Cultura.- Álvaro Suite: "Más que algo romántico, escuchar vinilos es una experiencia sensorial"

Publicado 04/02/2020 18:58:43CET
Alvaro Suite
Alvaro Suite - CEDIDA

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS - David Gallardo) -

Conocido principalmente por ser el guitarrista de Bunbury desde hace quince años, Álvaro Suite (Huelva, 1975) debutó en vivo como solista a finales de enero en Sevilla -su ciudad de siempre-. "Tenía unos nervios nuevos que no había tenido nunca, miedo a cómo iba a responder la gente y a cómo iba a reaccionar yo. Está muy bien sentir esa ilusión renovada", apunta a Europa Press.

Esa noche en la Sala Malandar era la presentación oficial de 'La Xana', un disco que reúne todas las influencias que impregnaron su adolescencia y su juventud. Porque 'La Xana' es, literalmente, la casa de un tío de Álvaro en La Línea de la Concepción (Cádiz) donde la música sonaba sin parar.

Y desde allí sucedió todo lo demás: una carrera musical con proyectos diversos hasta ingresar en 2006 en la banda de Bunbury y ahora de alguna manera volver a aquel utero musical en el que todo lo aprendió escuchando todo tipo de música. Plasmado ahora en 'La Xana' con reminiscencias de los Beatles, David Bowie o los Kinks.

"Yo tenía en la cabeza el 'White Album' de los Beatles en el sentido de diferentes sonoridades de canciones pero perteneciendo todas a un mismo disco", concede Álvaro, para luego explicar: "No quería una uniformidad conceptual, sino una colección de canciones que representaran mi música en este momento".

Estamos, en definitiva, ante la plasmación del universo de Álvaro Suite un primer álbum en solitario nacido para ser escuchado entero de principio a fin. Como se escuchaban antes los discos, en otro tiempo a veces tan lejanos: "Ahora vivimos distraídos aunque te creas concentrado. Pero estás mirando el teléfono o pensando en cualquier cosa".

Para captar esa atención, tiene Álvaro "la estrategia de sacar cinco o seis singles con sus videoclips porque a la gente le entra ahora por los ojos más que por los oídos". "Tengo la teoría de que una vez le entre el vídeo y acuda a Spotify y vea que ya ha escuchado varios temas, se va animar a probar con el resto", relata divertido.

"Sin ser conceptual -prosigue-, sí que lo he hecho pensando en que se escuche entero. Aunque es muy complicado ir en contra de lo establecido hoy en día. El disco no está hecho para gente adulta, pero no espero que los chavales de 14 o 15 años quieran escucharlo entero. Simplemente la apertura del álbum, el loop de 'Loopdrama', les puede parecer aburrido. Y sí creo que la gente de cierta edad puede agradecer escucharlo entero".

LA MAGIA DEL VINILO

Siguiendo con este planteamiento, no sorprende demasiado que 'La Xana' se haya editado solo en vinilo y digital. "Los coches y los portátiles ya no vienen con CD", destaca Álvaro, quien además recalca que los CDs tiene "fecha de caducidad y no duran como los vinilos". "Más que algo romántico, escuchar vinilos es una experiencia sensorial", remacha.

Y aún añade: "Si tienes una carátula de vinilo curiosa o bien trabajada que vaya acorde con la música, mientras la estás mirando te han colado cuatro o cinco canciones. Es una experiencia que combina lo visual y lo sonoro que no pasa igual con un CD y menos con el streaming. El vinilo lo miras, lo lees, lo sacas y le das la vuelta, hay una conexión entre el oído y lo que ves y así te creas tú mismo tu pequeño universo. Que es el de La Xana".

Para este álbum, ha contado Álvaro con la participación de ilustres como Julián Maeso y Víctor Cabezuelo (Rufus T. Firefly), quienes le han ayudado a alejarse de su lugar como guitarrista y adentrarse en otros territorios con los teclados. Además, destaca que la conexión entre los tres con su forma de concebir la música ha sido muy importante: "Sin ellos este disco sería el cincuenta por ciento de lo que es".

A los mandos de todo, Paco Loco como productor en su estudio de El Puerto de Santa María. Un lugar que Álvaro define como "un laboratorio" donde le "salen las ideas bien" y es "prolífico y creativo".

"Y donde me dejan hacer lo que me da la gana pero cuando me tienen que parar lo hacen sin filtros: '¿Esa mierda vas a grabar?' Me gusta que Paco se enfade. Igual luego nos pasamos un día sin hablarnos como dos niños chicos y es como estar en familia", relata entre risas.

INFLUENCIA DE BUNBURY

Esa relación con Paco Loco tuvo su punto divertido también cuando el productor le avisó de que estaba cantando demasiado como Bunbury, algo que Álvaro admite risueño: "Son catorce años cantando con él. Desde que en su día aprendí a tocar y a cantar aprendí a imitar lo que estaba escuchando, por lo que desarrollé esa habilidad para mimetizar la voz y me suele salir bien, así que imagínate tras catorce años cantando con Enrique casi todas las canciones".

"Con mucha honra tengo un deje bunburyano cantando, porque haciéndole los coros también me ha enseñado él a cantar", admite, antes de confesar qué fue lo que Paco Loco le dijo sobre esto: "Me decía 'estás cantando como Bunbury y queda raro que este sea un disco tuyo en solitario y, siendo el guitarrista de su banda, vayas a cantar así porque te cargas el disco'. En ese proceso de intentar evitar cantar como Enrique y a la vez tener algo suyo es donde he ido encontrando mi voz".

GIRA

Tras pasar por Sevilla y Estepona, la gira de 'La Xana' llega este jueves 6 de febrero a la Sala El Sol de Madrid. Después será turno para Zaragoza (7 de febrero, Sala López), Valencia (8 de febrero, Wah Wah), Granada (13 de febrero, Planta Baja), Murcia (6 de marzo, Musik) y Málaga (25 de abril, La Trinchera).

"Son salas pequeñas, eso es, con Enrique hemos hecho alguna en Estados Unidos. Yo soy más de salas pequeñas que de festivales, evidentemente", señala, agregando: "Hemos preparado un show para sala, una escenografía humilde, porque esto sí que es independiente y underground. Las lámparas las hemos hecho el guitarrista y yo. Todo como muy casero, como si fuéramos a tocar en el instituto de nuestra ciudad".

Por último, avisa Álvaro que "el público espera al guitarrista de Bunbury, pero va a encontrar a un artista con su propia voz". Un artista que en solitario piensa en "recuperar todo lo invertido para poder seguir" y que bromea con salir de gira con más apreturas de las que está acostumbrado desde hace tres lustros: "Tampoco vamos a compartir cama de matriomonio, pero nos apretamos en una furgo y nos vamos a hoteles de tres estrellas, que eso también es el rock n' roll".

Contador