Publicado 18/03/2021 08:01CET

Standard Ethics sube el rating de Red Eléctrica (VI)

Requerimientos estándares para las sociedades cotizadas

Para las sociedades cotizadas, se asigna la “triple E” si se cumplen algunas condiciones estándares, como por ejemplo, la referencia en los estatutos al respeto de la Declaración universal de los derechos humanos aprobada por las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 (y de las principales normas internacionales que la completan y la complementan) y en términos generales, que la estructura de estas sociedades cumpla con las pautas de sostenibilidad y gobernanza corporativa más avanzadas. Las condiciones fundamentales que las empresas cotizadas deben respetar son las siguientes: una posición competitiva y no monopolista y sin la participación en carteles competitivos; cerciorarse de que sus acciones estén cotizadas, que puedan ser compradas libremente y que se beneficien de los mismos derechos sustanciales (por ej., los acuerdos de sindicación, según su tipología, pueden conllevar una evaluación negativa); una propiedad muy extensa del capital y sin posiciones dominantes o accionistas de control, con el contrapeso por otra parte de herramientas adecuadas de gobierno y control; que todos los integrantes del consejo de administración sean independientes de la propiedad y sometidos a un Código de Conducta que garantice una labor transparente; un procedimiento interno y de control que verifique el cumplimiento de los estándares más avanzados reconocidos a nivel internacional en el ámbito social y medioambiental (ONU, OCDE, UE). Otros puntos positivos son: una selección del personal transparente (incluidos los altos cargos); un organismo independiente de vigilancia interna (y/o de gestión de riesgos) en conexión con la Asamblea de los Accionistas y que forme parte del Consejo de Administración, para verificar el cumplimiento de las indicaciones comunitarias y de los principios de la UE, de la ONU y de la OCDE, en el ámbito de los conflictos de intereses, de la gobernanza corporativa, de la contabilidad y de finanzas extraordinarias; un servicio de comunicación y relaciones públicas que de conformidad con las últimas normas y el principio “cumplir o dar explicaciones” se comunique con el exterior con regularidad e independencia.

   

Vulnerabilidad y análisis de los riesgos                                                                                                                                                               

El Standard Ethics Rating no es una calificación predictiva ni tampoco un modelo probabilista. Sin embargo, como dijo el economista Irving Fisher: “la sombra del futuro se proyecta en el presente”; por consiguiente, el análisis llevado a cabo tanto en las políticas como en la gobernanza corporativa destaca niveles de vulnerabilidad implícita frente al futuro. Vulnerabilidad que procede de riesgos económicos, operativos y de reputación. Desde 2011, Standard Ethics clasifica estos últimos, a diferencia de las prácticas más difundidas, como riesgos primarios y secundarios, donde los riesgos de reputación primarios tienen su propia naturaleza y no proceden de los riesgos operativos. Esta clasificación incorpora elementos originales en el análisis de la vulnerabilidad y nos lleva a pensar que las sociedades con al menos una “doble E” son las más adecuadas bajo un prisma estructural para hacer frente a eventos negativos severos (económicos, operacionales o de reputación) y más capaces de reducir la potencial frecuencia de estas amenazas.

   

Evaluación de los eventos negativos

Las evaluaciones de Standard Ethics no son predictivas y por lo tanto no se focalizan primariamente en el análisis de los eventos negativos y sus efectos futuros, sino en lo adecuado de las correcciones organizativas que la empresa facilita en el acto para reducir el riesgo que un acontecimiento parecido pueda repetirse. Si en un espacio de tiempo razonable, las soluciones propuestas resultaran inadecuadas para la clase de calificación que tiene la empresa, la propia clase será llevada proporcionalmente al nivel más adecuado.

   

Índices de Standard Ethics                                                                     

Cada índice de Standard Ethics es un Open Free Sustainability Index y prevé una completa divulgación: la metodología, los criterios de selección, los pesos y la fórmula de cálculo son públicos y pueden libremente emplearse, sin costes, como benchmank en materia de sostenibilidad y finanzas sostenibles.

   

Para cualquier información sobre Standard Ethics y su gobernanza véase el sitio: www.standardethics.eu.

   

Advertencia legal

El STANDARD ETHICS RATING es el resultado de un trabajo científico que se lleva a cabo desde 2004 para brindar un marco actualizado del mundo económico en relación con los principios éticos promovidos por las grandes organizaciones internacionales. Por consiguiente, con la publicación de sus calificaciones, Standard Ethics no pretende, en ningún caso, solicitar la compra o la venta de títulos cualesquiera que sean los emisores. ______________________________________________________

Communication and Public Affairs Office      

www.standardethics.eu

headquarters@standardethics.eu

Tracey Waters – Communications Manager

tracey.waters@standardethics.eu

Filippo Cecchi – Communication & Public Affairs, Director

filippo.cecchi@standardethics.eu