Pedro Paulet, 145 años del nacimiento del peruano responsable de la astronáutica moderna

Publicado 02/07/2019 9:05:05CET
Pedro Paulet
Pedro PauletWIKIPEDIA

   LIMA, 2 Jul. (Notimérica) -

   En un principio, puede que el nombre de Pedro Paulet no evoque nada, ya que incluso es un gran extraño en su país natal, Perú. Sin embargo, uno de los mayores hitos de la humanidad, la llegada del hombre a la Luna, no habría sido posible sin sus ideas. El 2 de julio de 1874 nacía en Arequipa el padre de la astronáutica moderna, un visionario desconocido y pionero de la era espacial.

   El sueño de Paulet de viajar al espacio comenzó de joven, tras la lectura del libro 'De la Tierra a la Luna' (1865) de Julio Verne. El escritor francés narró los problemas que se tendrían que solucionar ante una hipotética misión de conquista del único satélite natural de nuestro planeta. A finales del siglo XIX, los viajes espaciales constituían una quimera, sin embargo, Paulet no dejó de contemplar las estrellas.

   Obteniendo unas notas brillantes pero con escasos recursos económicos, estuvo a punto de abandonar los estudios. Varios profesores le recomendaron para que realizara una prueba en la Universidad de San Agustín y su examen acabó entre aplausos. El gobierno de Perú le becó para que cursara Ingeniería y Arquitectura en La Sorbona (París), aunque terminó licenciándose en Química.

   Pese a que no existen patentes a nombre de Paulet, está contrastado que desarrolló el motor-cohete o motor con combustible líquido antes que nadie. Coetáneos y científicos actuales avalan y admirar sus inventos, sin embargo, en vida no encontró ni la financiación ni el reconocimiento merecido.

LOS INVENTOS DE PAULET

   Volvió a Perú después de terminar sus estudios en Francia, rogándole una y otra vez al Gobierno nacional que invirtiera en sus experimentos, pero nunca obtuvo una respuesta favorable. De esta forma, desarrolló en Europa la mayor parte de su carrera.

   En 1902 inventó el antecedente del avión propulsado por cohetes. Un año después, en 1903, los hermanos Wright realizaron el primer vuelo en una aeronave de hélice. Esta, inmediatamente se puso de moda, considerándose el futuro de la aviación y relegando la idea de Paulet.

   Charles Lindbergh fue el primer piloto que unió el continente americano con el europeo. Su hazaña ocurrió en 1927, realizando un vuelo ente Nueva York y París de más de 33 horas. El científico austriaco Max Valier pensó en batir el récord realizándolo más rápido. Para ello, hizo un llamamiento en los periódicos para desarrollar una nave propulsada con cohetes. Paulet, que ya había inventado tal aparato, se puso en contacto con él y se traslado a Alemania.

   Trabajó durante años con la Sociedad para Vuelos Espaciales (VfR en el alemán original) junto a Valier y Hermann Oberth, otro de los padres de la navegación más allá de la atmósfera terrestre. Con la financiación de la fábrica de coches Opel, se propusieron desarrollar un auto impulsado por cohetes y, posteriormente, una aeronave.

   En 1929 se rompió la unión entre los tres científicos debido a diferencias ideológicas. El austriaco y el alemán vendieron parte del desarrollo de sus inventos para la guerra, los cuales posteriormente serían perfeccionados por los nazis para crear misiles más mortíferos.

PAULET EN EL ESPACIO

   Estudiando el desplazamiento del calamar, pensó en la creación de una masa química para la propulsión a chorro. Así creó la primera nave espacial, totalmente diferente a los bocetos de la época, sin hélices y con un motor de explosión de gasolina. Diseñó la cabina de forma esférica, más resistente a las presiones externas y con mayor visibilidad para la tripulación. Además contaba con paredes térmicas y electricidad mediante baterías termoeléctricas.

   El director de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) y jefe de diseño del cohete Saturno V, el cual llevó al hombre a la Luna, Wernher von Braun se basó en las ideas de Paulet para diseñar la nave. Elogió al peruano, escribiendo en su libro 'Historia Mundial de la Astronáutica' que "Paulet debe ser considerado como el pionero del motor a propulsión con combustible líquido", indispensable en la actualidad para los viajes espaciales.

Contador

Para leer más