamíferos, de la zona. A partir del esmalte, recopilaron y analizaron datos de isótopos para pintar una mejor imagen del entorno en el que vivía el individuo de H. erectus.

   "Nuestros nuevos datos de isótopos de carbono del esmalte fósil nos dicen que los mamíferos encontrados en asociación con los fósiles de Homo en el área estaban pastando en pastos", dijo Kevin Uno, paleoecólogo del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia. "Los datos de isótopos de oxígeno del esmalte sugieren que era un hábitat relativamente árido según las comparaciones con otros datos de esmalte de esta área".

   El trabajo sugiere que este H. erectus temprano se encontró en un paleoambiente que incluía principalmente herbívoros que prefieren ambientes abiertos a áreas boscosas y estaba cerca de un cuerpo de agua estable, como lo documentan las esponjas de agua dulce conservadas en las rocas.

Contador