Publicado 22/10/2021 08:01CET

Educar a los niños sobre una buena higiene es clave para ayudar a reducir futuras amenazas para la salud

LONDRES, 22 de octubre de 2021 /PRNewswire/ -- La pandemia de COVID-19 ha aumentado la concienciación a nivel mundial sobre el papel que pueden desempeñar las medidas de higiene, como el lavado de manos, en la prevención de infecciones.

Lavarse las manos en los momentos de alto riesgo es una forma probada y rentable de reducir las infecciones comunes hasta en un 50%. Una investigación del University College London muestra un descenso en el cumplimiento del lavado de manos, con un 44% de adultos que se lavaban siempre las manos con agua y jabón en julio de 2021, frente al 55% de finales de 2020.

Los entornos comunitarios, como las escuelas, ofrecen múltiples oportunidades para la propagación de infecciones, pero muchas escuelas no enseñan los beneficios de la higiene para ayudar a prevenir enfermedades. Una encuesta realizada por The Global Hygiene Council pone de manifiesto la necesidad de mejorar la educación sobre la higiene de las manos entre los niños de primaria, ya que el 40% de los niños de primaria no utiliza siempre jabón para lavarse las manos y el 47% cree erróneamente que unas manos de aspecto limpio están libres de gérmenes.

Una nueva investigación publicada en BMC Public Health destaca que ha llegado el momento de impulsar intervenciones de higiene en las escuelas primarias para aumentar los comportamientos de lavado de manos y reducir la transmisión de infecciones.

El principal autor Kelly Schmidtke, Warwick Medical School, comentó: "Las intervenciones conductuales contribuyen a mejorar el comportamiento inmediato de las personas, al tiempo que fomentan la formación de hábitos a largo plazo. Al mejorar la educación y los hábitos de lavado de manos en los niños, se pueden reducir las tasas de absentismo escolar y las bajas laborales de padres y profesores."

Los organismos sanitarios advierten de la inminente "triple amenaza" que suponen los virus estacionales: los repuntes recurrentes de COVID-19 y los picos de gripe estacional y las infecciones por el virus respiratorio sincitial (VRS) entre los niños. Es fundamental mejorar los comportamientos de lavado de manos para reducir la propagación de las infecciones.

El programa Banega Swachh India de Reckitt es un ejemplo de éxito de un programa de educación sobre higiene en las escuelas. El programa, que se lleva a cabo desde 2014, ha impartido educación sobre higiene esencial a más de 20 millones de niños en la India.

La investigación de Warwick Medical School ha permitido a Reckitt crear The Hygiene Quest, un nuevo programa mundial de cambio de comportamiento en materia de higiene que ofrece a las escuelas un plan de estudios divertido para impulsar la educación y mejorar la salud de los niños y sus familias.

Dado que es más probable que se produzcan brotes de enfermedades infecciosas hasta 2030, es vital que se aproveche la educación en materia de higiene en las escuelas para proteger la salud de las generaciones venideras.