Actualizado 03/06/2017 09:12 CET

Anthony Quinn, 16 años sin el polifacético actor mexicano

Anthony Quinn
WIKIPEDIA
 

   MADRID, 3 Jun. (Notimérica) -

   El popular actor mexicano-estadounidense, Anthony Quinn, falleció el 3 de junio de 2001, hoy hace 16 años, como consecuencia de una grave pulmonía contraída después de haber sido sometido a quimioterapia debido a un cáncer de esófago.

   Quinn, mexicano de nacimiento, se nacionalizó como estadounidense en 1947 y vivió al este de Los Ángeles, una zona que no era muy favorable para los inmigrantes hispanos en aquella época. Hasta su muerte en 2001, fue para la historia del cine uno de los rostros más versátiles pues actuó como esquimal, indio y griego.

   Empezó a trabajar desde pequeño mientras asistía a la escuela. La necesidad le llevó aprender todo tipo de oficios que desempeñó a lo largo de varios años. Quinn fue vendedor de periódicos, camarero, camionero y boxeador antes de iniciar su carrera cinematográfica.

   El teatro era uno de sus hobbies y con 21 años debutó en el 'Hollytown Theatre' de Los Ángeles. No obstante, diversas circunstancias le obligaron a mirar hacia el cine, un medio en el que comenzó a aparecer como 'extra' en películas como 'La vía láctea' de Leo McCarey y 'Los buitres del presidio', de Louis Friedlander, ambas en 1936. Este mismo año conoció a Katherine, la hija del director DeMille, que se convertiría en su primera mujer.

Quinn

Sus rasgos físicos le condicionaron para interpretar papeles muy característicos como bucanero, sex-symbol, gánster o soldado y con el tiempo representó todo tipo de nacionalidades.

   En los primeros años de la década de los 40 comenzó a trabajar para la productora Warner participando en producciones como 'Ciudad de Conquista' (1940), de Anatole Litvak; 'Sangre y arena' (1940), de Rouben Mamoulian y 'Murieron con las botas puestas' (1941), de Raoul Walsh. También realizó películas con Paramount, 20th Century-Fox y RKO en comedias, aventuras, musicales y westerns. El actor destacó especialmente en su participación en 'Incidente en Ox-Box' (1943) de William A. Wellman.

   Su trabajo como actor lo realizaba entre Estados Unidos y Europa, donde alcanzó una excelente notoriedad por sus intervenciones en varias películas. Durante su época en Hollywood rodó en 1952 la película 'Viva Zapata', con la que ganó el Oscar a Mejor Actor de Reparto.

   Cuando llegó la década de los 70, Quinn decidió participar solo en películas que estuvieran fuera del establishment de Hollywood. "En Europa un actor es un artista, en Hollywood, un actor es un vago salvo cuando trabaja", solía decir.

   Su popularidad estuvo siempre por encima de la rentabilidad de muchas de sus películas que no se hicieron muy famosas como el caso de 'Las sandalias del pescador' (1968), de Michael Anderson; 'La herencia Ferramonti' (1975) de Mauro Bolognini; 'Los hijos de Sánchez' (1978), 'El león del desierto' (1979), de Moustapha Akkad; 'Valentina' (1982), de Antonio J. Betancor o ' Fiebre Salvaje' (1991), de Spike Lee.

   Quinn vivió una trayectoria variable y compleja en el cine, al igual que en su vida sentimental, plagada de esposas y amantes. El actor fue padre de 13 hijos con 4 mujeres distintas, entre ellas una ayudante de cine que era medio siglo más joven que él. Su última esposa fue Yolanda Addolori, aunque se divorciaron en 1997 cuando Quinn se convirtió en padre con su secretaria Katherine Benvin, con quien estuvo hasta que falleció.

   Hemos recogido los cinco mejores papeles que desempeñó Anthony Quinn en la siguiente infografía.