Publicado 14/12/2020 12:10CET

Virgin Galactic investiga un fallo del cohete de su avión espacial

VSS Unity en descenso tras el fallo de su motor de cohete
VSS Unity en descenso tras el fallo de su motor de cohete - VIRGIN GALACTICA

   MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El primer vuelo de prueba del avión suborbital turístico propulsado por cohete de Virgin Galatic desde el Puerto Espacial de la compañía en Nuevo México acabó sin alcanzar el espacio.

   VSS Unity despegó según lo previsto este 11 de diciembre en un vuelo que tenía por objetivo probar elementos de la cabina destinada a los futuros clientes, así como la evaluación de los estabilizadores horizontales mejorados y los controles de vuelo durante el impulso.

   "Después de ser liberado de su nave nodriza, la computadora a bordo de la nave espacial que monitorea el motor del cohete perdió la conexión", dijo el presidente ejecutivo Michael Colglazier en un comunicado. "Tal como se diseñó, esto provocó un escenario a prueba de fallos que detuvo intencionalmente el encendido del motor del cohete".

   El vuelo acabaó así de forma anticipada sin alcanzar el espacio. El vehículo y la tripulación aterrizaron sin problemas. En su cuenta de Twitter, Virgin Galactic explicó que disponen de varios motores listos en Spaceport America. "Comprobaremos el vehículo y pronto volveremos al vuelo" añade la compañía.

   "Como hacemos con cada vuelo de prueba, estamos evaluando todos los datos, incluida la evaluación de la causa raíz de la pérdida de comunicación por computadora. Esperamos poder compartir información sobre nuestra próxima ventana de vuelo en un futuro próximo", agregó.

   Virgin Galactic está desarrollando un sistema de vuelos espaciales diseñado para ofrecer en un futuro próximo a sus clientes una experiencia única y transformadora.

   VSS Unity ha realizado dos vuelos de prueba piloto al espacio suborbital y actualmente está terminando su campaña de prueba en el Spaceport America de Nuevo México. Alrededor de 600 personas han reservado un asiento para volar en esta avión espacial, a un precio de 250.000 euros el pasaje.