Publicado 17/12/2020 07:01CET

El opaganib, candidato de RedHill para COVID-19, reduce los coágulos sanguíneos relativos al ARDS (1)

- El opaganib, candidato de RedHill para COVID-19 en fase 2/3, reduce los coágulos sanguíneos relativos al ARDS en el modelo preclínico

La trombosis (coágulo sanguíneo) inducida por el síndrome del estrés respiratorio agudo (ARDS) puede causar que hasta un tercio de pacientes con COVID-19 requieran ingreso en UCI y es un factor contribuyente de mortalidad.

El opaganib demostró una trombosis reducida en un modelo preclínico de ARDS.

El opaganib también ha demostrado inhibir la réplica viral de SARS-CoV-2 así como los marcadores pro-inflamatorios en modelos preclínicos relevantes.

Los datos de primera línea del estudio estadounidense de fase 2 de opaganib administrado oralmente en pacientes con COVID-19 grave, evaluando las señales de seguridad y eficacia potencial, se esperan para finales de este mes tras la última dosis administrada al último paciente el 26 de noviembre.

Los datos de primera línea de un estudio global de fase 2/3 de opaganib en pacientes con COVID-19 grave, actualmente más del 60% reclutado, se esperan para el primer trimestre de 2021 con aplicaciones de uso de emergencia potenciales a continuación.

TEL AVIV, Israel y RALEIGH, N.C., 17 de diciembre de 2020 /PRNewswire/ -- RedHill Biopharma Ltd. [https://www.redhillbio.com/RedHill/] ("RedHill" o la "Compañía"), una compañía biofarmacéutica especializada, ha anunciado hoy prometedores resultados preliminares de un estudio preclínicos dentro del cual opaganib, un nuevo inhibidor selectivo de la esfingosina quinasa 2 (SK2) administrado oralmente, (dosis de 250 mg/kg,) demostrando una reducción de la trombosis (coágulo sanguíneo) en un síndrome de estrés respiratorio agudo (ARDS), un modelo animal preclínico diseñado para medir los riesgos trombóticos (coágulo de sangre).

https://mma.prnewswire.com/media/1334141/RedHill_Biopharma_L... [https://mma.prnewswire.com/media/1334141/RedHill_Biopharma_L...]

Este último hallazgo señala hacia otro beneficio potencial de opaganib para pacientes con COVID-19, además de la inhibición ya establecida de réplica de SARS-CoV-2 y la posible reducción en la respuesta hiper-inmune por opaganib. Tras estos hallazgos preliminares, se está planificando trabajo adicional para evaluar el rango de dosis de opaganib fisiológicamente y farmacológicamente relevantes con respecto a la reducción de trombosis.

"El síndrome de estrés respiratorio agudo (ARDS) es uno de los resultados más peligrosos de enfermedad de COVID-19, poniendo a los pacientes de COVID-19 gravemente enfermo con un mayor riesgo de trombosis venosa potencialmente fatal y embolismo pulmonar. Actualmente hay opciones muy limitadas disponibles para los médicos que han demostrado ser efectivas contra el ARDS, y específicamente contra la trombosis inducida por ARDS", indicó Reza Fathi, PhD., vicepresidente sénior de I+D de RedHill. "Los resultados de nuestro estudio muestran que opaganib 250 mg/kg redujo la longitud, peso y puntuación de trombo en un modelo preclínico de ARDS. Esto añade las actividades antivirales y antiinflamatorias conocidas de opaganib y ofrece el potencial para un efecto de triple acción único en los procesos patofisiológicos con enfermedad de COVID-19. Opaganib, que se dirige a un componente de célula anfitriona, minimiza potencialmente la probabilidad de resistencia debido a mutaciones virales. Antes de finales de este mes, esperamos perspectivas de datos clínicos de primera línea en las señales de eficacia y seguridad de opaganib desde el estudio de fase 2 estadounidense no promovido en el que el último paciente ha recibido su última dosis el 26 de noviembre, seguido en el primer trimestre de 2021 por los datos de primera línea del mayor estudio global de fase 2/3, que está propulsado por su eficacia y ya ha reclutado más del 60%".

"El modelo de trombosis ARDS que utilizamos para realizar este trabajo está validado y es altamente predictivo, y los resultados que vimos con opaganib son impresionante y prometedores", afirmó Sebastien Labbe, Ph.D., director de Translational Research en IPS Therapeutique Inc., que desarrolló el estudio. "Los resultados ofrecen perspectivas del efecto potencial altamente deseable de opaganib para uso en pacientes con COVID-19 grave, cuyo pronóstico puede ser muy pobre".

La trombosis inducida por ARDS puede producirse en hasta un tercio de pacientes con COVID-10 que requieren ingresos en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y hasta un 9% de todos los pacientes hospitalizados([1]) y se asocia con un pobre pronóstico. El estudio preclínico fue diseñado para evaluar la eficacia de opaganib para reducir la incidencia de efectos tromboembólicos adversos in situ en el modelo inducido por lipopolisacáridos (LPS) de inflamación pulmonar, un modelo fiable de ARDS que puede imitar la inflamación de COVID-19 ([2]).

Los resultados del estudio preclínico de opaganib son preliminares y se ofrecieron a la Compañía por una tercera parte independiente tras un análisis independiente inicial y siguen sujetos a revisión y análisis adicionales. Dicha revisión y análisis puede resultar en hallazgos inconsistentes con los resultados revelados en este comunicado y pueden no replicarse en futuros estudios clínicos o preclínicos.

El opaganib es un nuevo inhibidor selectivo de la esfingosina quinasa 2 (SK2) administrado oralmente con una actividad antiinflamatoria y antiviral doble que actúa sobre la causa y los efectos de la enfermedad de COVID-19, dirigido al componente de célula anfitriona implicado en la replicación viral, minimizando potencialmente la probabilidad de resistencia debido a mutaciones virales.

Un estudio estadounidense de fase 2 con opaganib en pacientes con neumonía grave por COVID-19 (NCT04414618 [https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT04414618?term=NCT0441...]) ha completado la reclutación de los 40 sujetos, y el último paciente ha recibido su última dosis. Los datos de primera línea se esperan a finales de este mes. Este estudio de fase 2 no está impulsado por la eficacia y se centra en la evaluación de seguridad e identificación de señales de eficacia.

En paralelo, la reclutación en el estudio de fase 2/3 global de 270 pacientes con opaganib en pacientes con neumonía grave por COVID-19 (NCT04467840 [https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT04467840?term=NCT0446...]) se ha completado a más del 60%. El estudio está aprobado en seis países y está en vías de ofrecer datos de primera línea en el primer trimestre de 2021. Este estudio se centra y está promovido para una evaluación de eficacia, y recientemente recibió una recomendación unánime para continuar un Data and Safety Monitoring Board (DSMB) independiente, tras una revisión de seguridad preprogramada de los primeros 70 pacientes que han sido tratados durante 14 días. El DSMB tiene previsto realizar una segunda revisión de seguridad este mes a los primeros 135 pacientes que han alcanzado la conclusión primaria, y luego se realizará un análisis preprogramado, no ciego, provisional de los datos de eficacia de los mismos pacientes. La Compañía seguirá cegada a estos datos.

Acerca del opaganib (ABC294640, Yeliva(®))

El opaganib, una nueva entidad química, es un novedoso inhibidor selectivo de la esfingosina quinasa 2 (SK2) que se administra en forma oral, con actividad triple única sobre los procesos patofisiológicos asociados con la enfermedad de COVID-19, que apunta al componente celular del huésped, lo minimiza potencialmente la probabilidad de desarrollar resistencia debido a mutaciones virales. El opaganib también ha mostrado actividad anticancerígena y tiene el potencial de apuntar a múltiples indicaciones oncológicas, virales, inflamatorias y gastrointestinales.

(CONTINUA)