"Brasil es un país machista", resalta la directora de cine Renata Pinheiro

Actualizado 15/11/2014 12:30:43 CET
Renata Pinhero
Foto: NOVOCINE

MADRID, 15 Nov. (Notimérica/EP) -

   El cine brasileño crece deprisa: el número de películas producidas ha superado la centena en 2013; pero las mujeres siguen siendo una minoría, tanto en la producción como en la propia pantalla.

   Una de las invitadas para la muestra de cine brasileño Novocine, que se celebra en Madrid hasta el día 20, es la directora de la película 'Amor, Plástico e Barulho', Renata Pinheiro, la única representante del género femenino entre los directores de las siete películas que se exhibirán en el festival.

   Pinheiro admite que el machismo existe, pero mira al escenario cinematográfico con optimismo. "Aún somos la minoría dirigiendo largometrajes, pero a cada día surgen nuevas directoras de cortos y creo que pronto tendremos un boom de directoras brasileñas con grandes obras. Infelizmente, creo que Brasil es un país machista", justifica.

   En su opinión, las mujeres son más cuestionadas que los hombres cuando están en el comando, pero cree que es el momento de dejar la postura de víctima y derrumbar barreras. "Veo que en las películas dirigidas por mujeres siempre hay una preocupación en construir los personajes femeninos sin superficialidad. Eso es muy bueno, porque poco a poco vamos reconstruyendo una imagen mejor de la mujer en la sociedad".

   Eso es lo que acontece en su propia película, su primer largometraje después de algunas experiencias exitosas con cortos. En la obra de Renata Pinheiro, los dos personajes principales son mujeres, representantes de un género musical conocido como 'brega' (cutre), muy popular en las regiones norte y noreste de Brasil.

   "En el show business de la música brega, hay mujeres sumisas pero existen también las grandes estrellas, que dominan el escenario y la cabeza de sus fans. Estas mujeres no son frágiles, cantan la poesía de lo cotidiano y explotan muy bien este empoderamiento para criticar comportamientos masculinos", destaca.

   Aunque sea un mundo muy sexual, donde las mujeres exhiben sus cuerpos, Pinheiro evalúa que es un "comportamiento de autoestima y afirmación de sus propios valores". La sociedad brasileña se ve dividida en relación a esto y muchos no están de acuerdo con la directora, especialmente las clases más altas o la llamada élite cultural, pero ella justifica: "Hay un intento de descalificar este arte que surge del pueblo brasileño, pero gracias a la democratización de los medios, este movimiento social creó su propio camino conquistando un gran público, sin necesitar la aprobación de la llamada cultura oficial".

   La película 'Amor, Plástico e Barulho' será exhibida los días 15 (a las 21.30) y 18 (a las 19.00) en el Cine Berlanga de Madrid. La entrada es gratuita.

Para leer más