El Miró que hay más allá de la pintura recala en Brasil

Actualizado 24/05/2015 13:06:07 CET
Joan Miró
Foto: FUNDACIÓN MIRÓ

SÃO PAULO, 24 May. (Notimérica) -

   El talento que Joan Miró tenía más allá de la pintura convencional, con sus múltiples experimentos con todo tipo de técnicas y soportes, centra la exposición 'Joan Miró. La fuerza de la materia', que abre sus puertas este domingo en el Instituto Tomie Ohtake de São Paulo.

   La Fundación Joan Miró de Barcelona organiza así su primera exposición en Brasil, que reúne un total de 114 obras del artista, entre pinturas, dibujos, esculturas y obra gráfica que el artista catalán realizó entre 1931 y 1981. Es en la década de los 30 cuando arranca la exposición, que tiene un planteamiento cronológico.

   Los primeros dibujos que aparecen en el recorrido son los que hizo bajo la influencia de la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial, con un nuevo lenguaje simbólico que Miró acabaría de desarrollar a partir de 1956, cuando se mudó a Palma de Mallorca.

   En la isla, instalado en el taller que le diseñó su amigo Josep Lluís Sert, liberó su gesto y alcanzó la madurez de su carrera, interesándose cada vez más por la materia, explorando las posibilidades de la escultura de bronce y de la cera pedida, técnica con la que ensamblaba  objetos procedentes del entorno natural y popular.

   Más adelante se percibe cada vez más claramente la manera en que Miró empieza a interrogarse por el sentido que tiene la pintura -agujereando los lienzos, por ejemplo-; es su época más provocativa, en la que también pone en cuestión el valor económico de la obra de arte. Son los años 70.

   El final de la exposición está dedicado a la obra escultura y gráfica de Miró, dos técnicas con miles de posibilidades que aumentan más si cabe dada la colaboración del artista con expertos artesanos. Destacan especialmente sus trabajos con carborundo, un abrasivo artificial a base de carbón en polvo y silicio con el que seguía en busca de la libertad que le había dado la pintura.

   Tras su paso por São Paulo la exposición podrá visitarse en el Museu de Arte de Santa Catarina, en la ciudad de Florianópolis, del 2 de septiembre al 14 de noviembre.

Para leer más