Publicado 06/09/2015 19:08CET

La cinta argentina 'El Clan' conquista Venecia

   VENECIA, 6 Sep. (Notimex/Notimérica) -

   La macabra historia de la familia Puccio, que en los años 80 secuestraba y asesinaba en el barrio bonaerense de San Isidro, fue reconstruida por el realizador argentino Pablo Trapero en su película 'El Clan', presentada este domingo en la sección de concurso del festival de cine de Venecia.

   Con el sello característico de la actual edición de La Mostra, 'El Clan' está basada en un hecho real y ha sido recibida con aplausos durante su proyección a la prensa.

   La acción se desarrolla en la Argentina de los años 80, en la transición de la dictadura militar a la democracia y se centra en el barrio San Isidro de Buenos Aires, donde tras la fachada de una familia tradicional, se ocultaba un siniestro clan dedicado al secuestro y al asesinato.

   Arquímides Puccio, el patriarca (interpretado por Guillermo Francella), lidera y encabeza los operativos. Alejandro (Peter Lanzani), su hijo mayor, una estrella del rugby, está completamente sometido a la voluntad de su padre, al que ayuda en la identificación de las posibles víctimas entre sus conocidos.

   Todos los integrantes de la familia son, en mayor o menor medida, cómplices de las actividades criminales, que se desarrollan en la total impunidad gracias a las protecciones a altos niveles con las que cuenta Arquímides, vinculado con los servicios secretos y la extrema derecha.

   "Es una historia que me sorprendió mucho cuando era adolescente y que se desarrolló durante varios años. Cuando decidí convertirla en una película me dí cuenta que había que hacer una investigación porque no existían libros, documentos, ni videos", dijo Trapero en rueda de prensa.

   Opinó que la familia Puccio era "un síntoma" de lo que ocurría en Argentina durante esos años, en los que los disidentes políticos eran "desaparecidos", mientras muchos preferían volver la mirada hacia otra parte.

   "Tras la caída de la dictadura (en 1983) y la llegada de la democracia se necesitó tiempo para conocer lo que realmente ocurría dentro de esa casa", dijo.

   Farcella, muy conocido en Argentina y que ya es mencionado entre los candidatos al premio al mejor actor en Venecia, opinó que Arquímides Puccio se desenvolvía con total impunidad porque sabía que gozaba de protección a altos niveles.

   "Yo conocía bien la historia, porque vivía en el barrio de San Isidro. Me siento muy satisfecho de haber participado en este filme extraordinario, por haber podido entrar en la piel de una persona con la que no tengo nada en común", señaló.

   Trapero reconoció que al inicio del rodaje se preguntaba si una historia de los años 80 habría interesado al público de su país, sobre todo a los jóvenes que no vivieron esa época.

   Pero dijo que la extraordinaria respuesta que ha tenido tras haber sido estrenada en agosto pasado en Argentina, ha confirmado que se trata de una historia vigente. El realizador agradeció a las familias de las víctimas por haber ayudado a reconstruir los hechos.