Publicado 03/08/2022 09:38

El Equipo Nacional Olímpico de natación sincronizada se despide de las gafas con las Lentes ICL

Equipo de natación sincronizada 5.
Equipo de natación sincronizada 5. - Equipo de natación sincronizada 2

 (Información remitida por la empresa firmante)

Cada vez más y más personas escogen ver el mundo desde otra perspectiva con las Lentes ICL, un método seguro y eficaz para conseguir una excelente calidad visual. Se conocen los detalles del procedimiento a través de cuatro testimoniales que cuenta en primera persona su experiencia tras someterse a este procedimiento de corrección visual que ha supuesto un gran cambio en sus vidas: Alisa Ozhogina, Paula Ramirez y Mayuko Fujiki, miembros del equipo nacional olímpico de natación artística, y la enfermera

La incomodidad de no ver bien es algo que solo entenderán aquellas personas que lo padecen. Para estas cuatro chicas, ser miopes suponía un impedimento tanto profesional como personal. Sin duda, corregirse la visión es una de las cosas que cambia la vida para mejor, ganando en libertad, autonomía y calidad de vida. La intervención con Lentes ICL permite eliminar la dependencia de gafas y lentillas de forma rápida e indolora. Además de un beneficio estético para muchos pacientes, esto supone una serie de ventajas a nivel funcional. Desde deportistas que ya no tienen que escoger entre comodidad y visión, hasta profesionales de la salud que su tipo de trabajo no tiene compatibilidad con gafas ni lentillas.

Esther Gómez, enfermera, divulgadora y profesora, es todo un referente en redes sociales por visibilizar la salud desde un punto de vista educativo, siendo una de las voces emergentes y pilares médicos durante la pandemia de Covid19 en Instagram con @mienfermerafavorita donde cuenta actualmente con 170.700 seguidores. Ella ya ha corregido su visión con las Lentes ICL y cuenta su experiencia. "Tuve en mente muchas veces corregir mi visión, pero no me había terminado de informar nunca en profundidad y no conocía muy bien el procedimiento. En mi caso la corrección visual era por comodidad para mi trabajo y mi día a día personal. Cuando conocí la opción Lentes ICL me pareció la mejor opción, la más segura, fiable y la que se ajustaba mejor a mis necesidades. Me asaltaron un mar de dudas, no estaba familiarizada con este procedimiento, no sabía el tiempo que duraría la intervención, qué pruebas había que realizar, si yo iba a ser una buena candidata, si afectaría a mi ritmo laboral, como serían los cuidados post operatorios o la necesidad de baja laboral. Todas las dudas se resolvieron en la primera visita médica en la que me sentí tremendamente satisfecha con la información que me facilitaron y cuando el doctor confirmó que era apta para el procedimiento decidí dar el paso y corregir mi miopía." 

Por otro lado, el hecho de hacer deporte con gafas o lentillas supone un impedimento para el equipo olímpico español de natación sincronizada ya que el reglamento de algunas disciplinas deportivas prohíbe el uso de gafas o lentillas. Por ejemplo, todos aquellos que practiquen algún deporte acuático, no pueden usar lentes de contacto por el riesgo de infección. Su única alternativa serían las gafas de natación con cristales graduados, pero éstas limitan el campo de visión.

La corrección visual para deportistas que practiquen natación artística es una de las opciones más recomendables, ya que una buena visión puede marcar la diferencia. Las Lentes ICL proporcionan libertad sin renunciar a una excelente calidad de visión. Alisa Ozhogina y Paula Ramírez son nadadoras del equipo nacional de natación sincronizada, y Mayuko Fujiki su entrenadora. A lo largo de su historia este equipo ha ganado 4 medallas olímpicas. Para las tres, la visión es algo imprescindible y muy necesario en el día a día. En el agua siempre tenían muchos problemas a la hora de nadar sin ver al 100% o, en el caso de Paula y Alisa, no podían ver con claridad las instrucciones de Mayu durante el entrenamiento y las competiciones.

Mayu cuenta que "el hecho de usar lentillas formaba parte de mi vida y estaba acostumbrada, pero por mi trabajo estoy cada día en las instalaciones de la piscina – un ambiente con mucho cloro en el aire-. Desde hace 5 años qestaba valorando corregir su visión y qué método sería el mejor para ella. "Me convencí a hacerlo con Lentes ICL porque no modifican la córnea ni quitan el cristalino, solo añaden una ayuda a mi ojo para corregir mi visión, método por el cual me siento muy cómoda y me daba mucha seguridad."

Paula siempre ha llevado gafas, pero no fue hasta hace pocos años que empezó a usar lentillas, pero nunca dentro del agua, ya que era peligroso para su ojo. "Aunque me guste llevar gafas, son incómodas para el día a día, pero sobre todo era para poder entrenar y competir mil veces más a gusto o poder ver a mi entrenadora claramente cuando me corrige la técnica. Las Lentes ICL es la opción perfecta ya que están en harmonía con mi ojo natural y, si por cualquier cosa cambia mi visión de nuevo, son explantables."

La técnica para colocar e implantar las Lentes ICL es un procedimiento quirúrgico ambulatorio y sencillo, el médico administra al paciente colirios en gotas para dilatar las pupilas del paciente y anestesiar los ojos. Para preparar el implante el doctor realiza una pequeña abertura de menos de 3mm en la base de la córnea para insertar la lente y ajustar la colocación adecuada dentro del ojo: detrás del iris y delante del cristalino, sin modificar las estructuras naturales del ojo ni eliminar tejido de la córnea. Es un proceso que dura entre 20–30 minutos y es indoloro por la medicación previa anestésica. Tras la inserción de la Lente ICL el paciente mejora de inmediato su visión. Las Lentes ICL están hechas de Colámero®, un material propio de STAAR Surgical, blando y flexible, biocompatible con la anatomía y química del ojo para convivir en armonía natural a largo plazo. Todo esto genera una serie de beneficios para el paciente, ya que el procedimiento no conlleva riesgo de inducir ojo seco y el doctor puede extraer la lente, lo que permite flexibilidad para el futuro. Las Lentes ICL ofrecen una mejor calidad visual que las gafas, el ojo no está expuesto a la sequedad que pueden producir las lentillas u otras opciones de corrección visual ni al riesgo acumulado de infección que se produce con el uso prolongado de lentillas.

Los principales beneficios de las Lentes ICL incluyen, entre otros: no induce sequedad ocular, aportan una excelente calidad de visión tanto de día como de noche, están en completa armonía con el  ojo natural sin modificarlo, están hechas a la medida para las caracterí;sticas únicas de tus ojos y el material Colámero® brinda protección constante contra los rayos UV.


Contacto
Nombre contacto: Marina Delgado
Descripción contacto: Marina Delgado
Teléfono de contacto: 661331234

Contador