Publicado 11/01/2022 11:31CET

Chile.- Manuela Infante explora la "ambivalencia destructora y transformadora" del fuego en el TNC

Los actores Héctor Morales y Núria Lloansi en la obra 'Fuego fuego', de Manuela Infante.
Los actores Héctor Morales y Núria Lloansi en la obra 'Fuego fuego', de Manuela Infante. - DAVID RUANO - TNC

La obra forma parte de sus trabajos sobre "la no humanidad"

BARCELONA, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

La dramaturga y directora teatral chilena Manuela Infante explorará la "ambivalencia destructora y transformadora" del fuego con la obra 'Fuego fuego', que se podrá ver en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC) a partir de este jueves y hasta el 6 de febrero.

En rueda de prensa esta martes, la directora artística del teatro, Carme Portaceli, ha recordado que llevó a Infante a Madrid como directora del Teatro Español con la obra 'Estado vegetal', y la ha descrito como una artista y creadora que tiene también un punto científico y matemático, "una precisión extraordinaria".

A su vez, Infante ha dicho que, como 'Estado vegetal' y las obras que ha dedicado a los objetos y las piedras, 'Fuego fuego' forma parte de su trabajo sobre "la no humanidad", que busca entender la frontera entre lo humano y lo no humano.

La idea de centrar una obra en el fuego surgió de reflexionar sobre qué ente no humano se le ocurría al pensar en la violencia, influida también por las revueltas que había en ese momento en Chile, en las que se planteó la discusión de si el fuego tenía que ser o no una herramienta que el pueblo usara para "defenderse".

"Me fue fascinante pensar en el fuego y su ambivalencia, en el fuego como algo que destruye pero que también transforma; esa doble cara de cómo se controla y descontrola", ha dicho.

Los protagonistas de la obra son el chileno Héctor Morales y la catalana Núria Lloansi, que interpretan a "personas que deambulan en un delirio para tratar de descubrir qué es lo que pasó y dónde están", en palabras de Morales.

INCENDIOS FORESTALES

La obra también se centra en los incendios forestales, siguiendo la historia del pueblo de Santa Olga en Chile, que se incendió en 2017 porque estaba al lado de una planta forestal a la que se prendió fuego, una situación que a juicio de Infante muestra "cómo lo humano y lo no humano son explotados de la misma manera, en continuidad".

Con "una inflamación de distintas narrativas", la obra también trata de comportarse como el fuego, no solo hablar de él, según la autora.

En su intervención, Infante también ha celebrado que el TNC programe obras internacionales aun con las dificultades que esto supone en el contexto actual: "No podemos hacer que las fronteras y las divisiones Norte-Sur se vuelvan a fortalecer con la pandemia".

Contador