Cara a cara con Marina Abramovic en São Paulo

Publicado 06/04/2015 7:29:32CET
Abramovic arrives at the Time 100 gala celebrating the magazine's naming of the
LUCAS JACKSON / REUTERS

SÃO PAULO, 6 Abr. (Notimérica) -

La artista Marina Abramovic, leyenda viva de la perfomance, protagoniza una de las exposiciones del año en São Paulo, 'Terra Comunal', un gran repaso a su trayectoria que tiene como principal reclamo los encuentros que la artista establece cara a cara con el público puntualmente.

El Sesc Pompeia, centro cultural diseñado por la célebre arquitecta brasileña Lina Bobardi, acoge esta muestra desde el mes de marzo y hasta el 10 de mayo. Los próximos encuentros con la artista tendrán lugar los días 8, 15, 22 y 30 de abril, aprovechando que Abramovic se encuentra de retiro espiritual en el interior de São Paulo trabajando con jóvenes 'performers' brasileños que también actuarán en la exposición.

La muestra es gratuita y está dividida en dos partes: en la primera el público puede ver instalaciones tan famosas como 'The house with the ocean view' o 'The artist is present', que la terminó de consagrar para el gran público en 2010, cuando casi un millón de personas la visitaron en el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York. En esa performance la artista permaneció sentada ininterrumpidamente 736 horas y el público se iba turnando para sentarse frente a ella aguantándole la mirada.

La exposición de São Paulo recupera fotografías, textos, audios, videos y objetos usados en las performances, además de los 'Objetos transitorios', las esculturas concebidas por Abramovic en sus vajes a Brasil, muchas de las cuales están hechas a base de piedras y minerales con cualidades energéticas.

La segunda parte de la muestra se adentra en el 'Método Abramovic', un repaso por la metodología que ha guiado 40 años de carrera que incluye actividades que invitan a vaciar la mente y a explorar las fronteras del arte.

Es en este ámbito donde se producirán los encuentros con la artista serbia, aunque conseguirlo no es fácil: los responsables de la exposición reparten el mismo día de la cita entradas anticipadas, pero la última vez que lo hicieron las 700 disponibles se acabaron en menos de una hora.