Publicado 20/05/2020 17:50:57 +02:00CET

VÍDEO Satélites de la ESA rastrean la anomalía magnética del Atlántico Sur

ESA

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

En un área desde África hasta América del Sur, el campo magnético de la Tierra se debilita gradualmente. Este extraño comportamiento ha desconcertado a los geofísicos y está causando perturbaciones técnicas en los satélites que orbitan la Tierra. Los científicos están utilizando datos de la constelación Swarm de la ESA para mejorar nuestra comprensión de esta área conocida como 'Anomalía del Atlántico Sur'.

El campo magnético de la Tierra es vital para la vida en nuestro planeta. Es una fuerza compleja y dinámica que nos protege de la radiación cósmica y las partículas cargadas del Sol. El campo magnético es generado en gran parte por un océano de hierro líquido en espiral sobrecalentado que forma el núcleo externo alrededor de 3.000 kilómetros debajo de nuestros pies. Actuando como un conductor giratorio en una dinamo de bicicleta, crea corrientes eléctricas, que a su vez generan nuestro campo electromagnético en constante cambio.

Este campo está lejos de ser estático y varía tanto en fuerza como en dirección. Por ejemplo, estudios recientes han demostrado que la posición del polo norte magnético está cambiando rápidamente.

En los últimos 200 años, el campo magnético ha perdido alrededor del 9% de su fuerza en un promedio global. Una gran región de intensidad magnética reducida se ha desarrollado entre África y América del Sur y se conoce como la Anomalía del Atlántico Sur.

De 1970 a 2020, la intensidad de campo mínima en esta área se redujo de alrededor de 24.000 nanoteslas a 22.000, mientras que al mismo tiempo el área de la anomalía creció y se movió hacia el oeste a un ritmo de alrededor de 20 km por año. En los últimos cinco años, ha surgido un segundo centro de intensidad mínima al suroeste de África, lo que indica que la Anomalía del Atlántico Sur podría dividirse en dos células separadas.

El campo magnético de la Tierra a menudo se visualiza como un poderoso imán de barra dipolar en el centro del planeta, inclinado alrededor de 11 ° con respecto al eje de rotación. Sin embargo, el crecimiento de la Anomalía del Atlántico Sur indica que los procesos involucrados en la generación del campo son mucho más complejos. Los modelos dipolares simples no pueden explicar el desarrollo reciente del segundo mínimo.

Los científicos del Grupo de Datos, Innovación y Ciencia Swarm (DISC) están utilizando datos de la constelación de satélites Swarm de la ESA para comprender mejor esta anomalía. Los satélites Swarm están diseñados para identificar y medir con precisión las diferentes señales magnéticas que forman el campo magnético de la Tierra. Sus datos sobre la evolución de la anomalía han sido difundidos en una animación gráfica: https://www.youtube.com/watch?time_continue=4&v=YohXS_nka-U&feature=emb_title

Jürgen Matzka, del Centro de Investigación de Geociencias de Alemania, dice en un comunicado: "El nuevo mínimo oriental de la Anomalía del Atlántico Sur ha aparecido en la última década y en los últimos años se está desarrollando vigorosamente. Somos muy afortunados de tener los satélites Swarm en órbita para investigar el desarrollo de la Anomalía del Atlántico Sur. El desafío ahora es comprender los procesos en el núcleo de la Tierra que impulsan estos cambios ".

Se ha especulado si el debilitamiento actual del campo es una señal de que la Tierra se dirige hacia una inversión de polo eminente, en la que los polos magnéticos norte y sur cambian de lugar. Tales eventos han ocurrido muchas veces a lo largo de la historia del planeta y, aunque estamos muy atrasados ​​por la tasa promedio a la que tienen lugar estas reversiones (aproximadamente cada 250 000 años), la disminución de la intensidad en el Atlántico Sur que ocurre ahora está dentro de lo que se considera Niveles normales de fluctuaciones.

A nivel de la superficie, la Anomalía del Atlántico Sur no presenta motivos de alarma. Sin embargo, es más probable que los satélites y otras naves espaciales que vuelan a través del área experimenten fallas técnicas, ya que el campo magnético es más débil en esta región, por lo que las partículas cargadas pueden penetrar las altitudes de los satélites en órbita terrestre baja.

El misterio del origen de la Anomalía del Atlántico Sur aún no se ha resuelto. Sin embargo, una cosa es cierta: las observaciones de campo magnético de Swarm están proporcionando nuevas y emocionantes ideas sobre los procesos apenas entendidos del interior de la Tierra.

Contador