30 años del fallecimiento de Nicolás Guillén, el poeta cubano que defendió la cultura negra en Iberoamérica

Publicado 16/07/2019 9:04:39CET
Nicolás Guillén
Nicolás Guillén - YOUTUBE

   LA HABANA, 16 Jul. (Notimérica) -

   La cultura negra halló en Nicolás Cristóbal Guillén uno de sus más férreos defensores, el natural de La Habana, reivindicó lo que determinó como 'el color cubano'. El poeta entendía la cultura negra como parte de los procesos de transculturación y mestizaje y defendía un rasgo distintivo de Latinoamérica.

   Guillén nació el 10 de julio de 1902 en Camagüey (Cuba). Su padre, Nicolás Guillén Urra, fue asesinado durante una revuelta política en 1917. Esta muerte marcaría la vida del poeta.

   El también periodista y activista cubano estudió hasta 1919 y al año siguiente empezó a publicar sus obras, además de colaborar en revistas como 'Gráfico' y 'Camagüey'. Su primer volumen de poemas, publicado en 1922, se llamó 'Cerebro y corazón'. Empezó a estudiar Derecho pero lo dejó al poco tiempo y se dedicó a dirigir la revista 'Lys'.

   En 1926 se instaló en La Habana y consiguió un trabajo en la Secretaría de Gobernación. Durante esta época su actividad literaria fue muy intensa, además entabló amistad con García Lorca y Langston Hughes. Tras la edición de 'Motivos de Son', en el Diario de Marina en 1930, la popularidad de Guillen subió rápidamente.

   El reconocimiento de Guillén continuó aumentando en los años siguientes y solo el golpe de estado de 1934 de por Fulgencio Batista frenó su carrera. Ese año se editó la obra que mostró su crecimiento intelectual y su malestar con la situación social del país: 'West Indies, Ltd'.

   Guillén viajó a México en 1937 para asistir al congreso organizado por la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios. Allí publicó su poemario popular 'Cantos para soldados y sones para turistas'. También estuvo en España --en plena guerra civil-- en el II Congreso Internacional de Escritores de Defensa de la Cultura. En España escribió el poema 'España. Poema de cuatro angustias y una esperanza' (1937).

   Unos años antes, el poeta se había afiliado al Partido Comunista pero cuando llegó a La Habana se sorprendió por la ilegalización del partido y la inestabilidad económica. Sus actividades políticas, la colaboración con el periódico 'Hoy' y sus deberes como dirigente del Frente Nacional Antifascista consumían gran parte de su tiempo desde 1939 a 1941.

   En 1945 inició un recorrido por Iberoamérica pasando por Venezuela, Colombia, Chile, Perú, Brasil, Uruguay y Argentina. En 1947 publicó 'El son entero' mientras estaba en el país argentino. En los años siguientes seguiría editando diversas obras como 'Elegía a Jesús Menéndez' (1948), 'Las coplas de Juan Descalzo' (1951) o 'Elegía cubana' (1951). Guillén participó también en el Consejo Mundial por la Paz en Praga y Viena, además viajó a Rusia y a algunos países asiáticos.

   

   La dura situación que vivía Cuba durante los años 50 le obligó a exiliarse en París en 1958 pero regresó tras el triunfo de la Revolución Cubana. En 1961 se fundó en La Habana la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), organización de la que sería presidente hasta el día de su muerte.

   Durante la década de los 70 prosiguió con la publicación de más obras y en 1972 se editó 'Obras Completas', un recopilatorio de sus primeros trabajos. También salió su 'Nueva antología mayor' y ya en los 80 publicó 'Obra poética'. En 1983 el poeta cubano recibió el Premio Nacional de Literatura.

   Guillén falleció el 17 de julio de 1989, hace hoy 30 años, a los 87 años de edad en La Habana tras sufrir las consecuencias del Parkinson, arteriosclerosis y varios infartos.

Para leer más