Actualizado 21/02/2017 18:06 CET

Maestro artesano Xevi Ramon: "Todos los panes deben tener una historia"

Xevi Ramon, maestro panadero Triticum
NOTIMÉRICA

   MADRID, 20 Feb. (Notimérica) -

   El maestro panadero Xevi Ramon reconoce que la excelencia de un buen pan reside en que tenga una historia, un por qué. Así lo ha afirmado en un entorno dedicado cien por cien a la panadería, a la pastelería y a la heladería abarrotado de profesionales del sector esperando oír sus consejos.

   Durante los días 19, 20 y 21 de febrero, los pabellones 12 y 14 de Ifema se inundan de agradables olores al recoger la nueva edición de la feria Intersicop 2017, que reúne más de 270 participantes, entre los que destacan maestros como Ramon, cuya vocación desde joven es el pan. "El objetivo de un buen pan no es tan solo alimentar, debe transmitir una vez en la boca", según asegura.

   Ramon es el fundador de la empresa Triticum, un proyecto que se dedica a la creación de pan para la "alta gastronomía" a través de un proceso constante de creatividad, invención e innovación, tanto en ingredientes y materiales como en técnicas. "Para nosotros es muy importante no hacer un pan simplemente porque sí, hacemos pan para un cliente especial, lo cual supone un esfuerzo extra para lograr la renovación", señala el maestro panadero.

FUERTE PROCESO CREATIVO

   Uno de sus trabajos más reconocidos es el pan de vino que han creado para el exclusivo restaurante catalán Celler de Can Roca dirigido por los tres hermanos Roca. Una creación que le ha servido de ejemplo a Ramon, durante el seminario técnico que ha impartido dentro de la feria, para mostrar cuáles son las fases del proceso creativo para la ideación de un producto de excelencia.

   "Es importante saber para quién es el producto, conocer qué transmite su comida y cómo es el espacio donde se consume", ha indicado Ramon.

   Asimismo, Triticum ha llegado a idear un pan de algas para el cocinero español Ángel León. Sin embargo, Ramon asegura que en el proceso no solo están los panaderos. "Precisamos de la ayuda de otros expertos. Esas terceras personas son más especialistas que nosotros en áreas como pueden ser el vino o las algas y nos pueden ayudar a llegar más lejos".

   Lo cierto es que el nivel de innovación en el que se mueve este tipo de panadería superior necesita de un apoyo como ese. Para el pan de vino, ha asegurado que contaron con la ayuda de un gran sumiller que les proporcionó las claves para hacer que "probar un trozo de nuestro pan con los ojos cerrados consiga simular la experiencia de un trago del mejor vino".

   "Somos el granito de arena, un suma y sigue a la propuesta de un proyecto gastronómico de categoría", ha señalado Ramon al describir Triticum. "A pesar de que el esfuerzo que requiere este proyecto no es cosa de dos días, merece la pena por llegar a plasmar historias a través del pan", ha finalizado Ramon.