Publicado 27/07/2020 14:26CET

Las vacunas contra la gripe y la neumonía han llevado a un menor riesgo de demencia por Alzheimer (1)

- De la Alzheimer's Association International Conference 2020: Las vacunas contra la gripe y la neumonía han llevado a un menor riesgo de demencia por Alzheimer

CHICAGO, 27 de julio de 2020 /PRNewswire/ -- Las vacunas contra la gripe (influenza) y neumonía se suelen asociar a un riesgo reducido de enfermedad de Alzheimer, según una nueva investigación de la Alzheimer's Association International Conference [https://c212.net/c/link/?t=0&l=es&o=2867701-1&h=802957737&u=...]® (AAIC®) 2020.

https://mma.prnewswire.com/media/1219566/AAIC_2020_Logo.jpg [https://mma.prnewswire.com/media/1219566/AAIC_2020_Logo.jpg]

Tres estudios de investigación mostrados en AAIC 2020 sugieren:

-- Al menos una vacuna de gripe estacional estuvo asociada con una reducción de un 17% en la incidencia del Alzheimer. La vacuna de la gripe se asoció con más frecuencia a una reducción de otro 13% en la incidencia del Alzheimer. -- La vacuna contra la neumonía entre los 65 y los 75 años ha reducido el riesgo del Alzheimer en hasta un 40%, dependiendo de los genes individuales. -- Las personas con demencia poseen un riesgo superior de fallecimiento (6 veces) después de las infecciones frente a todas aquellas que tienen demencia (3 veces).

"Con la pandemia de la COVID-19, las vacunas están al frente de los debates de salud pública. Es importante explorar su beneficio, no solo en lo que respecta a la protección viral o infección por bacteria, sino también mejorar los resultados de salud a largo plazo", explicó Maria C. Carrillo, Ph.D. y responsable de ciencias de la Alzheimer's Association.

"Podría pasar a ser tan sencillo como si te preocupas de la salud de esta forma - vacunándote - también te estás ocupando de ti mismo de otra forma, y todo ello añade un riesgo bajo de Alzheimer y de otras demencias", explicó Carrillo. "Esta investigación, aunque primaria aún, insta a estudios superiores en ensayos clínicos grandes y diversos para informar acerca de las vacunaciones que reducen la estrategia de la salud pública en lo que respecta al riesgo de desarrollar demencia según envejecemos".

La vacuna de la gripe de temporada podría reducir la incidencia de la demencia en el AlzheimerLas investigaciones anteriores sugieren que las vacunas podrían tener el factor de protección contra la pérdida cognitiva, pero no hay grandes estudios completos centrados en la vacuna de la gripe (influenza) y en el riesgo de la enfermedad de Alzheimer, específicamente. Para hacer frente a este vacío, Albert Amran, estudiante de medicina de la McGovern Medical School del University of Texas Health Science Center de Houston, y su equipo, investigaron un gran set de datos de salud registrados en América (n=9.066).

Amran y su equipo descubrieron que tener una vacuna de la gripe estaba asociado a una prevalencia inferior de Alzheimer (media de probabilidad de 0,83, p<0,0001), y entre los pacientes vacunados que recibían la vacuna de la gripe con mayor frecuencia estaba asociada una menor prevalencia aún del Alzheimer (medida de probabilidad de 0,87, p=0,0342). Es por ello, que las personas que recibían de forma consistente su vacuna anual contra la gripe tenían un menor riesgo de padecer Alzheimer. Esto se traduce en un riesgo reducido cerca de un 6% en lo que respecta a padecer enfermedad de Alzheimer para los pacientes de entre 75 y 84 años durante 16 años.

Los investigadores han descubierto que la asociación de protección entre la vacuna de la gripe y l riesgo de padecer Alzheimer fue superior para los que recibieron su primera vacuna a una edad más temprana - por ejemplo, las personas que recibieron su primera vacuna documentada contra la gripe a una edad de 60 años se beneficiaron más que los que la recibieron a la edad de 70 años.

"Nuestro estudio sugiere que el uso regular de una intervención accesible y relativamente rápida - la vacuna de la gripe - podría reducir de forma considerable el riesgo de padecer demencia por Alzheimer", comentó Amran. "Es necesario llevar a cabo una investigación superior para explorar el mecanismo biológico para este efecto - por qué y cómo funciona en el cuerpo - que es importante a la vez que exploramos las terapias de prevención efectivas para el Alzheimer".

La vacuna de la neumonía podría reducir el riesgo de Alzheimer tardío en la vidaReadaptar las vacunas existentes podría ser una aproximación prometedora a la prevención de la enfermedad de Alzheimer. Svetlana Ukraintseva, Ph.D. y profesora de investigación asociada en la Biodemography of Aging Research Unit (BARU) del Duke University Social Science Research Institute, y su equipo, han investigado las asociaciones entre la vacuna por neumococo, con o sin acompañamiento de la vacuna por gripe de temporada, y el riesgo de enfermedad de Alzheimer entre 5.146 participantes de más de 65 años en el Cardiovascular Health Study. El equipo tuvo en cuenta además un factor de riesgo genético conocido para el Alzheimer -- el alelo rs2075650 G en el gen TOMM40.

Los investigadores descubrieron que la vacuna neumococo entre los 65 y 75 años reducía el riesgo de desarrollar Alzheimer entre un 25% y un 30% tras ajustarse al sexo, raza, cohorte de nacimiento, formación, fumar y cifra de alelos G. La reducción en el riesgo de padecer Alzheimer (hasta un 40%) observada entre las personas vacunadas contra la neumonía que no eran portadores del gen de riesgo era mayor. La cifra total de vacunas contra la neumonía y la gripe entre los 65 y los 75 años también se asociaba a una cifra menor de Alzheimer; pese a ello, el efecto no era evidente solo para la vacuna de la gripe.

"Las vacunas contra la neumonía antes de los 75 años podrían reducir el riesgo de Alzheimer al final de la vida, dependiendo del genotipo individual", explicó Ukraintseva. "Estos datos sugieren que la vacuna por neumococo podría ser un candidato prometedor de la prevención del Alzheimer, sobre todo en no portadores de algunos genes de riesgo".

La sostenibilidad por infección aumenta la mortalidad en las personas con demenciaLas personas que viven con demencia suelen experimentar otras condiciones de salud, incluyendo las víricas, de bacteria y otras infecciones. Existe una tendencia cada vez mayor en la investigación para investigar si las infecciones podrían empeorar, suponer una amenaza para la vida o causar demencia.

Janet Janbek, estudiante Ph.D. del Danish Dementia Research Centre, Rigshospitalet y de la University of Copenhagen en Dinamarca, junto al equipo, utilizaron los datos de los registros de salud internacionales para investigar la mortalidad en los residentes daneses de más de 65 años (n=1.496.436) que visitaron el hospital y padecían una infección. Descubrieron que las personas con demencia y este tipo de visitas al hospital tenían una posibilidad de muerte 6,5 veces superior en comparación a las personas que no lo tenían. Los participantes en el estudio con demencia solo o con infecciones relacionadas tenían una tasa aumentada en tres veces. La tasa de mortalidad fue superior a los 30 días tras la vista al hospital.

Los investigadores descubrieron además que para las personas que padecían demencia, las tasas de mortalidad siguieron siendo elevadas a los 10 años de comenzar las visitas a hospitales relacionadas con la infección inicial (incluyendo infecciones importantes, como la sepsis y hasta infecciones de oído menores), donde fueron superiores en comparación con las personas sin demencia o sin una visita al hospital relacionada con la infección.

(CONTINUA)