Publicado 04/07/2022 09:01

EL 83% DE LOS CIUDADANOS DE LA UE LUCHAN CONTRA EL ESTRÉS RELACIONADO CON LA PANDEMIA (2)

- MIENTRAS EL 83% DE LOS CIUDADANOS DE LA UE LUCHAN CONTRA EL ESTRÉS RELACIONADO CON LA PANDEMIA, UN GRUPO DE EXPERTOS REVELA EL DAÑO QUE ESTO ESTÁ CAUSANDO A LA INMUNIDAD NATURAL

Una investigación del Fruit Juice Science Centre revela por qué necesitamos amar nuestra salud inmunológica, de forma natural

BRUSELAS, 4 de julio de 2022 /PRNewswire/ -- No se puede negar que la pandemia mundial ha causado estragos en los niveles de estrés y ansiedad de las personas, como se desprende de un nuevo informe[1] del Fruit Juice Science Centre - Desafíos del estrés pospandémico - Por qué todos necesitamos amar nuestra salud inmunológica, de forma natural, de adentro hacia afuera - que confirma cómo el 75-83% de los europeos se sienten estresados y ansiosos, dejando nuestra salud inmunológica natural comprometida. Además, hasta tres cuartas partes (71-77%) de los encuestados[1] en el estudio consideran que el estrés afecta negativamente a su salud inmunológica.

La doctora Nisa Aslam explica que, cuando estamos estresados, nuestro cuerpo se esfuerza por combatir cualquier enfermedad que se le presente. "La respuesta del cuerpo al estrés también puede poner a prueba nuestro corazón y nuestra presión arterial".

Es más, hasta uno de cada cuatro europeos no tiene ni idea de lo que significa la inmunidad natural. Para aclarar cualquier confusión, la Dra. Gill Jenkins la describe como "vivir nuestra vida de manera que nuestro sistema inmunitario se mantenga sano, antes de añadir otras protecciones, como la vacunación o el lavado de manos".

"Una buena salud inmunitaria es necesaria durante todo el año. Sin embargo, reforzar nuestra inmunidad natural no tiene por qué ser complicado: está demostrado que 150 ml de zumo de naranja 100% puro al día pueden ayudar gracias a su alto contenido en vitamina C y folato", añade la doctora Gill Jenkins.

La ciencia que respalda el zumo de frutas y la salud inmunitaria está clara. Un vaso de 150 ml de zumo de naranja puro proporciona un impresionante 84% del Valor de Referencia Nutricional (VRN) de vitamina C de una persona. Este zumo de fruta 100% es también una fuente biodisponible de varios otros nutrientes, como el folato, una vitamina B vital para las células sanas, además de ser esencial para el sistema inmunitario, ya que ayuda a la producción y función de anticuerpos.

El potasio presente en el zumo de naranja contribuye a una presión arterial normal y ayuda a que los músculos funcionen con normalidad.

Nuestra salud cardiovascular también recibe una ayuda del zumo de naranja 100% natural. Científicos de la Universidad de Toronto descubrieron que el consumo de zumo de fruta reduce el riesgo de morir de un derrame cerebral en un asombroso 33%.[2]

Por si fuera poco, el polifenol hesperidina se encuentra en abundancia en el zumo de naranja puro: el zumo de naranja exprimido comercialmente contiene tres veces más cantidad de hesperidina antioxidante que el zumo exprimido en casa.

En el nuevo estudio del Fruit Juice Science Centre, más de la mitad (58-75%) de los encuestados no había oído hablar de los "polifenoles", a pesar de que los estudios los relacionan fuertemente con beneficios para la salud vascular y cognitiva.

Los estudios han confirmado que la hesperidina, en particular, proporciona un apoyo antibacteriano y antiviral. Esto ha llevado a los científicos a investigar si la hesperidina podría utilizarse para desarrollar nuevos medicamentos para combatir la Covid-19, ya que la Dra. Nisa Aslam afirma que las pruebas emergentes afirman que este polifenol "puede ser una sustancia novedosa en la lucha contra el coronavirus".

También cabe destacar el efecto prebiótico del zumo de naranja en el intestino. Dado que entre el 70 y el 80% de las células inmunitarias del cuerpo se encuentran en la pared del intestino, es importante fomentar y mantener los tipos de bacterias beneficiosas con alimentos ricos en prebióticos, entre los que se encuentran el ajo, la cebolla, las bayas, los puerros, la alcachofa y la raíz de achicoria.

El efecto del estrés

Aunque el estrés tiene un impacto directo en nuestra salud inmunológica, también puede conducir a otros hábitos poco saludables.

Esto incluye el consumo de alimentos poco nutritivos: entre el 33 y el 35% recurre a la comida para llevar y a los platos preparados para aliviar el estrés. Entre los que están estresados o ansiosos la mayoría de los días, el consumo de alcohol también aumenta en un 21-34%. El alcohol contiene calorías sin valor nutricional, y además puede dificultar la motivación para hacer ejercicio, así como alterar la calidad del sueño, lo que provoca estrés y daña nuestra inmunidad natural.

Es importante practicar técnicas de gestión del estrés. La respiración diafragmática, el ejercicio y el tiempo alejado de los dispositivos digitales pueden ayudar a aliviar esta carga de estrés y ansiedad. De hecho, un estudio demostró que las sesiones de ejercicio de intensidad moderada y vigorosa de menos de 60 minutos mejoraban la actividad de las defensas inmunitarias y la salud metabólica.[3]

Modificar el estilo de vida para mejorar la inmunidad natural

El estado de nuestra inmunidad natural también puede verse afectado por otros complementos nutricionales. La vitamina del "sol", la vitamina D, que se encuentra en el pescado azul, el hígado y los alimentos enriquecidos, es importante, pero en los meses de otoño e invierno, muchos países europeos recomiendan que la población tome un suplemento de vitamina D (200-800 iu diarias, según el país). Como la vitamina D se produce principalmente cuando la luz solar incide en nuestra piel, los meses más oscuros del norte de Europa e incluso los días nublados del verano no proporcionan suficiente luz solar para salvaguardar los niveles óptimos en sangre".

Otros alimentos ricos en folato son las verduras de hoja verde, los garbanzos y las alubias, los cereales enriquecidos, el brócoli y las coles de Bruselas, mientras que los ácidos grasos omega-3 también proporcionan un impulso a la inmunidad natural. Se pueden encontrar en el pescado azul, los frutos secos y las semillas.

Se ha demostrado que dedicar tiempo a dormir bien ayuda a nuestra salud inmunitaria; entre el 30 y el 43% de las personas que se sienten estresadas la mayoría de los días duermen menos de seis horas por noche. Relájese antes de acostarse y apague los dispositivos digitales una hora antes de acostarse.

La Dra. Gill Jenkins concluye que si tomamos todas las medidas adecuadas, podemos mejorar nuestra inmunidad natural, nos preparamos para tener éxito en la lucha contra posibles enfermedades. "Todos podemos mejorar nuestra inmunidad natural, así que hagámoslo ahora antes de que sea demasiado tarde".

4 consejos de la Dra. Nisa Aslam y Dra. Gill Jenkins para optimizar la salud inmunitaria de forma natural:

#1. Destrucción diaria del estrés: Practicar actividades que alivien el estrés, como caminar en la naturaleza, la respiración diafragmática y el alejamiento de los dispositivos digitales. "Esto, a su vez, puede ayudar a conciliar el sueño y aumentar la motivación para comer alimentos más saludables," dijo la Dra. Nisa Aslam.

#2. Activarse: Hacer ejercicio, ya sea caminar a paso ligero, correr o hacer ejercicios en casa. "Intente aumentar su ritmo cardíaco y sudar al menos un par de veces a la semana. El subidón de endorfinas para sentirse bien hace maravillas para mejorar el mal humor y reducir los niveles de estrés," dijo la Dra. Jenkins.

#3. Dulce sueño: Garantizar un sueño suficiente y de calidad. Relajarse antes de ir a la cama permite un sueño más reparador, y seguir un horario de sueño y vigilia constante hace que el cuerpo se adapte a una rutina saludable y esté preparado para dormirse a una hora determinada.

#4. Aumentar la salud inmunológica de forma natural: Es esencial optimizar nuestra salud inmunitaria natural durante todo el año. La Dra. Nisa Aslam afirma: "Un consejo sencillo y diario que ayuda a reforzar nuestra salud inmunitaria y es muy fácil es beber una ración de 150 ml de zumo de naranja puro. Contiene nutrientes esenciales que se ha demostrado que ayudan a nuestra salud inmunitaria y es una forma sencilla de ayudar a optimizar nuestra inmunidad natural, además de aportar una de nuestras 5 recomendaciones diarias. Además, contiene un 84% de vitamina C, el valor de referencia nutricional (VRN), el objetivo dietético mínimo establecido en Europa.

[1] Europeans Wrecking Their Immune Health Thanks To COVID-19 Stress - Why we all need to love our immune health, naturally, inside out; Winter 2022

[2] https://fruitjuicesciencecentre.eu/en/news/new-super-study-looks-at-role-of-fruit-vegetables-and-juices-in-lowering-cardiovascular-risk-in-4-million-adults#:~:text=Looking%20at%20the%20detail%2C%20the,lowered%20risk%20by%2013%20percent.

[3] https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2095254618301005 - El vínculo convincente entre la actividad física y el sistema de defensa del organismo