Actualizado 21/06/2016 12:00:46 +00:00 CET

Axel: "La música puede ayudar a superar hasta una muerte"

Axel
Foto: SONY

   MADRID, 26 Jun. (Lara Lussón - Notimérica) -

   Los últimos premios Gardel le han reafirmado como el referente de la música en argentina, pero él no se siente así. A Axel le gusta pasar desapercibido, aunque reconoce que en su país natal cada vez es más difícil. Por eso está disfrutando de estos días en España, porque aquí aún no es tan conocido. Aún así, los tres conciertos que tiene previstos para este fin de semana (Barcelona, Valladolid y Madrid) están cerca de colgar el cartel de ‘completo’.

   Axel recibe a Notimérica para responder a una entrevista que no se centra en su carrera profesional, sino en su trayectoria personal. En su día a día, sus preocupaciones y sus miedos. En definitiva, en su lado más humano, nada de súper estrellas.

   Ha declarado en alguna ocasión que su infancia no fue fácil, con capítulos de maltrato físico por parte de su padre. ¿La música le sirvió de refugio?

   Yo creo que sí, aunque igualmente la música también se la debo a mi papá y a mi mamá. Mi papá es músico y mi mamá estuvo muy ligada al arte, fue profesora de danza folclórica, le gustaba cantar y tocar el bombo. A los cinco años arranque con la música y encontré una forma de hacer terapia, desahogando lo que yo sentía. La música era para mí un bálsamo; mi mamá siempre dijo que ella sabía cómo me iba en el colegio por lo que tocaba en el piano ese día.

   ¿De verdad la música tiene la capacidad de mejorar o empeorar el estado de ánimo de las personas?

   Yo creo que siempre lo mejora. Hay canciones que te pueden hundir más, que te hacen llorar y echar fuera cosas, pero de todas maneras te están ayudando a desahogarte. El arte en general, pintar, actuar, la expresión corporal todo ayuda a liberar y a sanar.

   Canciones como Celebra la vida son un alegato a la necesidad de vivir y disfrutar, pero ¿una canción podría ayudar a superar una muerte?

   Por supuesto que sí.

   Siempre canta al amor, ¿es una actitud adquirida o realmente Axel es un romántico?

   Es difícil. ¿Axel es tan romántico como lo que escribe? ¿Lo hace para agradar a la gente? En realidad nunca lo sabremos. Lo que sí soy es una persona muy atenta, atento de mis amigos, primos, hermanos, mi familia, mis hijas. Me preocupo por saber qué les gusta, qué están soñando, cómo quieren cumplir sus sueños. Ser atento hace que uno sea un poco romántico, estar atento a la mujer que te gusta o a una persona y saber si necesita una palabra, un oído o lo que sea es un punto de romanticismo.

   ¿Qué es lo más romántico que ha hecho por amor?

   He hecho de todo por amor. Para mí regalar una canción es algo normal, pero para la gente es extraordinario. Mis canciones son historias reales que yo escribo para alguien especial y se lo dedico y se lo hago saber. La música es mi arma de conquista.

   Sus letras son muy autobiográficas, ¿no le da reparo pensar que está expuesto a todo el mundo?

   No, porque no tengo nada que ocultar. Tengo defectos como todos y virtudes como todos. Yo acepto lo que soy, no tengo que ocultar un defecto, porque digo que tengo defectos. Me expongo con ellos, con mis malas palabras y con mi forma de ser.

   ¿Se liga mucho siendo Axel?

   Desde el momento en el que se es popular se facilitan mucho las cosas, aunque nunca tuve mucho problema para ligar durante mi adolescencia. Antes de ser popular tuve mucho don de palabra con las mujeres y eso me ayudó, pero el escenario tiene una magia que atrae mucho.

   ¿Cómo se siente un argentino que sabe que solo con su acento ya tiene conquistada a media población femenina mundial?

   Hay países en los que choca el argentino, en los que nuestro habla resulta violenta, pero aquí en Europa suena más seductor y entra más fácil. En cambio en América hay mucha gente a la que le choca, es muy violento y muy imperativo. Pero sí, yo soy consciente de que en España a la gente le gusta cómo hablamos los argentinos.

   ¿Qué dirían sus hijas si les preguntasen por cómo es en casa su papá?

   Sería una buena pregunta para que les hicieran y espero que se la hagan.

   ¿Qué le gustaría que respondiesen?

   Que soy un padre presente, atento, cariñoso, eso me gustaría, pero no sé lo que dirían. En realidad, con tantos viajes podrían decir que soy muy ausente, aunque en realidad sus patrones de conducta no demuestran que lo sea. Me encanta estar con ellas y nunca hacemos vida de súper estrellas; vamos a caminar por el barrio o al cine. La gente me para y ellas lo toman con mucha naturalidad, se apartan para no salir en las fotos y seguimos a lo nuestro.

   En 2012 fue jurado del programa musical La Voz. ¿Le resultaba difícil decirle a un concursante que no valía para la música?

   Nunca lo dije, porque no me creo con la autoridad de hacerlo, como 'coach' lo mejor era ir puliendo a los talentos que encontraba gracias a lo que uno sabe. Cada expresión musical representa una inquietud social, entonces uno no puede decir que alguien no sirve porque una determinada música no le guste. Sí puedes decir que uno está desafinando, fuera de tempo, cosas básicas de la música, pero hasta eso puede ser bonito en una canción.

   Con mucha práctica, ¿hasta una voz horrible puede llegar a sonar bien?

   Una cosa es el color de la voz y otra es afinar, yo creo que a afinar se puede educar y mejorar, aunque se tiene que nacer con oído afinado. Es una buena discusión. Hay gente que cree que alguien con un oído poco afinado con entrenamiento se puede afinar, pero yo creo que no. Es algo que se debe hacer de pequeño, en adultos es imposible.

   Durante un tiempo fue reportero en un programa televisivo. Con esa vena periodística, ¿qué le preguntaría a los siguientes personajes?

   A la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner:

   Le preguntaría muchas cosas, encuentro la política muy interesante. Le preguntaría si cree que es posible que pueda encontrar el camino para que Argentina sea una, que pueda presidir hacia todos por igual y lograr que el pueblo se una. Me gustaría saber si cree que es una utopía o si piensa que es posible.

   A Evita Perón:

   ¿Cuál era el objetivo y a dónde quería llegar teniendo el papel que tenía en la sociedad? Ayudaba a los pobres pero murió muy joven, le preguntaría cuáles eran sus objetivos y sus sueños.

   Al presidente de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon:

   Hay un montón de preguntas, pero entre todas le preguntaría por qué habiendo cosas tan claras la ONU hace la vista gorda y por qué ignoran cosas que están a la luz del día en un mundo tan desigual.

   A uno de los 15 argentinos cuya fortuna es igual a la de las reservas totales del Banco Central Argentino:

   Le haría dos preguntas: una es ¿cómo lo hiciste? y luego le diría ¿para qué tanto? Yo me considero rico desde el momento en el que me puedo duchar todos los días cuando hay gente que no tiene agua potable para beber. Habiendo tanta pobreza y gente necesitada, ¿para qué quieres tanta riqueza? Si la persona me dice que para ayudar, buenísimo.

   Usted es creyente, ¿qué le preguntaría a Dios?

   Eso es muy difícil, ¿quién es Dios? Yo nací bajo la religión católica, pero luego tuve mucha influencia del budismo y empecé a combinar ambas cosas. En realidad Dios es el amor. La única religión del mundo es el amor. Vivimos enfrentándonos por el ego colectivo, por demostrar que mi Dios es mejor que el tuyo. Ha habido guerras por convencer a otro de que crea lo que uno cree, cuando lo importante es seguir el camino a la felicidad, al amor, da igual cómo se llame tu Dios.

   Si fuese un hombre viejo y con barba le preguntaría por qué el ser humano hecho a imagen y semejanza de Dios comete tantas atrocidades. Destruimos el único planeta que tenemos para vivir. ¿Por qué el hombre pone su inteligencia en crear bombas?

   ¿A quién no respondería nunca al teléfono?

   No suelo atender números desconocidos, pero en realidad nadie, no tengo por qué negarle la palabra o el oído a nadie.

   Si tuviera que refugiarse en algún lugar y desaparecer unos días, ¿a dónde iría?

   A mi casa de campo en Córdoba, tengo una casa en la montaña que me encanta.

   ¿Qué le diría a una persona que se ha tatuado la letra de una de sus canciones?

   Hay un montón, he recibido cientos de fotos. Siempre les digo que están locos, porque eso se queda para toda la vida. Yo suelo escribir cosas positivas, pero hay que tener cuidado cuando uno se tatúa, yo le tengo mucho respeto.

   ¿Cómo le gustaría pasar a la historia y ser recordado?

   Como una buena persona, alguien que buscó siempre un mundo mejor y hacer el bien, simplemente.