Johanna Basford, la artista que triunfa con un libro para colorear para adultos

Actualizado 02/07/2015 10:19:36 CET
Johanna Basford
Foto: INSTAGRAM
Johanna Basford Johanna Basford Johanna Basford Johanna Basford Johanna Basford

MADRID, 4 Abr. (Notimérica) -

   La ilustradora Johanna Basford ha vendido más de un millón de ejemplares de su primera publicación 'Secret Garden', un libro con dibujos abstractos de la naturaleza para colorear. Lo sorprendente de su éxito es el público al que se dirige: los adultos.

   La autora, de 31 años de edad, incluyó en 'Secret Garden' ('El jardín secreto') un total de 60 dibujos, todos ellos realizados a mano, que representan escenas monocromáticas simples que tienen relación con la naturaleza y la abstracción. La publicación se sitúa en las listas de los libros más vendidos en países como Reino Unido o Francia, donde se originó su éxito, y ya se ha traducido a 14 idiomas diferentes en todo el mundo.

   Fue la editorial 'Laurence King' quien contactó con la artista al ver unos bocetos suyos en Internet. Al principio, se pretendía lanzar para un público infantil pero Basford demostró que los consumidores de sus libros no eran los niños, sino sus padres. Tenía la intención de que el mundo adulto volviese a soñar y a utilizar la imaginación.

   Gracias a su proyecto, ahora trabaja con clientes como Absolut Vodka, Channel 4, Fabulous Magazine, H&M, Kraft Architecture, Nike, Sony o The Body Shop.

   El best-seller 'Secret Garden', que incluye un total de 96 páginas de dibujos de flores, hojas, árboles y pájaros, fue lanzado en 2013. Desde entonces, ha vendido más de un millón de copias. Ha sido este mes de marzo cuando las ventas se han disparado en 'Amazon'.

   Además, en febrero publicó su segundo libro, 'Wonderlands' (El Bosque Encantado), del que ya ha vendido cerca de 226.000 copias y que ha agotado su primera tirada en la página oficial.

   Basford, nacida en Aberdeenshire (Escocia), se define como "una ilustradora y evangelista de la tinta que prefiere bolígrafos y lápices a los píxeles".

   La creatividad de su trabajo "es cultivada por una imaginación curiosa y fantástica. Tiene raíces en la flora y fauna que me rodeó cuando crecí en la granja de mis padres en la Escocia rural".

   La ilustradora, graduada en el Colegio de Arte y Diseño Duncan de Jordanstone en Dundee, afirma que "no puedo permanecer en las líneas", por lo que puso en marcha un pequeño estudio donde empezó eliminando al dominante vector, dedicándose a la línea trazada a mano.

   "Cada pieza que creo comienza como un simple dibujo a lápiz, que va evolucionando con la tinta de la pluma. Me encanta la naturaleza táctil de los materiales que utilizo y las huellas dactilares borrosas que deja", afirma la autora en su página oficial.

   "Para mí, los gráficos generados por un ordenador son fríos y sin alma, mientras que el dibujo a mano capta una sensación de energía y carácter que ningún píxel nunca puede replicar".