Publicado 20/11/2019 20:11CET

Perú.- Vargas Llosa es "optimista" sobre América Latina y apunta al "espíritu crítico" para solucionar los problemas sociales

Vargas Llosa es "optimista" sobre América Latina y apunta al "espíritu  crítico"
Vargas Llosa es "optimista" sobre América Latina y apunta al "espíritu crítico" - EUROPA PRESS

Defiende la cultura "de las ideas" de los libros frente a la cultura audiovisual "pasiva"

ZARAGOZA, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, ha asegurado ser "optimista" sobre el "futuro inmediato" de la situación de protestas, corrupción e inestabilidad política que vive América Latina. Además, el escritor peruano ha destacado la importancia de que los ciudadanos utilicen el "espíritu crítico" que aporta la cultura para enfrentarse a los fenómenos sociales.

"La democracia necesita ciudadanos activos que no acepten las cosas que ocurren sino que las elaboren y participen en las instituciones. Si estos ciudadanos además manejan la cultura de las ideas, la sociedad estará mejor preparada que antes para solucionar sus problemas inevitables".

Así se ha expresado Vargas Llosa en el transcurso de una rueda de prensa con motivo de su participación en el ciclo 'Trayectorias', que organiza la Universidad de Zaragoza, y que culmina este miércoles un recorrido de tres años por los que han pasado más de 34 ponentes. El autor peruano ha participado en un debate sobre cultura con el periodista, Juan Cruz.

Vargas Llosa ha comparado la situación actual en varios países de América Latina, donde se están produciendo manifestaciones y alzamientos contra la desigualdad económica y social, con los años 60 y 70 cuando en "prácticamente todo el continente había dictaduras militares" que eran "bastante feroces y corrompidas".

También ha apuntado al surgimiento del comunismo, el "sueño de unos jóvenes" que, en esa época, querían "irse a la montaña con el fusil convencidos de que la democracia era una caricatura que no les libraría de la explotación" y que sólo "el socialismo y el comunismo" del modelo cubano serían la solución a los problemas del subdesarrollo.

"Eso ha cambiado, precisamente, porque las sociedades que encarnan los ideales comunistas han fracasado de manera tan absolutamente evidente, flagrante e inequívoca que ha dejado a la democracia un nuevo ímpetu en América Latina".

A su juicio, si bien ahora no existen dictaduras militares, sí las hay de tipo ideológico en países como Cuba, Venezuela o Nicaragua, mientras que en el resto de países, pese a que las democracias son "muy imperfectas", suponen "un progreso" sobre los totalitarismos militares.

En la actualidad, "la sensatez se ha extendido" por el continente y "se sabe" que "hay que elegir la democracia", si bien ésta debe estar cargada de un "espíritu social" para poder triunfar en América Latina.

SOCIEDAD CON CRÍTICA Y CON CULTURA

El novelista ha destacado el papel de la "cultura viva" como un aspecto fundamental de la sociedad para formar "ciudadanos con espíritu crítico" que puedan enfrentarse a los "problemas graves" que pueda tener esa sociedad.

En su opinión, la solución a los problemas es "más fácil" cuando la sociedad está "educada" y "acostumbrada a reflexionar", si bien ha considerado que esta reflexión debe hacerse de acuerdo a los canales "establecidos por las instituciones democráticas".

Vargas Llosa ha lamentado que, aunque la cultura "se ha extendido mucho" para llegar a sectores "donde antes no estaba", también vive una "crisis" derivada de la confrontación entre la cultura audiovisual y la del "pensamiento", que corresponde a los libros.

CULTURA AUDIOVISUAL Y DE LIBROS

A este respecto, ha lamentado que las formas audiovisuales de cultura "no forman a ciudadanos críticos" sino más bien "pasivos", lo que, a su juicio, "puede llegar a significar un problema muy serio".

Las ideas que se transmiten en la pantalla "no suelen ser creativas" sino que responden a "estereotipos" y recurren a "formas manidas" que hacen que los ciudadanos sean "pasivos" y acepten la realidad tal y como se les presenta, ha argumentado.

El caso de España, según Vargas Llosa, responde a esta idea de la misma manera que cualquier país europeo en el que, si bien hay más lectores que en el pasado, las personas "dedican su tiempo a ver la televisión, jugar con los móviles y participar en las redes sociales" lo que supone "un tipo de entretenimiento muy poco intelectual".

Esta situación ha venido dada por el "resultado extraordinario de la industria audiovisual" frente a lo que el autor ha descartado querer que se "restrinja" ni que se "limite" el desarrollo de esta sector sino que ha abogado porque "coexistan ambas expresiones".

No obstante, a su entender, esta situación de coexistencia "no está ocurriendo" sino que estamos asistiendo a una "limitación progresiva de la cultura de las ideas" que viene dada por los libros.

"Eso deja una herencia en la sociedad mucho más negativa que la que dejaban las ideas en esa época en la que los lectores eran pocos", ha apostillado.